miércoles, 4 de enero de 2012

A falta de inspiración...

Ante la duda de cómo actuar en ocasiones complicadas, se suele oír que el corazón dice una cosa y la razón otra.
¿Y cómo hacen para saber cuál es cual?
A mi me suena todo igual, de otra manera sería muy fácil decidir. Yo le haría caso a la razón y que el corazón se dedique a bombear en silencio.
Si uno les sigue prestando atención les da aires y no sería extraño que terminen hablando el hígado o el páncreas. Este último es el peor porque ni siquiera estoy muy seguro donde está.
Ahora que lo pienso, es probable que mi hígado se haya querido comunicar ya, pero se ve que no logra hacerse entender y agarra todo a las patadas. Sobre todo después del lechón con cerveza.
Y hablando de cerveza, no se si les había comentado que fabricaba mi propia cerveza. Todo comenzó al hacer la tesis de mi carrera, que la centré precisamente en esa producción y además de presentar mis resultados, los correspondientes escritos, la presentación multimedia y la exposición ante el jurado y auditorio, presenté mi primera producción.
Todos lo que la probaron me decían que estaba deliciosa, aunque a mi me sabía a sidra.
La segunda producción ya parecía cerveza y los mismos que antes habían dicho que la anterior era rica, después de probar esta decían "esta si que está rica"
La cuestión es que comencé a querer mejorar el proceso de producción y eso llevó a comprar equipos, materia prima en grandes cantidades y de mejor calidad.
Aparte de convertirme en un orgulloso homebrewer , tomaba la cerveza más cara del mundo porque me terminaba saliendo cinco veces más cara la que yo hacía que la mejor cerveza importada.
Y para los que dicen que la cerveza artesanal no hace mal, que le pregunten a mi hígado.
Después de muchos años de ir armando los equipos uno se encariña y aunque no lo use, que ocupe medio garage y tener que explicarle como funciona a cada uno que lo ve, es muy difícil deshacerse de su creación. Es como un hijo.
Un día me levanté, se lo ofrecí a un amigo y con la plata me compré un auto. Ahora cada vez que mi amigo hace una producción me trae para que la pruebe. Creo que fue el mejor negocio de mi vida.
¡Ya no se puede creer en nadie!
Y no me refiero a mis amigos catadores de cerveza.
Según los Mayas el mundo se terminaba en el 2012. Pero resulta que ahora no se termina nada.
¡Y yo saqué un crédito!
En fin. Sean felices, no crean en nadie más que en ustedes, vivan como si el mundo se acabara este año y sobre todo, no saquen créditos.

31 comentarios:

  1. ¿Entonces usted fabricaba cerveza? y no sólo eso ¿era usted un experto, la elaboraba con metodología científica y además le quedaba mejor que las importadas?

    Señor Gamar ¿por qué no dijo usted eso antes? usted sólo había hablado de cosas vanales como su auto, su moto o cosillas así que todos los hombres hacen y tienen, pero fabricar cerveza... eso no cualquiera.

    ¿Y cómo fue a vender su equipo? deveras no tiene perdón de Dios.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, los mayas dijeron que se acababa en el 2012 pero no dijeron que día, así que no pierda las esperanzas, igual si le funciona su negocio ese del crédito.

    ResponderEliminar
  3. Para mi estilo, el instinto va adelante y la razón "le da o no la razón" al instinto, que bien podemos llamarlo inspiración. Si ésta (la razón) nos hace dudar demasiado, es porque no estamos convencidos de lo que queremos hacer. La razón le da el "visto bueno" al instinto. UN ABRAZO!!

    ResponderEliminar
  4. A veces cuesta desprenderse de esos emprendimientos que duraron y marcaron época en nuestras vidas, que son una especie de descendiente rebelde en el cual uno ha depositado todas las expectativas!
    Es un plus que lo hayas podido reubicar y que te siga dando réditos!!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  5. Tenemos todo un año para vivirlo...¡hagamoslo!...Me ha encantado tu reflexión...Besos

    ResponderEliminar
  6. Myriam:
    Si, aún hago porque mi amigo me viene a buscar cuando quiere producir para que lo ayude.
    Y no me hable de los mayas que estoy muy enojado con ellos.
    Beso

    Lao:
    En su caso es el instinto y la razón, estamos en lo mismo.
    ¿Y dónde queda el instinto?
    Un abrazo.

    Etienne:
    Como ve a mi me cuesta poco. Lo puedo guardar un tiempo si no lo veo pero por lo general soy de desarmar una cosa para hacer otra, por lo que nunca conservo las cosas que voy haciendo. De no ser así necesitaría un museo.
    Una vez hice un fliper o pinbol como le dicen ahora.
    Un abrazo.

    Winnie0:
    Si, pero siempre con la sensación de que se termina, así no lo desaprovechamos.
    Beso

    ResponderEliminar
  7. jjajaja el varón de la cerveza!!! mi higado debe estar igual!.... Que bueno que hayas publicado de nuevo! como siempre, nos leemos en el siguiente post!...♥

    ResponderEliminar
  8. Pues yo lo he intentado, lo del crédito, pero no me lo dieron, pero si se acaba este año el mundo, por mi parte, mas de un banco se queda sin cobrar.
    Feliz noche de reyes

    ResponderEliminar
  9. Lástima que tu cerveza me quede un poco lejos.

    A lo mejor tu amigo tiene una empresa de exportación. Me gustaría probarla.

    ResponderEliminar
  10. Gamar, un abrazo para vos y mis mejores deseos para este 2012 que comienza.

    En cuanto a tu último párrafo, permitime una precisión: yo sí creo en algunas personas (pocas...!) aparte de mí mismo. Pero... coincido con vos en que no hay que sacar créditos.

    ResponderEliminar
  11. Estoy pensando en fabricar mi propio orujo...Ya le contaré.
    ¡¡Feliz Año!!, a pesar del crédito.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Usted sabe que a mí me manda el corazón, ahí no hay coincidencia....en la cerveza es más fácil ponernos de acuerdo y, como, según mi cirujano, la que patea es la vesícula y no el hígado, ahora que estoy desvesiculada se me acabaron los problemas, A menos de un mes ya probé una rica cervecita fría y ni una patadita.....

    ResponderEliminar
  13. Al instinto lo tenemos "en la punta de la nariz" es como una especie de "olfato". Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  14. Tengo entendido que los antiguos egipcios ya fabricaban cerveza. Siempre me he preguntado cómo no se esforzaron en inventar al mismo tiempo el frigorífico. No concibo la cerveza si no es bien fría.
    A mi hermano también le dió por dar vida a su propia cerveza. Se apasionó con el tema. Seguro que tendrían mucho de qué hablar.

    Feliz 2012 Gamar ( y dé saludos a su páncreas de parte del mío)

    ResponderEliminar
  15. Mariela García:
    Bueno, no se si me nombrarían de la cerveza porque le soy infiel con otras.
    Aunque este año pasado debe ser el año que menos tomé y eso es malo porque sólo tomo en reuniones, festejos.
    Estoy festejando muy poco.
    Beso

    Isabel:
    Sabiendo por lo que están pasando por allá no me extraña que rechacen los créditos. Acá los regalan. Lo cual no es bueno.
    Beso

    fbm:
    En cuanto se decida a exportar les aviso a los interesados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Roberto:
    En eso de creer en las personas, me alegro que tengas en quién porque no es nada fácil.
    Saludos.

    Gatadeangora:
    Con los restos de la malta después de preparar el mosto, criaba lombrices que generaban una tierra espectacular para las plantas.
    Beso

    Gla:
    Ese debe ser un error de diseño, porque si uno vive bien sin vesícula, sin apéndice y demás, es que estamos cargando con exceso de equipaje.
    Y dígame. ¿Cuánto adelgazó?
    ¿30 gramos?

    Lao:
    Entonces debo tener un gran instinto yo. Base no le falta.

    JuanRa Diablo:
    Mire, no cabe duda que las pirámides se hicieron para mantener fría la cerveza.
    Esforzarse tanto para enterrar un muerto no tiene sentido.

    ResponderEliminar
  17. Jaaaa... bajè como 8 kg y ya debo haber subido la mitad. Es cierto lo que dice. Esos òrganos nos habràn servido en otra vida?

    ResponderEliminar
  18. No me gusta la cerveza pero aún así me gustaría probar la de tu cocecha. Qué interesante saber en qué proyectos andabas metido.

    ResponderEliminar
  19. Gla:
    ¿8kg pesaba su vesícula?
    Para mi que le sacaron otra cosa.

    Damián Neri:
    Y yo que pensé que no podía existir alguien al que no le gustara.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. ¿Habré perdido el cerebro en el quirófano?....La cerveza que Damián no quiera mándela para mi casa!!!

    ResponderEliminar
  21. Ola!! tu blog está genial, me encantaria enlazarlo en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com

    besosss

    Catherine

    ResponderEliminar
  22. Gla:
    Nooo, ¿de 8Kg?
    No, no era eso

    Muñekita CaT:
    Bienvenida y me alegro que te guste, pero no necesito intercambiar enlaces.
    Sin dudas pasaré a devolver la visita como siempre hago y volveré si me resulta interesante como hacemos todos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Gamar, he vuelto y...¡qué graciosa entrada! Debías ser millonario con el invento y se podría perdonar lo del hígado maltrecho. Con dinero, trasplante y listo. Mi hermano quiso mejorar no sé qué invento cuando tenía catorce años y por poco vuela mi casa de la explosión que aquello tuvo y encima, un castigo de mi pobre padre que temblaba como un flan y la obligación de llevar la camisa negra (sin cambiar)al instituto. Una gran penitencia.
    Abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  24. Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat19@hotmail.com
    besoss
    Catherine

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  26. No me gusta la cerveza ni creo me llegue a gustar aunque la haga yo misma, hiciste bien en vender el negocio y ya no saques más créditos por favor je.



    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Los créditos mejor no pedirlos que acabe el mundo o no acabe el mundo seguro que los bancos se las apañan para seguir exigiendo la devolución de principal, intereses, y caución por desaparición anticipada.
    Salu2

    ResponderEliminar
  28. Gamar aunque te parezca mentira, por casualidad me he metido en un post de hace tiempo y he visto tu comentario, sin siquiera una respuesta.
    Te pido disculpas por ello y me tendrás como una más de tus visitantes.
    Un abrazo.
    Mercedes

    ResponderEliminar
  29. Perlita:
    Que bueno que estés otra vez por acá.
    Y de experimentos explosivos tengo varios también, algún día contaré lo que me aguantaron en mi casa.
    Besos.

    Muñekita CaT:
    Muchas gracias por el interés.
    Beso

    la MaLquEridA:
    Yo preparaba una de frutas, que era irresistible para cualquiera que dijera que no le gustaba la cerveza.
    Beso

    ResponderEliminar
  30. Juan Carlos:
    Los banqueros son como sanguijuelas. Mejor dicho, las sanguijuelas son como los banqueros.
    Un abrazo.

    mercedesmolinero:
    Bienvenida por acá.
    Yo suelo saltar de un blog a otro y cuando encuentro algo que me gusta comento. El problema es que después no recuerdo por dónde pasé a comentar. Si me devuelven la visita ya me queda la referencia para pasar de nuevo y así hice varios amigos por acá.
    No recuerdo en cuál de las entradas de tu blog comenté, mejor dicho en cuál de tus viajes.
    Saludos y nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...