domingo, 21 de agosto de 2011

Paraíso (Segunda parte)

Antes leer la primera parte

-¿Cómo estas?-escuchó Alberto entre luces cegadoras y sin saber donde estaba-¿me escuchás?
-Bien -dijo Alberto algo somnoliento- Un poco mareado.
-No intentes levantarte, descansá hasta que te sientas bien, pero los doctores dicen que ya estás bien. Nos diste un susto enorme.
-Lo último que recuerdo es el grito del perro, pobre, lo pisé.
-Si papá, lo pisaste, pero te caíste y te rompiste la cabeza. Pasaste varios meses en coma.
-¿En serio? Estoy un poco mareado, pero no me duele nada, ni los codos que me dolían siempre.
-Si, pasaste casi seis meses en la clínica. Por suerte dicen los doctores que no te van a quedar secuelas.
-Bueno, sin dudas, la mejor manera de estar en un hospital es así, porque ni me di cuenta.
Después de unos días de controles y rehabilitación, que superó con asombrosa rapidez, subieron al auto familiar dejando la clínica.
-Que increíble, así que me perdí seis meses -dijo mientras miraba por la ventanilla del auto.
-Si aunque para nosotros parecieron años.
-Me lo imagino.
¿Y tu mamá dónde está ahora?
-Está en tu casa nueva, ahí vamos.
-¿Cómo casa nueva?
-Si, decidimos vender la casa, pero no te preocupes, todas tus cosas están en la casa nueva. Mejor dicho, en el taller nuevo de la casa nueva.
-¿Me hablas en serio?
- Si papá, ya vas a ver, te vas a enamorar de ese lugar.
Casi no habló en el camino, sólo miraba el paisaje que se volvía cada vez más descampado.
-Pero ¿dónde es? -preguntó intrigado viendo que ya estaban muy fuera de la ciudad.
-Es en un lugar espectacular, donde cualquiera quisiera vivir, no te preocupes.
Pocos kilómetros más adelante dejaron la ruta y se adentraron en un paraje rivereño, un pueblo muy chico a orillas de un río.
-Bien papá, llegamos.
Mientras su hijo abría la puerta del auto, Alberto miraba con la boca abierta sin poder creer que fuera a vivir en ese lugar.
Era una casa con fachada de piedra, metida dentro de un largo terreno rodeado de pinos, en un paraje de postal.
-Pero esto no lo compraron vendiendo la casa, no alcanzaría para un terreno solo. Menos con tremenda casa.
-Si papá, una casa en la ciudad vale casi lo mismo que esta y además encontramos a un fanático que se llevó tu barco y nos pagó muy bien.
-Ah. Al menos sirvió de algo mi locura. Igual yo lo quería vender- dijo mientras caminaba por la entrada de la casa.
-Sentí el aire que se respira acá entre los pinos papá. ¿No te da una sensación de paz?
-Si, dan ganas de tirarse acá en el pasto- dijo Alberto mientras se agachaba para pasar la mano por la hierba.
Antes de llegar a la puerta, ésta se abrió y su esposa estaba detrás emocionada.
Después de un largo abrazo con su esposa y una inevitable sesión de lágrimas, se sentaron en la mesa del comedor, imponente por cierto, donde le contaron la historia de los últimos meses.
-La verdad es que esto parece un sueño, la casa es perfecta, el lugar es una postal.
-Y no viste toda la casa -le dijo su mujer- te falta ver lo mejor.
-¿Mejor?¿Qué más puede haber?
-Abrí el ventanal hijo, por favor.
Mientras se abría el ventanal que daba a la parte trasera, Alberto iba abriendo sus ojos cada vez más, a medida que aparecía la vista del fondo de la casa, donde se veía después de un parque, un pequeño muelle de madera añeja y amarrado a él, un velero de madera.
-No me digan que ese velero es nuestro porque no lo puedo creer.
-Si papá, compramos esta casa a la orilla del río, a un cliente mío, que se fue a vivir al exterior. La usaba los fines de semana. Estaba algo apurado por venderla y después de sacar cuentas vimos que era buen negocio.
Vení, vamos a verlo, es chico, pero vas a poder darte el gusto de hacerle lo que quieras y tenerlo donde debe ser, en el agua.
La cara de Alberto demostraba la imposibilidad de creer todo lo que veía.
Mirá papá -le dijo mientras caminaban por el parque trasero de la casa, camino al muelle- esa habitación la usaba de estudio el dueño anterior, que era pintor. Nosotros pusimos ahí todas tus herramientas.
-Es perfecto.
-Y ahí la quinta de mamá, tiene para entretenerse- dijo su hijo mientras lo llevaba hasta el velero.
-La verdad es que me cuesta creer que todo esto sea cierto. Seguramente vos pusiste plata para comprar esta casa, no puede ser que con vender la otra alcance para todo esto.
-Papá, vos disfrutá de tu vida, no te preocupes por nada, ya hiciste tu parte durante muchos años, ahora date el gusto de vivir como a vos te gusta.

-¿Está sospechando?
-No mamá. Le va a resultar extraño al principio, pero una vez que se acostumbre al entorno, la misma computadora va a ir adaptando los acontecimientos para que se sienta bien y además, está tan enamorado de la casa, que su propia mente se encarga de adaptar los detalles.
Viste que cuando uno está enamorado ve todo color de rosa, ni se da cuenta de lo que sucede alrededor. Este programa se basa en eso, en mantenerlo siempre en un estado de enamoramiento con la vida, donde todo se disfruta.
-Hijo, me da mucho miedo que se vaya a dar cuenta, que se sienta engañado.
-No tengas miedo mamá, está todo pensado, no se va a dar cuenta. Él es feliz ahora.
-Pero imaginate el golpe que sería darse cuenta que todo esto que está viviendo es sólo un sueño y que en realidad está postrado en una cama como un vegetal de por vida.
-Mamá, su realidad es esta, él está siendo feliz y su mente hará lo posible por mantenerlo así, el programa simplemente le dibuja el entorno, pero es su mente la que hace el resto.
en definitiva, es lo mismo que vivimos todos. Quien te dice que nosotros no estamos viviendo lo mismo que él.

33 comentarios:

  1. Muy buen relato, lo felicito.
    Me ha hecho recordar un video que publique en uno de mis blogs y que siempre me ha gustado.
    Lo comparto con usted.

    http://www.youtube.com/watch?v=VzFpg271sm8

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me gustó! Y el final me causó impresión, hasta respiré a grandes bocanadas para reoxigenarme (no es exageración, es que así suelo reaccionar ante las sorpresas).

    Ah, me gustan los cuentos que plantean esas dudas: Y si...? Pues de eso se trata la ciencia ficción. Ahora que imagina lo que pasaría si el hombre se despierta del coma y se da cuenta de lo que hicieron su hijo y su esposa. Si yo fuera ese hombre no sabría cómo reaccionar. Cierto que en coma habría disfrutado de lo que ellos introdujeron en mi mente, pero saber que todo eso fue una mentira... o no?

    (Por cierto, el cuento de Philip K. Dick al que hice mención es de un hombre que construye una barca y todos lo toman de loco, hasta su familia, pero al final comienza un nuevo diluvio universal y su familia se salva, por eso la primera parte de tu cuento me recordó a el de Phil.)

    Pues qué interesante coincidencia que ambos escribiéramos sobre sujetos en coma, uno que se despierta y que ha vivido otra vida durante el coma, y otro que aún la está viviendo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Pude leer ambas partes juntas y en cada párrafo me inventaba una realidad diferente. El final me dio escalofríos...Muy amorosamente irreal....o no....según como se lo mire...
    ¡Cuántas veces nos inventamos o le inventamos a nuestros seres queridos realidades irreales con el sólo objetivo de que no sufran...

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Gamar, ahora si que usted se fue a un extremo muy cruel de la vida, si es que a eso se le puede llamar vida. Quien sabe en que época habrá sucedido o sucederá eso porque se parece a ese tipo de historias que retratan una realidad futurista muy ambiciosa para el momento actual pero que dentro de poco tiempo podría hacerse realidad con el avance de la tecnología.

    Aún así y aunque yo no soy malhablada, al llegar al punto final de la historia me sacó espontánemente una palabrota. ¡Que historia, que historiaaa!

    ¡Y todo hubiera sido tan fácil si simplemente hubiera tenido los pantalones como para decirle a su mujer que tarde o temprano iba cruzar el dichoso portón como fuera!

    ¡Ayyy, ese Alberto... ! pudo haber sido TAN feliz pero de a deveras...

    ResponderEliminar
  6. Damián Neri:
    Me alegro que le gustara.
    A mi me gustan las historias que me hacen reflexionar y donde siempre queda algo poco explícito. Es como compartir con el autor algo, mas no sea una pequeña cuota de comprensión.
    Cuando me acerco a eso me satisface.
    No es una mentira, es regalarle felicidad a alguien que no va a poder tenerla nunca. Yo creo que si se diera cuenta, querría volver al mundo moldeado en lugar de ver la realidad.
    ¿No es por eso que tanta gente juega los juegos de rol?
    Un abrazo.

    Gla:
    Que bueno tener lectores tan amplios.
    Usted tiene razón. Muchos arman una vida feliz irreal para mantener a sus hijos o a su familia en una paz dibujada. Pero si está bien hecho, sólo es irreal para el que la crea, para el resto, es su realidad.
    Un gusto siempre tenerla analizando mis relatos.
    Beso

    ResponderEliminar
  7. Myriam:
    Cuatro comentarios y 4 visiones diferentes.
    Me extraña que le parezca cruel, porque usted es creyente.
    Y no es que según la iglesia existe un creador que nos arma todo?
    ¿Cuál es la diferencia entre ser introducido en una vida armada por un creador o por un programador?
    Yo no le encuentro mucha diferencia. En realidad si. Veo mucho más probable la segunda.
    Y el resto, de que todo sea una metáfora, por supuesto que hay, usted ya conoce mi estilo.
    ¿Pero en realidad le parece que todo hubiese sido tan feliz de otro modo?
    Beso

    ResponderEliminar
  8. Querido Gamar, si soy creyente pero no voy a la iglesia y creo que la diferencia entre ser introducido en una vida armada por un creador o por un programador es precisamente esa: que en una uno es introducida por el creador y en la otra no.

    Y pido tolerancia con mi humilde punto de vista pero ¿en que momento uno decide empezar a sacrificar la felicidad personal para inventarle un mundo feliz a los demás? digo, para echarme a correr cuando llegue ese momento. Además ¿quién garantiza que los otros a su vez no están fingiendo también que son felices y que lo único que quisieran es escapar? ¿o que en realidad van a echar a correr a la primera oportunidad que tengan? eso suele suceder. Además, insisto que no se puede dar lo que no se tiene y si alguien no es feliz no puede hacer feliz a alguien más, quizá sólo a los niños que son muy inocentes pero al final todo se sabe, pues si uno no es tonto, uno se da cuenta, eso se siente en el aire.

    Gamar, sabe usted que lo aprecio mucho y a sus lectores también, sólo le planteo mi humilde opinión.

    ResponderEliminar
  9. MUy cierta la reflexión con que me respondés pero acuerdo totalmente con el comentario de Myriam....
    Si el otro finge ser feliz para que nosotros seamos felices....¿Qué sentido tiene ese tipo de vida? Y aunque realmente el otro sea feliz con la fantasía que le inventamos, hasta qué punto nos conoce y nos ama si no descubre que nosotros no lo somos??

    ResponderEliminar
  10. Myriam:
    Una situación es tan real como la mente de uno lo quiera.
    Usted es demasiado joven tal vez, pero ya verá que la vida nos pone muchas veces en situaciones, que uno nota sólo al terminar, que no eran reales.
    El que crea algo es el creador, no me diga que depende del nombre del mismo. Pero no insista, yo no entiendo.
    ¿En que momento uno comienza a sacrificar su felicidad por la de otros?
    No hay dudas de eso, cuando tiene un hijo. Así estamos programados.
    Todo lo que dice ud es cierto, en parte. Lo único que le falta es estar en esa situación.
    A sus veintitantos años las cosas se ven simples. Disfrútelos.

    Gla:
    Sentido?
    Nada tiene sentido en esta vida mi amiga.
    Las cosas suceden. Uno se adapta como puede, no mucho más.

    Besos a las dos y gracias.

    ResponderEliminar
  11. uf.
    me dió impresión al final..
    yo venía pensando en cualquier otra cosa... boludeces, bah.. y de repente.. te salís con ese final!

    aia.....

    Me gustó.

    Baci

    ResponderEliminar
  12. ¡Jajajaja! "veintitantos" jajaja, no abuse de que este es su blog y se me quiera levantar falsos estimado Gamar: 35 y muy bien cumplidos.

    Y usted no sabe porque no lo ha vivido pero las mujeres solteras siempre sufrimos ese tipo de menosprecio incluso en el área laboral, como los jefes saben que no tenemos marido que atender ni hijos a quienes darles de comer, abusan con los horarios y sutilmente nos mandan a hacer los mandados que las demás no pueden hacer.

    ¿Usted cree que es fácil decidir vivir una vida sin marido ni hijos? no señor, no es nada fácil, así como casarse, quedarse soltera/o es una desición fuerte, no una circunstancia a menos que uno de plano se parezca a esa Fiona la verde de la trenza anaranjada, y mire que incluso ella se casó.

    Pero es un pensamiento comun el suyo, el de creer que los/las solteras somos increiblemente felices y que "no hemos vivido". Más bien es que "no hemos vivido" ciertas cosas "que NO HEMOS QUERIDO vivir" porque ¡wac! aguantar a un tipo toda una vida por solo una noche de calentura ¡no señor! ¡GRACIAS! yo paso.

    Entonces si usted o alguien decide consagrar su vida a alguien más es perfecto, pero no tache de poco vivido a alguien sólo porque no he tenido hijos. Dicen que en esta vida aparte de eso hay que plantar un árbol y escribir un libro, y yo ya voy por el segundo, las plantas las crié desde niña, ya sabe, de esas semillas de frijol en los frascos.

    "La Iglesia" dice que el fin principal de una pareja es tener babies, entonces al final de cuentas ¿quién se apega más a ese decreto? ¿usted o yo?. ¡Si tan bueno que sería casarse para andar de rumba día y noche con el marido nadamás!

    Claro... esa es mi humilde y treintaycincoañera opinión. Y ¡por favor! si usted sólo me lleva algunos mesecillos de vida de ventaja, no se me ponga en plan de adulto mayor. Es justo que sea igual de criticable tomar desiciones tan joven así como si uno las toma ya muy grande, como es mi caso.

    Un beso para usted, para sus lectores y otro especial para Gla que al parecer comparte en algo mi sentir.

    ResponderEliminar
  13. Uy Myriam...Y si encima peleás a don Gamar ya somos del mismo bando!!!!
    Mi lema es "Porque lo quiero lo aporreo"...jajajja...Pobre! Tenía poco con una...le llovió otra más.....Con cariño Don Gamar....

    ResponderEliminar
  14. Algo muy malo debo haber hecho en mi vida o en la anterior.
    O en ambas.

    ResponderEliminar
  15. Los relatos que entretienen y. además, provocan la reflexión, me gustan. El tuyo alcanza estos objetivos sobradamente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. El que el cuento suscite una discusión tan interesante ético-religiosa indica que el cuento es bueno.

    Lo que no entiendo es por qué parece deducirse (en la discusión) que la mujer y el hijo ya no son felices. ¿No es la mayor felicidad el saber que el ser querido es feliz?

    ResponderEliminar
  17. Nina:
    Me gusta sorprender y le agradezco por satisfacerme.
    Baci

    Luis Antonio:
    Muchas gracias, aunque se dispararon comentarios hacia otro lado, no el que yo pensaba que suscitarían las ideas del final.
    Curiosamente, las mujeres se centraron más en la relación del principio del relato, que en el desenlace, que es donde quise poner la controversia.
    Sin dudas nuestras mentes están configuradas naturalmente de forma diferente.
    Las mujeres se centran en las relaciones y nosotros, en general, en los mecanismos y los resultados.
    Sin dudas aportan mucho a la discusión en lugares donde, al menos yo, no prestaba demasiada atención.
    Un abrazo.

    FBM:
    Sin dudas es lo que pienso.
    ¿Que puede ser mejor que dar felicidad a otro y particularmente si es un ser querido?
    En mi final todos eran felices, pero al parecer desde otro punto de vista dos son mentirosos y el protagonista una víctima engañada.

    ResponderEliminar
  18. Caray me ha sorprendido mucho el rumbo que tomó el relato, pensé que se había recuperado pero no, que mal plan.


    Buen relato.

    Saludines.

    ResponderEliminar
  19. Vaya,pues me da pena que no se haya recuperado.¿Has visto la película de Matrix?.Pues te la recomiendo.

    ResponderEliminar
  20. Muy bueno, sí señor. Me deja un regusto agridulce pues es casi un final feliz, pero con la amargura de los que le rodean. Además tiene ese final inesperado que lo convertiría en un buen corto de cine, como suelo imaginar leyendo textos tuyos.

    Por un momento imaginé que llegaba un diluvio estratosférico y se salvaban gracias al barco del patio, jeje

    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. la MaLquEridA:
    Tal vez está mucho mejor así
    ¿O no?
    Gracias por pasar.
    saludos

    Cris Ham:
    Si claro que la vi. Y si no dejan de decirme que ya se les ocurrió a otro esa idea me voy a suicidar comiendo maní y tomando cerveza hasta reventar.
    Se los advierto.
    Ah, bienvenido/a.
    Un abrazo.

    JuanRa Diablo:
    Lo del final diluviano podría pasar, pero ya vendría alguno a preguntarme si no había leído ese relato bíblico.
    ¿Sabe usted que llegué a su blog atraído por su apellido?
    No se por qué se me ocurrió comentarle eso. Tal vez sea un error de programación de mi entorno virtual.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. La vida es sueño, ya lo dijo Calderón.
    Quizas seamos el juguete de los dioses, o los virus de un ser enorme, o una fantasía inventada por vaya a saber quien. Quien lo puede saber con certeza???
    Muy bueno el cuento, si de eso se tratara la vida, seríamos todos especialmente felices!

    un beso

    ResponderEliminar
  23. Gamar, que bueno que no se ha tomado tan a mal mi último comentario pero es que me apasioné del tema, sabe usted que no es personal, pues si yo a usted lo quiero mucho nadamás que de repente me dieron ganas de "pelearle" así como los niños en la primaria que molestan a las niñas para llamar su atención, pero en el fondo a mi usted me cae muy bien.

    Y estoy de acuerdo con FBM, si se sucita una discusión acalorada es porque el cuento es bueno. Yo creo que se debe a que el final es impactante, muy alejado del típico "final feliz" pues aunque se supone que al final Alberto es "feliz" en el fondo se nota un dejo de preocupación en los familiares por no saber si hicieron o no lo correcto. Yo insisto en que la Sra. no debió haber haberse quejado por lo del portón, que ganas de amargar la vida por nimiedades.

    Un afectuoso saludo a usted y a todos sus lectores.

    ResponderEliminar
  24. Bueno Gamar, no me esperaba menos de tí. A mi entender no es un final "típicamente feliz", de los que rehuyo por poco reales. Por contra, los finales "discutiblemente felices" son mucho más ingeniosos.
    Yo tampoco creo que vivir una ilusión sea sinónimo de felicidad, pero eso es porque vemos las cosas desde la perspectiva del espectador. Él no es consciente de que nada sea de mentira. Es su realidad y nosotros, desde fuera, juzgamos su realidad como "falsa". Si nos ponemos a debatir temas ético-religiosos, para un coma irreversible debería debatirse mejor la conveniencia o no de desconectar al paciente, pero eso la "Iglesia" tampoco lo vería bien. ¿Ni lo uno ni lo otro? ¿Es mejor dejar a la persona en un estado aletargado sin saber si sufre o no?
    Yo creo que si Dios existiera no querría que la gente sufriera sin motivo, y habría puesto en nuestras manos la posibilidad de paliar ese dolor.
    A mí me parece que esta especie de "matrix" es éticamente discutible, pero no creo que deba ser rechazada sin más sólo por los estándares de la sociedad en que vivimos. Las sociedades cambian y los valores también
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Todos decimos mentiras blancas para que los que queremos sean más felices. No le veo nada de malo.
    Pero no se me ocurre pensar que estén dentro del plan divino. Digo, por la discusión teológica que leí en los comentarios.

    ¿Viste Repo men, con Jude Law? El amigo le compra una máquina similar a esta.

    PD: ¿Sos de Salliqueló?

    ResponderEliminar
  26. Ah, y soy la seguidora 200.

    ¿¿Hay premio??

    ResponderEliminar
  27. nadasepierde:
    ¿Calderón no dijo "La vida es una Barca"?
    Todo eso puede ser, claro que si, pero somos tan egoístas, que nos sentimos siempre los seres superiores, la principal preocupación de los dioses, en fin.
    Le mando un beso.

    Myriam:
    Imposible tomarme un comentario suyo a mal. Siempre me alegra recibir comentarios que abren el espectro de la discusión, aunque a veces, quede mal parado, porque eso enriquece.
    Sabe que el aprecio es mutuo.
    Le mando un beso.

    Yandros:
    Le agradezco el comentario porque coincidimos en todo.
    sé que me veo , a los ojos del común de la gente, como un loco, pero también se que hay más como yo y además no me sale ser diferente.
    Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Malena:
    Bienvenida.
    Si, con eso de las mentiras blancas estamos de acuerdo, es la forma más primitiva de crear mundos ideales.
    La verdad es que no, no vi esa película. ¿vale la pena que la busque y la vea?
    Respondiendo a su posdata, si
    ¿Conoce?
    Y dígame ¿Usted baila en tango?
    Perdón, me dejé llevar por el chiste fácil.
    Gracias por pasar y le mando un beso.

    Malena:
    ¡Siiiiiiiiiii!
    ¡Usted es la número 200!
    Por supuesto que tiene premio ¿En su casa o en la mía?

    Hablando en serio, le agradezco por comentar y por hacer llegar a este humilde galpón a ese número impensado de lectores.
    Beso.

    ResponderEliminar
  29. Noooooo, no la mires. Es malísima.

    Soy de Pehuajó y viajo muy seguido a Salliqueló.

    ResponderEliminar
  30. Pero ... dejá. Por el premio despreocupate, jajajajaja.

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  32. Miles de gracias por pasar por casa, ha sido un placer leer tu comentario... cuidate mucho y bello mes de septiembre


    Hola y bello día del blogguero:

    Si la vida te da mil razones para llorar, demuestra que tienes mil y una para soñar.

    Haz de tu vida un sueño y de tu sueño una realidad.

    Feliz regreso de vacaciones, gracias..

    Un besote

    ResponderEliminar
  33. pffffffffff me escalofrios el final, para mi totalmente inesperado

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...