jueves, 28 de octubre de 2010

Ropa vieja

Esta entrada no tiene nada que ver con vestimenta.
Tampoco con comida.




Varias veces me preguntaron en que me inspiraba para escribir una historia, o como era el proceso de escritura.
Me resulta casi imposible responder simplemente a esa pregunta porque no soy estructurado. Mi mujer hubiese dicho que soy un terrible desordenado, pero suena mejor mi versión.
En algunas oportunidades tengo alguna idea en la cabeza aunque sin redondear.
Si le doy vueltas esperando redondearla a mi gusto antes de escribirla, termino olvidándome y no escribo nada.
Sucede a veces que comienzo a escribir esa incipiente trama y el relato termina yendo por un camino totalmente distinto.
Ése es el caso del cuentito que les dejo a continuación.





Agustín tiene sólo 8 años y la vida para él es ir a la escuela, comer y dormir porque lo obligan.
Algunas veces sale a jugar con sus amigos y otras se encierra en su habitación todo el tiempo posible.
Mira a los grandes y no entiende por qué se pelean todo el tiempo.
Cuando va en auto con su padre lo ve insultar constantemente a los demás conductores. Para él es algo normal y si todos fueran como su padre manejarían mucho mejor.
Cuando sea grande quiere ser astronauta porque viajar por el espacio es lo mejor que le puede pasar. Está seguro que se va a encontrar con planetas llenos de gente mejor de la que se ve por acá en la tierra.
Su madre se encarga de todo lo de la casa, que como es bastante grande, no le sobra nada de tiempo y su vida es sólo eso. 

Su padre le dice a ella todo el tiempo que no hace nada y Agustín ve casi todos los días como se pelean, se gritan y para escaparse de todo, se encierra en su cuarto y dibuja.
Mientras dibuja se transporta, ya no escucha más que lo que sus dibujos sugieren. Ya no está en su cuarto.

Dibuja un auto y se sube, recorre una larga línea que recorre la hoja, va encontrando paisajes y personajes con los que comparte diálogos y confesiones.
Estaba recorriendo un bosque cuando el sueño lo obligó a detener su auto y se durmió.
Al despertarse se sentó sobre la cama refregándose los ojos y dudaba de la realidad.
¿Fue un sueño?
Se levantó de la cama y comenzó a buscar en los cajones desordenados, el lápiz con el que soñó. Es un lápiz con el que cobran vida las cosas que dibuja.
Debajo de una pila de papeles con dibujos brillaba el lápiz color azul que aparecía en su sueño. Lo tomó, era igual que en el sueño.
¿Sería un sueño entonces?
En el sueño, encontró a una criatura muy bajita y redonda que le dio el lápiz para que lo usara solamente estando solo. Y que lo que dibujara tomaría cuerpo y vida mientras esté sólo.
Así fue que dibujó varios amigos con sólo 6 o 7 trazos y con los que se divertía más que con sus amigos de la vida real.

Dibujaba naves espaciales y recorría el espacio, siendo capitán, por supuesto.
Dibujaba playas con palmeras y hacia allí salían. Sus amigos eran cada vez más ya que no se podían borrar, no se dejaban.
Sus amigos dibujados le pidieron que les pusieran sombreros, ya que el sol de la playa estaba muy fuerte. Él se dedicó a ponerles sombreros, para lo cual debía borrarles una porción de la cabeza. Cuando él daba vuelta el lápiz para usar la goma sus amigos la esquivaban y se quejaban, pero después de explicarles, accedían y disfrutaban mirándose como quedaban cada vez más adornados.
Agustín sólo salía de su casa para ir a la escuela y al llegar comía apresurado para poder volver a la hoja donde estaban sus amigos y su vida más feliz.
Dibujó un barco donde poder dejar la playa y adentrarse en el mar hasta ahora inexplorado.
Pero sus amigos dibujos le pidieron que les diera un mejor aspecto. Hasta ahora eran solo unos pocos trazos.
Está bien dijo Agustín, voy a tardar más tiempo, pero les voy a dibujar mejores cuerpos.
Dibujó durante horas haciéndoles cuerpos, ropas, zapatos, hasta que su madre lo llamó a comer.
Esta vez, en verdad estaba cansado, salió de su cuarto al primer llamado, cuando últimamente tenían que pasar varios hasta que se resignara a dejar sus dibujos.
Comió y se fue a dormir sin chistar, no quiso ni saludar a sus amigos en la hoja.
Al otro día la rutina lo obligó a salir a la escuela y al volver se encerró en su cuarto, tomó la hoja y sus amigos comenzaron a incorporarse.
-Agustín, estábamos charlando entre nosotros y nos gustaría que nos dibujaras en una hoja más grande. En ésta no podemos hacer mucho ya, queremos tener mas espacio y algunas cosas más.
-Está bien, dijo Agustín.
-Me gustaría más salir en el barco a ver que encontramos, disfrutar de algún viaje, alguna aventura. Ayer me hicieron trabajar toda la tarde y no nos divertimos.
-¿Pero no te interesa vernos felices a nosotros?
-Sí, claro que me interesa, está bien, voy a dibujarlos en una hoja muy grande, pero me va a llevar mucho tiempo.
Y en esa tarea Agustín pasó sus próximas tres tardes, se acalambraba la muñeca, descansaba un rato y seguía.
Al terminar, ya no le quedaban ganas de jugar, estaba cansado.
Al otro día, miraba la hoja desde la puerta de su cuarto aún abierto y dudaba si cerrarlo y adentrarse en su mundo dibujado. Estaba pensando ¿qué sería lo que le pedirían hoy?
Había creado un mundo donde era feliz, disfrutaba sambulléndose en él, tenía aventuras y nada malo podía pasar. Pero sus creaciones, sus amigos comenzaron a exigirle cada vez más.
Una criatura no es real sin sombras, un esfumado mejora mucho el aspecto y etc. y etc.
Ya no era feliz en ese mundo que le pedía más y más trabajo para satisfacer a sus pedidos.
Y tomó la decisión. Se paró frente a la gran hoja, colmada de complejos dibujos, trazos suaves, paisajes casi reales y una ostentación de destreza plástica maravillosa; y les dijo.
¿Saben una cosa?
Era más feliz cuando tenían sólo 6 o 7 trazos.





Ésto lo escribí hace casi dos años y acá está la publicación original.


Cualquier semejanza con mi vida real es pura causalidad.




Gracias Myriam por la ilustración.

40 comentarios:

  1. ¡Ayyy esta hermoso! me encantó ese regloncito que dice "Sus amigos dibujados le pidieron que les pusieran sombreros, ya que el sol de la playa estaba muy fuerte". Esa frase es hermosa.

    Pues lo que es un hecho es que te salen muy bien los cuentos sea que los planees o no.

    ¡Que buena sería la vida si todas las noches, como la de hoy, hubiera un pequeño relato aquí en tu blog para leer antes de ir a dormir!.

    ¡Te mando un súper abrazote amigo!

    ResponderEliminar
  2. Lo recordaba perfectamente y volvió a darme la misma ternura que la primera vez....Sólo que esta vez no sólo me impresionó desde el lado de no conformarnos con lo que tenemos. Sino que también a veces debemos inventarnos un mundo que no es real para ser más felices.
    Y en este comentario también puedo decir:"Cualquier semejanza con mi vida real es pura causalidad."

    ResponderEliminar
  3. Gamar, me ha gustado tanto, tanto tu cuento que dejé un par de minutos el trabajo y te he dibujado esto con cariño.

    Nuevamente... ¡Me encantó!

    :D

    ResponderEliminar
  4. Claro que recordaba muy bien este relato!!
    Creo que ser desestructurado es genial. A mí me gustaría mucho se menos estructurada. Aunque no sé si siempre tiene relación el método de creatividad con lo desordenado que uno pueda ser.
    Gracias por darme la oportunidad de leer este texto nuevamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ah, la foto que elegiste no me gusta!! Me da asco mirar ese plato, ja ja ja

    Y el dibujito de Myriam, una ternurita!

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, menos mal que la vida de fantasía en algúin momento lo cansó...sino...
    Internación para uno!


    besos!

    ( lo asocié con eso y con otra cosa, pero la verdad...prefiero con esto, lo otro implicaria una reflexión más larga y menos cómoda. Besos!)

    ResponderEliminar
  7. Myriam:
    Me alegra mucho tu entusiasmo. Que bueno que te gustara.
    También a mi me gustaría darme el tiempo de escribir algo todos los días pero como ya dije, soy muy informal y además, se me acabarían las ideas enseguida.
    Te agradezco mucho la obra de arte y ya es parte del cuento. No hubiese podido representar mejor a los amigos de Agustín.
    Besos.

    Gla:
    Si, no hay duda que lo recordarías, ni tampoco en que verías la parte tierna. A mi me suena a cuento muy triste.
    Saludos

    dondelohabredejado:
    La idea era que los nuevos lectores, que seguramente no lo conocían, tuvieran la oportunidad de leerlo.
    Curiosamente, salvo Myriam, que es nuevita, volvieron a verlo mis lectores más antiguos y fieles. Gracias por eso.
    Y como reconocimiento, cambié la imagen. Ésta es menos desagradable?
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gamar, ha pintado aquí un cuento al que ha colocado un bonito sombrero.

    Y con razón he tenido una sensación de deja vu al leerla, sobre todo al llegar a esa exclamación final.
    "¿Saben una cosa?
    Era más feliz cuando tenían sólo 6 o 7 trazos"

    ¿Dónde leí yo esto o algo parecido?, he pensado

    Al final resulta que era un auténtico Gamar!!:D

    ResponderEliminar
  9. Gracias, esta imagen me gusta, sí, sí sí.
    Y me encanta ver el dibujo de Myriam, que ya es parte del cuento.
    Abrazo grandote, que tengas muy lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. "Era más feliz cuando tenían sólo 6 o 7 trazos."

    estaba esperando que Agustín dijera eso ...


    te juro que me llenó de ternura , y por abajo de un montón de cosas más ... pero no quiero pensarlo mucho ahora (porque encierra tantas cosas!) y me quedo sólo con lo tierno del nene dibujando su mundo

    besooo grande caballero !

    ResponderEliminar
  11. Hermoso.

    Cuando algo se transforma en una obligaciòn, deja de brindar alegrìa.

    Bien escrito.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Qué ternor ese niño...



    Un excelente ejemplo de cómo, muchas veces, en la vida, menos es más.
    Y pensar que puede llevar años descubrirlo...


    Beso grande.

    ResponderEliminar
  13. Lo importante que Agustín se dio cuenta de la maravilla de la simpleza desde niño.

    A su edad me pasaba, horas,días,meses..¿años?
    dibujando en hojas oficio dobles de pepel cuadriculado ciudades con sus calles, avenidas, autopistas con sus manos y dobles manos, puentesy plazas en lapiz negro,si esos Faber.

    Y era feliz hacéndolo y recorriendo mis ciudades, con tránsito ordenado y gente educada.
    viviendo en armonía.

    Gran Abrazo

    ResponderEliminar
  14. ¡Hombre!¡que honor que incluyas mi modesto dibujo en tu blog y que lo hayas hecho parte de la historia!.

    En realidad es un gran cuento y eso es lo más resaltable aquí.

    Por lo menos el dibujo ha servido como pretexto para presentarme ante todos tus lectores. Mucho gusto de compartir con ustedes este espacio, soy Myriam y nuevita nuevita no soy pero igual me agradó mucho leer por primera vez el cuento.

    ¡Saludos y abrazos a todos!

    ResponderEliminar
  15. Myriam... qué amorosa!

    Me encantó el dibujo. :)

    ResponderEliminar
  16. Es la primera vez que lo leo, es hermoso, me gustó mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Mona Loca:
    Usted leyó y comentó en su momento el original. Curiosamente opinó algo muy similar.
    Beso.

    JuanRa Diablo:
    Ahhhhh, pero aquella vez usted no comentó nada, por lo tanto le agradezco que esta vez dejara constancia de su paso.
    Muchas gracias.

    dondelohabredejado:
    Me quedo mucho más tranquilo.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  18. mai:
    Yo era más feliz cuando tenía un Fiat 600 modelo 65.
    Me alegro que te gustara.
    Besos

    El Gaucho Santillán:
    Si, cuando la vida deja de ser divertida, pasa a ser una obligación.
    Gracias señor, un abrazo.

    Jazmin:
    Nos damos cuenta tarde lo felices que éramos cuando no teníamos nada.
    ¿Eso me quería decir? Porque eso pienso yo.
    Otro beso.

    ResponderEliminar
  19. Minombresabeahierba:
    A mi me pasaba igual, dibujaba y el mundo alrededor desaparecía.
    Quisiera poder ver hoy los dibujos de aquella época pero no sobrevivieron a las limpiezas.
    Aunque yo no dibujaba ciudades prolijas. Lo mío eran las naves espaciales o las aventuras en la selva.
    Un abrazo.

    Myriam:
    Que vergüenza que tengas que presentarte sola, soy un pésimo anfitrión.
    Myriam es una casi-doctora en física, mexicana y adorable persona.
    Pasen a verla por su blog que es algo muy diferente en la red.
    Beso.

    Mariela Torres:
    Que bueno que te gustara.
    Saludos

    Gla:
    Si

    ResponderEliminar
  20. Es nuestra naturaleza. Habrá que aconsejar a Agustín que debe buscar la felicidad en las cosas simples.
    Cuando damos demasiadas vueltas, ya se complica la historia.

    También puedo relacionar el mensaje con la búsqueda permanente de superación. Y cuando conseguimos aquello que tanto buscamos, ya no nos interesa.

    Excelente cuento y Agustín un dulce.

    ResponderEliminar
  21. Obviamente era más felíz cuando tenía unos 7 años y dibujaba sin ninguna estructura, sin esquemas, sin complejdades y conservando la inocencia de esos días...

    ResponderEliminar
  22. Gamar, Me hizo recordar lo que dibujaba en durante las clases en el colegio!

    Dibujaba continuamente distintas versiones de la nave espacial XL-5 del Capitán Marte!

    Abrazo

    ResponderEliminar
  23. ¡Y lo difícil que es convencer a la gente de que algo te ha dejado de gustar! Agustín se pasará los próximos diez años de su vida diciendo "¿saben una cosa?..."

    Myriam.. ¡artista! ;-)

    ResponderEliminar
  24. Bueno Víctor, mi obra de arte corresponde a la etapa austera y feliz de Agustín cuando apenas les puso sombreros, unos zapatos sencillos para que no les quemara la arena de la playa y un short para conservar su pudor, pero los trazos más elaborados, esos con sombreados, perspectivas Da Vincianas y gran destreza plástica se los debo porque ni con un lápiz mágico sacado de mis sueños lo podría lograr.

    Aquí el problema es que Agustín les mostró lo que era la buena vida y ahora sus amigos, creo yo, están en todo su derecho de exigirle más. ¿Cómo va eso?: "todo gran poder conlleva una gran responsabilidad".

    ResponderEliminar
  25. pero que relato mas NUNI NUNI. me encanto. y el mensaje me pego a full. menos trazos, mas feliz. bien. besito

    ResponderEliminar
  26. Hola Gamar.

    Gracias por pasar por El Rechiste y comentar allí. Si quieres colocar mi viñeta en tu foro tienes mi permiso de hacerlo, sólo te agradecería colocar visiblemente la URL del blog.

    Con respecto a lo que escribes en esta entrada, pues es una verdad como un templo que hasta lo que más disfrutamos haciendo, si nos obligan a hacerlo... y de una manera determinada... pierde toda su gracia. :)

    ResponderEliminar
  27. wow recien descubri el blog y me encantaron tus cuentos!! asi que pronto nos estaremos leyendo.

    Un beso, cuidate.Sofi

    www.conlospiesenla-tierra.blogspot.com

    ResponderEliminar
  28. Fabiana:
    ¿Sirve de algo aconsejar a un chico?
    Yo recién de viejo recuerdo y veo que tenían razón en los consejos que me daban.
    Yo creo que los consejos no sirven. Lo que sirve es el ejemplo. Y eso no es fácil de llevar a cabo.
    Gracias, beso.

    Eleanor Rigby:
    Yo no se si era más feliz a los 7 años. Sí puedo asegurar que era más feliz cuando me independicé y no tenía nada, pero nada. Todo lo logrado se valoraba, se disfrutaba de lo que se tenía y vivía con una libertad enorme que hoy no puedo no soñar. Terminamos esclavizados de cada uno de los logros.
    Besos

    Minombresabeahierba:
    Si. Y muchos autos y motos.
    De mas chico meteoro y autos superpoderosos. De más grande, motos muy facheras. De éstas últimas si que tengo dibujos. Me había comprado una vieja Gilera 150 y me pasaba dibujando las reformas para hacerle. Digamos que un precursor del tuning.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Víctor:
    Si. "Dale que a vos te gusta hacer esas cosas" es la excusa perfecta para hacerte trabajar gratis.
    A veces le digo a mis amigos que ser habilidoso es un verdadero problema. Y piensan que lo digo en broma.
    Y Myriam ya se merece un cuento con ella de protagonista. Me tengo que inspirar.

    Myriam:
    Esa última frase es muy cierta y creo que ahí radica el problema de nuestros gobiernos. Se hacen de lo primero pero no ejercitan lo segundo.
    Beso.

    A.R.N.
    Tengo que agregar esa etiqueta. Relatos NUNI NUNI.

    Juan Carlos Partidas:
    Bienvenido, es un honor porque realmente es impresionante tu capacidad creativa.
    Fontanarrosa hablaba de esa dicotomía entre amar lo que hacía y sentirse torturado por "tener" que hacerlo.
    Un abrazo y muchas gracias.

    Bienvenida jovencita y espero que se sienta a gusto en este galpón con pocos lujos, pero mucho para revolver.

    ResponderEliminar
  30. Y...? Cómo va la historia de presidiarios??
    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Epístola Gutierrez:
    Estoy en eso. Al menos yo ya me siento un preso.

    ResponderEliminar
  32. Ja ja ja. Perfecto, a retener esas imágenes!

    ResponderEliminar
  33. Que linda es la infancia Gamar, mi mundo era también de fantasia, amigos imaginarios que hacian las delicias de mis juegos. Me gusto esta historia, creo que los niños tienen esa hermosa capacidad de poder huir del mundo hostil. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  34. porque será que uno añora las cosas simples, despues que han dejado de serlo... y dificilmente haya vuelta atrás???

    muy bueno su cuento.
    un beso

    ResponderEliminar
  35. Wow, lo leí varias veces y no deja de movilizarme por dentro.
    Y justo me agarrás en una etapa de transición y planteos!!! Jajaja
    Hermoso, gracias por compartirlo. Y si mas cosas escritas, no tardes años en postearlas, compartilas EGOISTA!!! ;O)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  36. Epístola Gutierrez:
    Ya olvidé que era que tenía que retener.

    tia elsa:
    Los niños de hoy, que no tienen que usar la imaginación, ya que están continuamente bombardeados con sensaciones, tendrán capacidad de dejar volar la imaginación?
    Beso.

    nadasepierde:
    En parte porque el olvido va redondeando los filos del recuerdo y terminamos idealizando un pasado redondito.
    Beso

    Haifa:
    Pero no es que lo tenía guardado, estaba posteado hace casi dos años.
    Me alegro que te gustara.
    Beso

    ResponderEliminar
  37. una ternura total este post, para mi es la primera vez que lo leo

    en otro orden de cosas...también soy del rojo!!!!

    beso grande gamar

    ResponderEliminar
  38. Virginia Prieto: Bienvenida. Se parece mucho su foto a la de una conocida, una tal Vir.
    Y ya somos legión los del rojo entonces. Hagamos fuerza hoy a las 14 a ver si salimos de los 10 puntos.
    Beso y no se pierda el próximo post que va con sorpresa.

    ResponderEliminar
  39. Gamar: Gracias por recomendarme este cuento... Es muy bonito y con moraleja.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...