jueves, 29 de noviembre de 2012

Eeeeeeeee

Ya no recuerdo si alguna vez tuve buena memoria.

jueves, 8 de noviembre de 2012

GPS

No desaparecí, estoy tomando carrera para volver.

Pero es cierto que hace mucho que no escribo, que hace mucho que no leo blogs y en parte es culpa del "cara de libro"
Pero hoy se me dio por entrar a ver esto, pasar un poco el plumero, cambiarle el agua a los peces y les digo que voy a volver.
Por lo pronto si tienen ganas de leer un rato les dejo esta entrada. Lo más jugoso está en los comentarios, al menos para mi, porque muchos de los que escribían están desaparecidos.

viernes, 31 de agosto de 2012

Criticar


A raíz del último post, donde publiqué la película "La Educación Prohibida" leí críticas casi fundamentalistas en contra. Y fui al blog de uno de esos críticos. Después de leer sus conclusiones dejé este comentario.
"Ningún fanatismo es bueno.
¿hace falta que se diga eso?
Esta película muestra diferentes formas de educar.
Se pasa un poco para mi gusto, me hubiese gustado más objetividad en algunos aspectos, pero sirve.
¿Para que sirve?
Para que muchos abran los ojos y se den cuenta que muchas de las estrategias usadas en el sistema actual no son casuales y tienen un objetivo adoctrinador. Depende de la visión e independencia de cada docente para despertar en los alumnos habilidades particulares. De no ser así muchas de esas habilidades se van perdiendo.
No se quién critica realmente. Yo soy docente desde hace 19 años. Trabajé en todos los niveles de la escuela media y algunos años en un programa universitario.
Hoy van dos años de una asociación cultural totalmente independiente de todo sistema en la que participo, donde vemos a chicos que fueron alumnos míos y de varias escuelas antes de abandonar. Esos chicos son un fracaso para el sistema. Son los típicos a los que nada les interesa, se portan mal en la escuela y para sus padres son unos vagos.
Muchos de esos chicos se engancharon con la música, por ejemplo, encontraron algo que les interesa y hoy estudian música, tienen ya algo que les interesa, les va bien trabajando para progresar en lo que les gusta y son buenos ciudadanos.
Si no se hubiesen enganchado con esta asociación cultural, tal vez nunca hubiesen tenido acceso a instrumentos y así descubrir su vocación.
Los sistemas educativos tradicionales no tienen en cuenta esto. El que no es capaz de adaptarse al sistema fracasa, la pasa mal, se convierte en un obstáculo para el resto de los alumnos, etc.
¿Estaría mal tener en cuenta la opción de modificar el sistema teniendo en cuenta que cada vez es más notable la falta de intereses de los alumnos en el sistema actual?
¿De verdad les parece mal ver otros sistemas y sacar ideas?
En mi opinión no hay que cerrarse, no existe una verdad única, hay que ser crítico y estar abierto.
Aclaro que yo me desempeño en una escuela pública, no tengo nada que ver con el sistema Montessori ni ninguna escuela privada, porque algunos critican eso.
A todos los que somos docentes nos habrá pasado que quedamos maravillados con la idea de escuela libre de Cossettini. O que estábamos de acuerdo con los conceptos de Freire y nos preguntábamos por qué no se aplicaban en la escuela tradicional.
En “La escuela prihibida” se muestran algunas escuelas con ese espíritu, hasta se muestra una de las escuela que siguen con el sistema de Cossettini.
¿Está mal mostrar esas experiencias para los que no las conocen?"
Pero claro, tal vez no sepan de que estoy hablando al nombrar a Cossettini.
Cuando cursaba el primer año de la carrera docente nos mostraron esta película "La Escuela de la señorita Olga" y lo enlazo para que puedan verlo los que estén interesados.
Es un film muy viejo, en 16mm pero a los pocos minutos uno se olvida de la calidad de la filmación. No lo encontré entero en la red pero está en youtube por partes, acá esta la primera.
La experiencia de Cossettini se realizó desde 1935 a 1950, pero hay hasta la fecha escuelas con esa esencia como se muestra en "La Educación Prohibida"
Una de las críticas de los que defenestran este film es que la mayoría de estas escuelas son privadas o que los que la encabezan dan seminarios pagos.
No entiendo la relación entre querer vivir haciendo lo que uno eligió hacer y la calidad del resultado.
A veces parece que lo importante es criticar.
Ahora, ponerse a hacer, eso no es importante, lo importante es criticar a los que hacen. Así es la sociedad de hoy en su media.
Perdón por llevar este blog hacia este tema. prometo que volveré a escribir historias en cuanto tenga un poco de tiempo e inspiración.

sábado, 18 de agosto de 2012

La educación Prohibida. Terminada.

Hace un tiempo atrás publiqué sobre el avance de este proyecto.
Ya está finalizada la película, se estrenó el 13 de agosto.
Nos hace reflexionar sobre el modelo de educación que buscamos, mostrando un análisis donde nos veremos todos reflejados.
Es larga, pero vale la pena invertir ese tiempo, al menos escuchando mientras hacemos algo de eso tan importante y que nos deja sin tiempo para nosotros.

Ver en Youtube en línea

Salud

miércoles, 1 de agosto de 2012

Furia


Desde que las espinas de su monstruo se clavaron en mi inocencia murió el príncipe azul.
Lo que queda de mí, es mío, me tomaré varias vidas en ver a quién se lo doy y los resabios del mal que todos tenemos salen de su prisión social cuando la furia nos despoja de la hipocresía bien vista. No confíen en mi.

sábado, 14 de julio de 2012

Viaje en el tiempo

No existe el tiempo como algo lineal.
No quiero meterme en cuestiones relativistas que lo tratan como si fuese una dimensión más, pero creo que es más real esa percepción. Sucede que no sabemos manejarnos en esa dimensión.
A veces nos ocupa una charla con viejos amigos y por un momento sentimos estar en ese tiempo, olvidándonos del actual. Tanto es así, que situaciones que no recordábamos aparecen y comenzamos a recordar y eso desencadena otra y el ambiente, las escena, el tiempo se arma a partir de ese momento.
Viajamos en el tiempo.
Por ahora no sabemos como evitar volver, pero viajamos.
¿No les sucede que un olor, un perfume los transporta en el tiempo?

miércoles, 6 de junio de 2012

La educación prohibida

Hoy leí sobre este proyecto.



Está ya muy avanzado. Utiliza una metodología de producción muy innovadora que consiste en obtener los medios económicos para realizarla, de la gente.

Dejando de lado la forma de realización, vale la pena perder unos minutos en verla.
Les aseguro que viendo desde dentro el sistema educativo, se necesita urgente un cambio, al menos una discusión seria sobre las formas y los objetivos.
No estaría mal poner en marcha un piloto donde se ensaye un nuevo orden. Creo que muchos de nosotros nos animaríamos a mandar a nuestros hijos a una escuela de ese tipo.

Les dejo acá la página de la película donde pueden informarse y hasta participar.

¿Creen que se puede cambiar?
¿Creen que sea necesario cambiar?

sábado, 12 de mayo de 2012

La suerte de Rogelio, un ganador. (o una entrada fuera de lugar)

La rueda de mate ya estaba armada y tratando de que pareciera casual me senté al lado de ella.
La idea era clara, que ella me pasara el mate y luego tratar de conversarle un poco.
No soy el mejor conversador, pero si me dan pie... Hablando de pies, al sentarme no me di cuenta que la mesa tenía un travesaño abajo, cerca del piso y le pegué de lleno con el dedo gordo. Malditas sandalias. Pero nadie se dio cuenta. Es más, creo que la cara de dolor que no pude contener me hizo quedar como alguien sensible, porque justo estaban hablando de un perro que habían atropellado esa mañana a unas cuadras de ahí y dos de las mujeres que estaban ahí en la rueda eran de la Asociación de la Defensa Animal o algo así.
Para mi suerte, esa sensibilidad malentendida llamó discretamente la atención de ella, que se distinguía de las demás por sus cabellos negros y su acento de alguna otra tierra. Entonces la fortuna se puso de mi lado y me sonrió.
 Ya sentado a su lado esperaba tener la oportunidad de que me pasara el mate y en una de esas, quizá le tocaría la mano. La única contra es que del lado opuesto me quedó la vieja amargada esa que tan mal me cae y no recuerdo por qué, pero bueno, lo importante era que ya estaba al lado de la morochita.
 Suelo ser muy distraído y no le presto atención a las cosas cotidianas, por ejemplo, nunca recuerdo para que lado se da el mate y ahí me di cuenta que mi fortuna duró poco porque resultó que lo dieron para el lado contrario y correspondió que el mate me lo diera la vieja.
 Tomé uno solo porque me dejó la bombilla llena de lápiz labial que sabe a... lápiz labial de vieja. Sin embargo cuando se lo pasé a ella, con sólo mirarla , sentí un calor, un ardor dentro del cuerpo que me bajaba desde la garganta hasta el estómago pasando por el corazón. Enseguida me di cuenta que podía estar enamorado.
Creo que en realidad lo que tenía era una terrible acidez y no debía haber tomado mate. Dije gracias, no quise más mate y queriendo iniciar una conversación tiré el tema de la última goleada del Rojo sobre el Racing. Me miró un instante y me sentí iluminado, pero me apagó la luz enseguida cuando me dijo que era de Racing.
¿Cómo me podía imaginar que fuera tan apasionada por el fútbol?
Zafé como pude y me dediqué a quedarme callado y prestando otra vez atención a las oportunidades de acercarme un poco como fuera, hasta que dice en voz alta que se tiene que ir al centro veterinario. Ahí se me iluminaron los ojos y sin dejar pasar la ocasión le dije:
-Yo tengo que ir justo para ese lado- Y no es que sea una luz de rápido ni bueno mintiendo, es que en verdad tenía que ir al lado de ese lugar.
-Que bien- dijo ella -si me alcanzas hasta allá te lo voy a agradecer porque hoy la verdad es que tuve un día terrible y estoy cansada-.
Me sentí un ganador. Al fin se me daba bien una. Así que me levanté y tratando de que no se me note la renguera, fuimos caminando hasta el auto.
-Que casualidad que tengas que ir justo donde tengo que ir yo- dijo ella con cara de incrédula mientras llegábamos al auto.
 -Pero es cierto- le dije -tengo que ir al taller que hay al lado del centro veterinario-. ¿No ves que tengo roto ahí adelante? Esta mañana venía mandando un mensaje por el teléfono y me tragué una piedra o algo, acá a unas cuadras y me rompió la parrilla de ahí abajo.
Yo no entendía por qué pero se puso a llorar y a gritarme como loca.
Al parecer eso blanco que había quedado en la parrilla rota no eran restos de la piedra que creí haber pisado, sino los pelos del perro blanco de ella. Me quise disculpar, le dije que a mi me gustaban mucho los perros y que tenía dos perros dogos atados en el patio y la vieja que tan mal me caía aprovechó a pegarme con la cartera.
Ahí recordé que la conocía porque mis perros le comieron las gallinas y la vieja pretendía que se las pague.
Quedan claro dos cosas. Que no hay que hablar de fútbol con mujeres y que no hay que usar sandalias.

viernes, 16 de marzo de 2012

El Plan perfecto



En la escena había un policía.
Nada era claro para los testigos, en esa escena había un homicida y dos cuerpos.
El calendario en el escritorio marcaba, detrás de una salpicadura de sangre, 13 de septiembre.
Ese mismo calendario marcaba 2 de Julio la noche que se reunieron Schoaler y Ferreira para planear el golpe.
El plan era simple, entrarían a la financiera para hacer un depósito generoso, lo que aseguraría la atención del gerente y el tesorero, para que al momento de entrar a la bóveda, Pancuca, su cómplice, que trabajaba como seguridad, los ayudaría a encerrar en esa misma bóveda al personal y llevarse una suma muy importante que debería depositarse minutos antes de que ellos entraran.
No era la primera vez que lograban salir bien. Los planes de Schoaler no dejaban nada sin contemplar y sus vinculaciones ayudaban a tener todo preparado, pero esa vez, un pequeño detalle se le escapó.
-¿Pancuca salió? -Preguntó Ferreira agitado.
-Quedate piola -Contestó Schoaler muy seguro- ya está todo arreglado, no vamos a saber nada de él por unos cuantos meses.
-Pobre gordo, por más guita que se lleve, tiene que desaparecer, fue el único al que le vieron la cara.
-¿Que querías?¿ Que se pusiera una media en la cabeza? Por más que se tape la cara o se ponga una careta de Marilyn esa panza es inconfundible. Aparte ya te dije, está todo arreglado.
-Si, siempre está todo arreglado -dijo Ferreira sin levantar la vista del bolso donde acomodaban el dinero.
-¿Que pasa?¿Estás arrepintiéndote de algo?
-¿Estás loco? Con esta guita no hay arrepentimiento posible.
-Entonces metele y hacé lo tuyo, dejás tu auto en tu casa, te tomás un taxi a cualquier lado, cambias dos o tres veces y te internás en esa estancia por un buen tiempo.
Así fue que Ferreira salio a cumplir la última parte del plan. Tomó un taxi en dirección opuesta al destino final y bajó en una plaza al azar con su bolso al hombro. Pensaba cruzarla caminando y en el otro extremo tomar otro taxi.
Era una tarde de primavera a pleno sol y el paisaje bien podría formar parte de una postal. Decidió sentarse en un banco de esa plaza, sin recordar la cantidad de dinero que tenía en ese bolso. Relajado a la sombra de esos árboles, se dio cuenta que nunca había estado en esa parte de las a fueras de la ciudad. Miró a su alrededor y se aseguró de que nadie lo viera, entonces se quitó la campera negra que tenía cerrada hasta el cuello y la tiró entre los arbustos. Debajo tenía una camiseta de fútbol del club Huracán, el eterno rival de su amado San Lorenzo de Almagro. Se colocó una gorra también blanca y cambió sus zapatos por zapatillas claras.
Ya listo para salir a buscar otro taxi, tomó su bolso, se puso de pie y vio algo que lo detuvo. Volvió a sentarse, bajó la visera de la gorra, puso el bolso debajo del banco y seguía con la vista un auto que circulaba detrás de los árboles.
Conocía ese auto. Conocía a la mujer que lo manejaba. Era su mujer y debería estar a miles de kilómetros cuidando a su madre.
Su corazón estaba tanto o más agitado que en pleno atraco. El auto daba vueltas lentamente alrededor de la frondosa plaza y su cabeza también, tratando de entender qué hacía ella en ese lugar.
No podía estar buscándolo porque nadie sabía que él planeaba estar ahí. Ni siquiera él planeaba estar ahí. La noche anterior habían estado hablando por teléfono y no era posible que llegara tan pronto. En ese momento un auto negro se detiene en una de las esquinas y el auto de su mujer se detiene detrás. Un hombre baja del auto negro y no necesitó esforzarse para identificarlo. Su socio Schoaler subió al auto de su mujer y se alejaron pasando al frente suyo.
Su cabeza estaba en ebullición de ideas y posibilidades. Pensó en seguirlos, pero al instante la descartó y con la mirada fija al frente se encaminó hasta la calle a buscar un taxi.
Durante todo el trayecto no parpadeó. Buscaba las pistas en sus recuerdos, no podía entender que a un sargento de investigaciones se le pasaran por alto frente a sus ojos las evidencias de semejante cama.
Bajó esta vez en el puerto, muy lejos de donde pensaba ir en un principio. Seguramente lo estarían esperando en la estancia para liquidarlo. Schoaler no es un simple ratero, nunca deja pistas y no sería el primer socio que liquida.
Tratando de pensar como su socio, imagina que lo esperado sería que fuese a esa estancia, se mantuviera alejado de todo contacto por más de un mes y eso le daría el tiempo perfecto para desaparecer con su mujer. Pero la plata. No puede ser que dejara que la mitad de lo robado se quedara en manos de otro. Schoaler no es así. Seguramente alguien estaría esperándolo en la estancia para matarlo y llevarse el dinero.
Algo es seguro. Hay un lugar donde no deberían volver ninguno de los dos y ese es la oficina donde planearon todo. Aunque no dejaron ningún rastro, es probable que desde un principio su socio hubiese preparado algo más, algo que lo incriminara.
Sin pensarlo dos veces, salió rumbo a la oficina.
No había ningún plan elaborado, simplemente quería revisar ese lugar buscando respuestas. Trataba de pensar en frío pero no lograba calmar su ansiedad y al momento de doblar en la esquina de esa oficina, otro baldazo. El auto de su mujer estaba en la puerta.
Bajó del taxi, entró al edificio y mientras subía la escalera sacó la Pietro Beretta 9mm. Abrió la puerta con violencia y aunque esperaba encontrarlos a su mujer y su socio, solo estaba Schoaler sentado pálido frente a la ventana.
-¡Basura, lo tenías todo bien pensado, como siempre! -Dijo Ferreira con los dientes apretados y apuntándole a su socio.
-No hermano, nos cagaron, esta vez la hicieron muy bien -llegó a decir Schoaler con voz entrecortada mientras un hilo de sangre le corría por la boca.
-¿Pero quié...?
Ferreira no terminó de preguntarle cuando una bala le perforó la sien.
-Te felicito gordo. Fue lo último que logró decir Schoaler antes de morir.
El asesino limpió su pistola con mucha tranquilidad y la colocó en la mano del cadáver de Schoaler. Bajó las escalera con el bolso de dinero de su víctima y subió al auto donde la mujer de Ferreira lo esperaba con una gran sonrisa.
-¿Salió todo bien? -preguntó ella.
-Casi perfecto -dijo Pancuca, mientras acomodaba el bolso junto al otro en el asiento de atrás.



*Esto ya fue publicado en 2009
La entrada original y sus comentarios acá

domingo, 11 de marzo de 2012

El infierno está encantador esta noche

martes, 31 de enero de 2012

De cien

Alexis y José son músicos.
Alexis estudia piano desde que su tío a los 4 años le regaló un Steinway de cola que pasó a ser el centro de la enorme sala donde vivía la familia Wainbaum. 
José heredó de su padre, el mecánico del barrio, esa facilidad para ser el centro de atención en las reuniones, cantando desde que aprendió a hablar y acompañando con un bombo casero, las guitarreadas que se armaban en los asados del taller todos los jueves.
El señor Wainbaum, uno de los dueños de la mayor editorial del país, contrató a los mejores profesores de piano, durante toda la infancia de Alexis hasta que entró en el Conservatorio Nacional. Varios fueron los profesores que pasaron por esa casa. Por alguna razón nunca duraban demasiado.
José se calzó la vieja guitarra de su padre cuando sus brazos llegaron a rodearla y alcanzar las cuerdas. Tocaba solo, cuando su padre le prestaba el instrumento y en las guitarreadas de los jueves, mientras los mayores comían y tomaban, él se acercaba a los instrumentos de los invitados y con cuidado, apenas rozaba las cuerdas sin tomarlos por miedo a tirarlos.
Con el tiempo José aprendió algunos rasgueos y lo dejaban participar en alguna zamba con la vieja guitarra del mecánico, con el bombo que era por descarte el instrumento que casi siempre le tocaba y cuando sólo estaba de espectador, llevaba el ritmo golpeando la mesa y el banco de madera.
Pasaron muchos años de estudio, muchas crisis en las que el chico no quería ni acercarse al piano, hasta que terminado el conservatorio, Alexis ya era oficialmente un músico.
Gracias a sus influencias el señor Wainbaum facilitó las cosas para que su hijo tocara en el Teatro Nacional, en una gala donde los invitados pagaron carísimas entradas.
La mayor parte de la audiencia estaba por quedar bien con el señor Wainbaum y no entendía mucho de música.
José comenzó ayudando en el taller hasta que quedó al frente después del accidente que dejó a su padre sin poder trabajar. Los asados de los jueves siguieron y ya eran una tradición en el barrio, aunque ahora José era el principal atractivo, deleitando a todos con sus habilidades para emocionar a los oyentes con cualquier instrumento o simplemente con su voz.
En la escuela no le salían muy bien las cosas. Aunque era muy inteligente, el trabajo le ocupaba casi todo el tiempo y si no fuera por la insistencia de su padre hubiese abandonado.
Con unos compañeros se les ocurrió armar un grupo y los fines de semana se juntaban a tocar a la gorra en la peatonal del centro. Solían juntarse muchas personas alrededor, que al pasar, no podían evitar sentirse atraídos por la música y aplaudir hasta dejar rojas sus palmas.
No lo hacían tanto por la recaudación, que a veces, después de repartirla, ni siquiera alcanzaba para comprar un juego de cuerdas, pero hacer música les daba placer y ver a la gente feliz era suficiente recompensa.
La noche del concierto Alexis estaba muy nervioso, casi descompuesto. Había ensayado cientos de veces pero igualmente no podía alejar ese terror de que se le escapara una nota.
El auditorio escuchó en silencio durante la ejecución, muchos se esforzaron por contener el sueño y cuando terminó aplaudieron de pie y saludaron respetuosamente al importante músico, hijo del respetado editor, en el imponente teatro.
Casi una hora después del concierto, Alexis seguía temblando, su malestar no lo dejaba y su cara ya estaba entumecida de sonreír forzosamente para las fotos y las felicitaciones que no sentían que fuesen sinceras.
No quiso volverse con sus padres y decidió dar una vuelta caminando para despejarse. Igualmente su casa estaba a pocas cuadras del teatro.
Mientras caminaba por la peatonal se paró a ver el por qué de tanta gente y entre las cabezas lo vio a José tocar con una vieja guitarra y cantar con tal sentimiento que logró emocionarlo.
Cuando terminaron de tocar, agradecieron sinceramente al público por escucharlos y entre aplausos se dispersaron los paseantes, algunos dejaron algunas monedas en la gorra, otros simplemente siguieron su camino.
Cuando los amigos contaban las propinas para repartirlas, no podían creer lo que veían. Entre monedas y billetes de dos pesos, enrollado prolijamente un billete de cien.

miércoles, 4 de enero de 2012

A falta de inspiración...

Ante la duda de cómo actuar en ocasiones complicadas, se suele oír que el corazón dice una cosa y la razón otra.
¿Y cómo hacen para saber cuál es cual?
A mi me suena todo igual, de otra manera sería muy fácil decidir. Yo le haría caso a la razón y que el corazón se dedique a bombear en silencio.
Si uno les sigue prestando atención les da aires y no sería extraño que terminen hablando el hígado o el páncreas. Este último es el peor porque ni siquiera estoy muy seguro donde está.
Ahora que lo pienso, es probable que mi hígado se haya querido comunicar ya, pero se ve que no logra hacerse entender y agarra todo a las patadas. Sobre todo después del lechón con cerveza.
Y hablando de cerveza, no se si les había comentado que fabricaba mi propia cerveza. Todo comenzó al hacer la tesis de mi carrera, que la centré precisamente en esa producción y además de presentar mis resultados, los correspondientes escritos, la presentación multimedia y la exposición ante el jurado y auditorio, presenté mi primera producción.
Todos lo que la probaron me decían que estaba deliciosa, aunque a mi me sabía a sidra.
La segunda producción ya parecía cerveza y los mismos que antes habían dicho que la anterior era rica, después de probar esta decían "esta si que está rica"
La cuestión es que comencé a querer mejorar el proceso de producción y eso llevó a comprar equipos, materia prima en grandes cantidades y de mejor calidad.
Aparte de convertirme en un orgulloso homebrewer , tomaba la cerveza más cara del mundo porque me terminaba saliendo cinco veces más cara la que yo hacía que la mejor cerveza importada.
Y para los que dicen que la cerveza artesanal no hace mal, que le pregunten a mi hígado.
Después de muchos años de ir armando los equipos uno se encariña y aunque no lo use, que ocupe medio garage y tener que explicarle como funciona a cada uno que lo ve, es muy difícil deshacerse de su creación. Es como un hijo.
Un día me levanté, se lo ofrecí a un amigo y con la plata me compré un auto. Ahora cada vez que mi amigo hace una producción me trae para que la pruebe. Creo que fue el mejor negocio de mi vida.
¡Ya no se puede creer en nadie!
Y no me refiero a mis amigos catadores de cerveza.
Según los Mayas el mundo se terminaba en el 2012. Pero resulta que ahora no se termina nada.
¡Y yo saqué un crédito!
En fin. Sean felices, no crean en nadie más que en ustedes, vivan como si el mundo se acabara este año y sobre todo, no saquen créditos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...