viernes, 25 de febrero de 2011

Me moria


Ya tengo evidencias suficientes para poder asegurar que mi memoria funciona de manera muy diferente al del común de la gente.
Para todos es normal poder recordar el nombre de las personas, lo que da una ventaja al conversar, o mejor dicho, cotillear, y poder mencionar una persona que tenemos en mente, de forma que el interlocutor la pueda individualizar.
Eso no funciona conmigo, mi mente no asocia personas con nombres de manera usual.
Tampoco las fechas son mi fuerte y si bien me importan tan poco que para mi no resulta un problema, suele causarme conflictos con la gente que espera que recuerde aniversarios, reuniones, invitaciones o citaciones legales. El mundo es complejo.
Por esa razón decidí, comprarme una agenda.
Esta decisión está tomada desde hace varios años, pero nunca recuerdo comprarme una.
Además la fecha para comprarla debe ser al inicio del año, después ya no se encuentran con facilidad, al menos no están en las vidrieras para que al verlas pueda recordar que necesito una para anotar las cosas que no suelo recordar.
Hasta tener una, lo que hago es anotar en papelitos. Y seguramente habrá cientos de esos papelitos en los que diga “comprar una agenda”, pero los pierdo, no recuerdo donde quedan o a veces son tantos sobre el escritorio que terminan en la basura durante la limpieza.
Pero yo soy un tecnófilo, no debería pensar en papeles en esta época sino en algún tipo de agenda electrónica que seguramente tiene más funciones.
Hace un par de  meses, en pleno verano, estaba yo en maya, con el celular en la cintura porque lo uso para el trabajo y pasando por un día de insoportable calor, con una carga de trabajo muy grande, esperando la hora de cierre para descansar y refrescarme.
Al finalizar el horario de comercio, me dirigí hacia la pileta disfrutando mentalmente antes de meterme del placer de un refrescante y relajador baño a la sombra.
Yo no soy de nadar ni ejercitarme en el agua, simplemente me gusta sumergirme y relajarme o hacer la plancha y hasta dormirme flotando a media agua. Y así logré relajarme y disfrutar por más de media hora de un atardecer perfecto en el jardín. Mi relax desapareció al instante al darme cuenta que tenía el teléfono en la cintura. Aunque hice todas las maniobras de resucitación que conozco, después de dos días de larga agonía se fueron perdiendo funciones del aparato hasta dejar de encender.
Todo por no recordar que lo tenía en la cintura. Pero estaba abierta la oportunidad de renovarme y conseguir uno que tenga además de esa simple función de teléfono, agenda y cientos de otras interesante posibilidades.
Así fue que me conseguí uno con pantalla táctil, cámara, reproductor de audio y video, flash, internet, Wi Fi, msn, dos líneas de teléfono, agenda y una pila de otras  utilidades ,menos útiles.
Me llevó varios días encontrar entre la enorme lista de utilidades la dichosa y tan útil agenda.
La verdad es que no recuerdo que es lo que anoté en la agenda.
Tampoco recuerdo como llegué esa vez al anotador electrónico, porque desde ese día, por más que busco no logro encontrarla.
Pero no piensen que no tengo memoria. Recuerdo detalles que  asombrarían a cualquiera. Por ejemplo, el código de los transistores de germanio que usé para el primer amplificador que arme a los 8 años es 2SB56.
¿No es asombroso?
¿Ah no?
Es cierto que no tiene mucha utilidad, dado que ya no se usan transistores de germanio. Hace casi 30 años. Además no hay muchas conversaciones en las que pueda aprovechar esos datos.
Pero tal vez esté mejorando, porque este texto lo escribí hace mas de 15 días y milagrosamente recordaba dónde lo había escrito.

37 comentarios:

  1. A mí me pasan cosas muy parecidas, Gamar. Pero sigo con los papelitos... parezco un personaje que vos conocés pero tus lectores probablemente no: Minguito Tinguitella. Pero no me puedo sumergir con el celular por dos razones: no tengo celular ni pileta.

    Ahora que me acuerdo, puse algo relacionado con los papelitos en mi blog en la entrada 212 del 31 de enero.

    Abrazo desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy todo lo contrario, recuerdo fechas, nombres, caras, la ropa de esa gente. Como será que mi marido me usa de memoria externa; cuando él no se acuerda de algo, en una conversación con otra persona, me pregunta a mí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me imagino la escena y creo que tu sesión acuática de relajación se ha de haber interrumpido abruptamente por el sobresalto de ver sumergido tu teléfono y haciendo ¡glub, glub! en contra de su voluntad.

    Bueno, pero ya tuviste pretexto para comprarte uno nuevo. Yo también quisiera uno touch screen pero a mi lo que más me importa es que tenga una buena cámara fotográfica, uno nunca sabe en que momento se puede aparecer algo digno de capturar.

    Por cierto, dicen que la cebolla es buena para la memoria :)

    ResponderEliminar
  4. Pobre telefono lo ahogaste !! Bueno después el tener uno nuevo fue como tener un juguete nuevo en las manos ¿cierto? Lo malo de las nuevas tecnologías es que tienen infinidad de funciones que jamas utilizas porque no sabes como llegar hasta ellas, Por eso yo siempre me compro Nokia que todos mas o menos son igual y aunque sean de ultima generación son fáciles de utilizar hasta para encontrar la AGENDA es facilísimo.

    En mi tierra para mejorar la memoria se dice : "menja cuas de pansa" (come las puntitas de las uvas pasas)

    Así que lo dicho anota las cosas en la agenda de correo virtual como la de "gmail" y ábrelo todos los dias. Es una solución .


    Mil besos y feliz fin de semana Gamar

    ResponderEliminar
  5. Roberto:
    Lo de mencionar a Minguito, ya no es problema sólo de nacionalidad sino generacional, porque a veces me pasa en la escuela, que trabajo con un guardapolvos azul con grandes bolsillos y a cuando intento buscar algo y saco papeles diciendo "parezco Minguito", a los chicos se quedan mirando sin tener idea de a que me refiero.
    Gracias Roberto, un abrazo.

    Mariela Torres:
    Que bueno, sos como una agenda biológica. El problema es la portabilidad.
    Gracias. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Myriam:
    Si, como excusa vino muy bien. Tengo que decir que poder revisar los mails sin buscar una PC es muy bueno. La cámara no es muy buena. Lo que filma se ve bien en su pantalla, pero al pasarlo a la PC apesta, pero no se puede comparar esto con mi viejo teléfono sumergible.
    Y lo de la cebolla no es cierto. Acá hay pocas comidas que no lleven cebolla y conmigo no funciona.
    Beso.

    lisebe:
    Voy a ver lo de gmail porque lo uso, puede ser una ayuda.
    No había escuchado nunca lo de las pasas, tendría que ver que hago después con el resto.
    Gracias, besos.

    ResponderEliminar
  7. Ja ja ja ja ja
    Me muero de risa al leerte, aunque para vos la cosa no debe ser muy graciosa.
    Rescato que no sos de esas personas que viven pendientes de la agenda, los compromisos y las fechas. Quedarás mal alguna que otra vez (aunque los amigos siempre comprenden) pero vivirás más relajado y con salud.
    Estoy segura de que de las cosas verdaderamente importantes no te olvidarás.
    Un beso, que tengas lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Amigo Gamar....
    A npi el celular me ayuda más que mucho, todo lo que no debo olvidar lo anoto en su agenda y él "me chifla" para que lo recuerde...año tras año los cumpleaños quedan allí registrados sin necesidad de mi intervención....Claro que es mucho más simple que el suyo, pero con el acceso directo de las teclas centrales, ellas me llevan directo a la agenda. Pero más que la agenda en sí me sirve la alarma que me recuerda lo que en ella anoto...sino deberpia recordar mirar la agenda, lo que ya genera un esfuerzo sobrehumano...
    Por eso adoro las vacaciones, en que de buena gana tiraría mi celular en el medio del agua y que nada ni nadie me recuerde ningún tipo de obligación....¡Suerte con su aparatejo nuevo! Ahora puede "recordar mi cumpleaños", así no me ofendo el año que viene....

    ResponderEliminar
  9. Yo antes podía y ahora no.
    Imagino que será la vejez.

    Salvo recordar series de números, eso nunca fue lo mío.

    Y nada de agenda en el telefonito.
    Aguante la antigua y confiable agenda de papel!!!

    No uso ni la del outlook, proqeu me olvido de escribir ahí.

    besos!

    ResponderEliminar
  10. Algo parecido le paso a mi mama, (89 años),en Navidad le regalamos un teléfono ultima generación, una mañana lo encontramos sumergido en el vaso destinado a su dentadura, seguramente se confundio o puede que quisieras darle un bañito, pero eso no lo sabremos nunca.
    Un besito,hasta pronto.

    ResponderEliminar
  11. La verdad que me alegraste el domingo, saber que hay alguien que no recuerda nombres, aniversarios y mucho menos comprar una agenda, esto hace que de aquí en adelante cuando alguien me diga algo le voy a contestar, "no soy la única, a Gamar también le pasa".
    jajaja

    Te dejo un beso antes de olvidarme.

    ResponderEliminar
  12. jajajaja, pues no creas que eres el único, lo de los nombres lo llevo muy mal, Me dicen, Hola Julio, y yo solo digo hola.
    He leido por los comentarios que la cebolla es buena, pero por aquí dicen que si comes cebolla te crece la p....

    ResponderEliminar
  13. dondelohabredejado:
    No creas, me olvido de todo. Es que lo importante para mi es respirar, por ejemplo y en realidad nunca me acuerdo de hacerlo, menos mal que es automático.
    Eso me recuerda un chiste muy bueno
    Pasaba una rubia muy linda por la calle, con unos auriculares puestos. en eso pasa cerca de una reja y se enganchan los auriculares, a lo que la rubia cae muerta.
    Cuando se acercan a ver lo que sucedía se escucha que sale por los auriculares:
    Inhala, exhala, inhala, exhala...
    Es buenísimo
    ¿Ah, no?
    Saludos

    Gla:
    ahora que lo menciona. El otro día estaba bañándome y al salir escucho una melodía extraña sonando.
    ¡Era un recordatorio de la agenda del nuevo teléfono! Me avisaba algo que había puesto esa única vez que había logrado entrar.
    Ahora ya no recuerdo que era.
    Y no me presione con lo de los cumpleaños, porque no me voy a acordar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Mona Loca:
    No, lo mío no es cuestión de edad por ahora, siempre fue así.
    Yo creo que si las personas tuviesen números los recordaría, pero los nombres...
    Este año me compre una. Aunque ya estamos enmarzo, tal vez ya es tarde, mejor espero a diciembre y arranco así el 2012 no?
    Saludos

    Geni:
    Me estás queriendo decir algo?
    Muy buena la anécdota, aunque no hubiese resultado feliz en el momento.
    Gracias y besos.

    ResponderEliminar
  15. Cecy:
    Pero que bueno es saber que uno no es un bicho raro.
    Al menos somos dos bichos raros.
    Beso.

    Julio-jagdo:
    Tal cual, siempre saludo evitando decir nombres, porque no los tengo al alcance.
    Ahhh, era por eso?
    Que grande la cebolla

    ResponderEliminar
  16. Pobre chica!! Me contaron ese caso terrible, dicen que encontraron en su cartera ESTE CUBO
    Besitos.

    ResponderEliminar
  17. La memoria, como todo, es cuestión de ejercitarla. Lo que ocurre es que pasamos de una cultura memorística a otra desmemoriada, y tampoco es eso.

    Un abrazo, gamar.

    ResponderEliminar
  18. Ja ja muy bueno tu texto Gamar, tu humor siempre me ha gustado. Excelente. Hay que decirle a alguna empresa de esas de software ultra in, que invente un "recordador" incrustable al cuerpo, con efectos especiales de audio y vibración por aquello de los olvidos sordos ja ja ja.
    Beso Gamar

    ResponderEliminar
  19. dondelohabredejado:
    Muy bueno ese juego principalmente para que no se sientan menos.
    Saludos

    cristal:
    Usted cree que es cuestión de ejercitación?
    Yo tengo grupos de más de 20 alumnos, en total unos 130 por año y a duras penas recuerdo los apellidos a mitad de año y en algunos casos comienzo a recordar los nombres cuando están terminando las clases.
    Gracias, beso.

    Lyn:
    Muchas gracias, me alegra que te guste.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Me he reído mucho. Es curioso cómo bromeas con esa condición tuya de "no acordarte" La verdad es que presumo de tener muy buena memoria y eso me vale para ser agenda viviente de los componentes de mi familia y no solo ellos porque en alguna reunión que otra he tenido que recordar algún nombre que otro a quien ha llegado hasta mi para pedir socorro sobre el nombre de alguna invitada. Y no creas que no es un mérito, que una invitada el otro día se llamaba Crimelda y allí estaba yo voceando el nombre para que los demás quedasen bien: era la anfitriona Y DE MUCHA CATEGORÍA.
    Lo del móvil...Bueno: Yo me puse a bucear con mis gafas de calle bien puestas y lo curioso es que ni se me movieron.
    Un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  21. Ja ja ja Me siento muy identificada. Me ha sucedido encontrarme con alguien que me ha hablado por veinte minutos, me ha preguntado por toda mi familia, por ciertos datos me doy cuenta de que me conoce bien... pero no tengo la mínima idea de quién se trata.
    Y cosas así me pasan siempre.
    Es bueno saber que hay alguien peor aún, eh.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Perlita:
    Definitivamente nuestras mentes funcionan con otra versión de software.
    Y lo de nadar con anteaojos, eso no mientas, fue de coqueta.
    Muchjas gracias, beso.

    Epístola Gutierrez:
    Eso me sucede todo los días, por trabajar en un comercio trato con muchísima gente y a veces me llaman por mi sobrenombre, preguntan por la familia y yo tengo que tratar de evitar su nombre porque no tengo la menor idea de quién es.
    Al menos voy viendo que aunque minoría, existen más como yo.
    Otro beso.

    ResponderEliminar
  23. Pfff. El que esté libre de haber sumergido teléfono móvil o reloj en piscina que tire la primera piedra.
    Yo también soy del Club Papelitos, pero nada de dejarlos visibles por el escritorio, yo anoto y guardo en el bolsillo de atrás. Luego ocurre que en más de una ocasión el pantalón va a la lavadora con papelitos incluidos y es un suplicio no saber nunca más si había anotado alguna cosa realmente importante. Gajes de desmemoriados :(

    Un abrazo

    PD. ¿Por allá también se dice que es bueno comer rabos de pasas para tener buena memoria?

    ResponderEliminar
  24. memoria, maldita memoria. Bien x el tel!
    Salud

    ResponderEliminar
  25. Yo reconozco que soy un desastre con mi memoria pero tengo una excelente manera de organizarme y además soy muy prolijita, con lo cual reemplazo la memoria con todo lo demás.

    Me encantó lo que contás que te pasa con el celular porque tengo el mismo problema. No entiendo esos aparatos modernos y no encuentro nada de lo que necesito. Al final yo era feliz con mi NOKIA 1100.

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. A mí, como estudiante aún, me pasa que o recuerdo lo que va al parcial o recuerdo que lo que hice el fin de semana, y hay veces, creeme, que es necesario recordar a la perfección lo del viernes o sabado, aunque terminas haciendo un recuperatorio al fin de cuentas. Abrazos, te espero por el mio.

    ResponderEliminar
  27. Ay, mi amigo, no sabe cuánto lo entiendo.
    De hecho, yo soy bastante parecido a usted y eso me da bronca.
    No, paracerme a usted no, sino a escribir en papelitos que después olvido en dónde están.
    Tuve un Iphone 3g que era una maravilla. Usaba su agenda y su pad de notas que era excelente para escribir cualquier cosa que recordaba en ese momento.
    Inclusive muchos post de mi espacio fueron escritos en él pero se me mojó y como su celular, fue muriendo de a poco.
    Fue una pérdida irreparable porque jamás lograré comprarme otro igual.
    Ahora ando con uno viejito que sólo sirve para hacer llamadas y mandar mensajes.
    Qué le voy a hacer, a lo hecho, pecho.

    Saludos!

    Pdta 1: a los 8 años hizo un amplificador?!!! Yo, recién a los 14 armé un divisor de frecuencias... Me siento un inutil al lado suyo.
    De dónde sacó el plano? de la revista Lupin?

    Pdta 2: Los transitores eran PNP o NPN?

    Pdta 3: Electrónica al margen, la Sonor suena de Pta Mdre, no?

    Abrazo otra vez!!!!

    ResponderEliminar
  28. JuanRa Diablo:
    No había escuchado nunca eso de las pasas de uva para la memoria hasta que una comentarista aquí lo mencionó.es interesante, pero ¿hay que tirar el resto?
    ¿o será por eso que se hacen los pan dulces, con los restos de las pasas de uva de algún desmemoriado?
    Un abrazo.

    efa:
    Se puede vivir así, le aseguro que llevo 40 años sobreviviendo y que se adapten los demás.
    saludos

    ResponderEliminar
  29. Fabiana:
    Claro, su fuera ordenado...
    No tampoco tengo esa virtud, soy lo más despistado que pueda imaginar, dejo todo en cualquier lado y si algún día me pongo a ordenar, después no encuentro nada.
    El mío que fue inseparable por años de buena comunicación era un alcatel, El 110 es una joyita que hasta linterna tenía.
    Beso

    Favio/MC:
    No mire, en eso no tengo problemas, es más pasé toda la secundaria sin estudiar, porque recordaba sin problemas todas las clases y me resultaba todo demasiado fácil.
    En la facultad fue un poco más complejo porque hay cosas que hay que estudiarlas si o si, pero para comprender clases y recordar conceptos nunca tuve problemas.
    Saludos y nos leemos allá.

    Carugo:
    Bienvenido de vuelta al ruedo.
    Yo tengo que instalarle algún pad de notas porque no tiene o no lo encuentro. Dicen que es fácil porque usa Java, pero no lo intenté aún. Es otra cosa que nunca recuerdo hacer.
    El 2SB56 es un PNP de germanio. Lo primero que hice fue una radio, despues vinieron amplificadores y montañas de inventos. Por suerte tenía en casa libros de electrónica de mi viejo que devoré en mis primeros años y ahún conservo en estado lamentable, pero están.
    Usted me preocupa.
    Cómo sabe de la bata? Pienso y no logro darme cuenta dónde la vio.
    Si está por acá venga a probarla porque en mis manos suena como un terremoto en una fábrica de latas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Super entretenido este blog.

    Leí u rato largo y encontré que somos muchos que pasamos por

    siuaciones parecidas.Sobre las pasas de uva es cierto.Solo hay que recordar

    el lugar de guardado...o llevarlas en el bolsillo.

    Te saludo, desde el mar.Liliana

    ResponderEliminar
  31. los años no vienen solos, no???? jajjajjaaa
    buen finde.
    kisses

    ResponderEliminar
  32. Liliana Lucki:
    Gracias y me alegro que te entretenga.
    Aunque realmente es para recomendar el tuyo y felicitarte por el buen arte que haces.
    Saludos

    deMónicamente:
    Pero no diga eso de usted, si es bastante joven.
    Beso

    ResponderEliminar
  33. Tengo buena memoria me acuerdo mucho de muchos detalles, hasta de personas que las mire por la calle, por eso a veces no miro quien esta al costado porque me la grabo, bueno solo es una ejercitacion menta nada mas la memoria y luego te recuerdas todo.

    ResponderEliminar
  34. ¡Hola, Gamar! Me permito tocar tu puerta para invitarte a participar en un Carnaval de Blogs. La finalidad es generar ideas, propuestas para construir un mundo mejor.

    Como ve que andas un poco "flojo" de memoria, te repito el párrafo (je-je).

    Me permito tocar tu puerta para invitarte a participar en un Carnaval de Blogs. La finalidad es generar ideas, propuestas para construir un mundo mejor.

    Para más información, puedes ir a http://silvano-baztan.blogspot.com/2011/03/carnaval-de-blogs.html

    Salud para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
  35. jaja! me hiciste reir, eso de los papelitos es costumbre de un compañero de trabajo, saca del bolsillo montones de ellos donde tiene anotados desde númeors de teléfonos hasta lo que la mujer le pidió que comprara. En fin son métodos, el tema es que vos no tenés ninguno, dado que tirás los papelitos.
    Por otra parte tenemos memoria selectiva, sin duda vos recordas aquello que te interesa registrar. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  36. Qué chistoso!! Yo también reì agusto. LA verdad que almacenamos una cantidad de datos absurdos e inncesarios... Transistores de germanio!!!???WTF??

    ResponderEliminar
  37. Diosaoasis:
    Pero que suerte la tuya. Eso es memoria fotográfica. La mía no fotografía, dibuja con lápiz y muy suave al parecer, por eso se borra fácil.
    Beso

    Silvano Baztán:
    Interesante el movimiento, estuve viendo y es muy buena iniciativa.
    Saludos

    tia elsa:
    Si, tengo etapas en las que me lleno de papelistos y otras como en la actual que no, ni un papelito ni nada. Me arreglo con lo poco que recuerdo.
    Besos

    Kashtanka:
    Bienvenida. Y si, es así, serán absurdos mis recuerdos, pero por algo ahí se quedan.
    Gracias por pasar. saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...