viernes, 1 de octubre de 2010

Física


_No, no soy nada especial. Me pasan las mismas cosas que a vos.
_........................................
_Días pasados tenía que ir al cajero para sacar lo necesario antes de las 12 de la noche y pagar en un Pago Fácil una factura que se vencía ese día.
Eran 23:42.
Estaciono frente al cajero; me paro frente a la puerta y saco del bolsillo de la camisa, la tarjeta.
Se me cae de la mano, rebota en la punta del zapato con tanta precisión que entra planeando justo por debajo de la puerta del cajero. Esas puertas que no se abren si uno no pasa la tarjeta por la cerradura.
Si, esa tarjeta que ahora estaba del lado de adentro.
¿Que, nunca te pasó? Es pura física.
_.......................................
_Vos porque tenés mala suerte, a mi me pasan siempre esas cosas.
Y una vez un loco dijo que Dios no juega a los dados. A veces creo que juega conmigo.
_.......................................
_Vos decís eso porque nadie más te escucha.
_Andá, andá que si me ven hablando con el aire van a pensar que estoy loco.

Continuará...

49 comentarios:

  1. jajaj yo tecleé mal la contraseña confundiendo tan solo el orden de los números y se la comió el cajero hasta el lunes que abrían la oficia me quedé sin un duro todo el fin de semana..

    Ya vés la mala suerte que no la física o mejor dicho la mala memoria me dejó sin dinero hasta el lunes siguiente, aquí los sábados los bancoa están cerrados.

    Besos amigo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Bueno, si fuere vos, perseguirìa a los elefantes cercanos.

    Porque no estàs meado por los perros.

    Esos fueron elefantes.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. lisebe
    Claro, eso no es mala suerte, es mala memoria y de eso sé bastante.
    Beso

    El Gaucho Santillán
    Si, si, me arriesgo a cruzar la línea de la estupidez constantemente, pero no puedo evitarlo.
    Otro abrazo.


    Me asombra lo rápido que entraron a leer y comentar, porque ni siquiera estaba terminado, estaba probando, por lo tanto vuelvan a leerlo para ver los cambios finales.

    ResponderEliminar
  4. jajaj es cierto que en estas ocasiones estúpidas empiezas a hablar solo.. o con la máquina como en mi caso pero al final siempre acabamos jo...dos y lamentándonos de nuestra estupidez o no???

    ResponderEliminar
  5. No entiendo por qué usaste la tarjeta de sacar guita en la cerradura del cajero. Yo siempre abro con la banda magnética de cualquier otra tarjeta (casi siempre la de la prepaga o la del club o la de microsoft). Cualquiera, todas sirven.
    Además es recomendable abrir usando otra que no sea la del cajero porque así no corrés el riesgo de que te roben los datos poniendo una lectora trucha, a veces pasa y así te mellicean la banelco.

    ResponderEliminar
  6. Agente, qué dato interesante!!
    No lo sabía!

    Igual, eso no me pasó.

    Pero sí que un manojete importante de llaves se me cayera por el huequito pequeñito que queda entre el ascensor y el piso del palier....

    Cómo corno cupo algo grande en algo pequeño?

    No sé.
    Se habrán alineado las llaves!

    ResponderEliminar
  7. A mí me pasó que se cortara la luz en el exacto momento en que mi tarjeta era devorada por el cajero.... Casi colapso, por suerte era horario bancario y de casualidad tenía el DNI encima....(Era en la costa y no suelo llevarlo encima)
    PD...Y como ando formateando mi cerebro, me perdí con esa conversación con el hombre invisible, así que me siento a esperar la continuación....no la demore...

    ResponderEliminar
  8. Uy, qué mala suerte. Nunca me pasó, pero menos mal que tengo más de una tarjeta para abrir la puerta del cajero.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Querido Gamar, a mi me costaría mucho trabajo escribir una historia si no me ha sucedido en la vida real. Afortunadamente no te sucedió eso de la tarjeta. Lo único desagradable que me ha pasado ya un par de veces es dejar las tarjetas olvidadas en el cajero, lo bueno es que nunca me han saqueado la cuenta pero acepto que me sucede por distraída.

    Quedaré al pendiente de la segunda parte de esta historia, seguramente nos compartirás un desenlace de esos que nadie se espera.

    Un abrazo y un beso amigo.

    ResponderEliminar
  10. Si los Rojos embocaran así la pelota en el arco,como usted la tarjeta en la puerta; estaríamos punteros invictos y habiendo ganado todos los partidos por goleada.

    Pero estamos del otro lado de la tabla.

    Dios no juega a los dados, Dios no se equivoca:
    Dios juega al Truco y con las cartas marcadas.

    Abrazo y Falta Envido (33 y mano).

    ResponderEliminar
  11. ud no esta observando las cosas del lado correcto. sabe cuantas posibilidades hay que la tarjeta en un revoleo pase por abajo de la puerta del cajero??? muy pocas, claro... ud es un ser especial que realiza esos pequenios milagros.
    no me agradezca.
    besitos

    ResponderEliminar
  12. No metas a Dios en todo esto, Gamar. Esa maldita puntería la tiene solo el diablo. Te lo digo yo.
    Y te aconsejo disimular un poco cuando esos señores de blanco que te rondan se acerquen más de la cuenta.
    Un saludo

    (¿La segunda parte es Química, ¿no?)

    ResponderEliminar
  13. Creo que sobre todo se debe a que vivimos a exceso de velocidad...

    ResponderEliminar
  14. lisebe.
    Si, yo soy de hablarle más a las cosas inanimadas que a las personas. Debe ser porque solo así logro tener siempre la última palabra.

    Agente Smith:
    Pero usted porque es un agente y tiene varias identidades con múltiples tarjetas. Yo tengo solo una y no la uso casi nunca en un cajero, solo para compras.
    Muy interesante sus recomendaciones para los citadinos acosados por la inseguridad, las tendré en cuenta.

    ResponderEliminar
  15. Mona Loca:
    "Cómo corno cupo algo grande en algo pequeño?"
    No me haga hablar.

    Gla:
    Usted está siempre preparada, no me lo niegue. En su vida ordenada un incidente como ese es solamente una ocasión para justificar su orden.
    Piense que eso no es mala suerte. Mala suerte es que se le rompa un semieje del auto a 1200Km de su casa lejos de cualquier poblado a la vista y en un lugar sin señal de celular.

    ResponderEliminar
  16. Mariela Torres:
    Claro, pero así no hubiese tenido gracia.
    Beso.

    Myriam:
    Tu poder deductivo no me asombra, me asusta.
    ¿Cómo sabes que no me pasó a mi?
    Eso de olvidarse la tarjeta creo que no me sucedió nunca pero varias veces le pasó a mi mujer.
    Aunque creo que sería mejor que la perdiera.
    Beso

    ResponderEliminar
  17. Minombresabeahierba:
    Como que no?
    En el último partido por la copa cabecearon dos jugadores y la pelota entró. En nuestro arco, claro, pero pocos hacen eso de pelearse por meterla en contra.
    Un abrazo.

    A.R.N.
    Si, si, tengo un don, pero no me gusta alardear demasiado.
    Si usted dice no le agradezco. Beso

    ResponderEliminar
  18. JuanRa Diablo:
    Usted sabe más de esto, yo no tengo mucho trato con ninguno de los dos.
    Pocos repararon en ese detalle del relato, usted sí que lee, pero no son personas de blanco...
    Me gustaría que me aclarara como dedujo lo de química. Mi intriga me carcome. Y además ahora no va a poderse llamar así. Maldición.

    aquiles m.
    Usted tiene múcha razón. Más de la que piensa.

    ResponderEliminar
  19. Me han pasado muchas cosas, pero nunca algo así. Hay que tener puntería, eh.
    Creo que si se intenta... en cien caídas de tarjeta con suerte en una pase del otro lado de la puerta.
    Bue, a esta altura lo que más me interesa es saber cómo terminó la historia, si llegó alguien con su tarjeta para abrir la puerta y recuperarla, si fue a tiempo para el pago... Como si no tuviese mis propios problemas, ahora no voy a dormir hasta no saber cómo termina esta historia!
    Un beso.
    Que tengas muy lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
  20. Vos porque tenés mala suerte, a mi me pasan siempre esas cosas.
    Y una vez un loco dijo que Dios no juega a los dados. A veces creo que juega conmigo.

    Y conmigo tambien :)

    Un placer quedarme de seguidora , tomaste un pedacito de pastel ??

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Interesante seguir descubriendo su opinión sobre mí...

    ResponderEliminar
  22. De ser Pelé o otro de esos grandes, la punta del zapato reacciona y la tarjeta da tres o cuatro giros y se incerta justo en el canal del cajero, pero... tus zapatos son lentos, mejor compra otros ;P (broma)
    Hola Gamar
    seguro el continuará será interesante no me lo voy a perder, (no hay chica sexy salvadora en la historia?) :P (otra broma)

    ResponderEliminar
  23. Epístola Gutierrez:
    Duerma duerma que van a pasar unos días seguramente para que me siente a pensar como puede seguir.
    Beso

    Patricia 333:
    Bienvenida a otra libriana. Hace falta gente equilibrada en este blog.
    Espero no defraudarla.
    Saludos

    Gla:
    Ji, ji, ji, ji.

    EV:
    Definitivamente mis pies no son mis extremidades más hábiles.
    No había pensado en eso y creo que en ninguna de mis historias hubo. Lo voy a pensar.
    ¿Podría llamarse Ev esa chica sexy.
    Beso

    ResponderEliminar
  24. Por eso yo elijo ir a cajeros que sé que la puerta no se traba :)

    También elijo no hacerle caso a los que me dicen que no hable con la gente invisible que me rodea.

    Lo que no puedo elegir es cuando sacarme la camisa de fuerza que me ponen los arriba mencionados.

    ResponderEliminar
  25. Tiene razon el agente Smith, y hay mas: si el cajero no le devuelve la tarjeta, es posible que aparezca una dulce abuelita a ayudarlo y le pida su clave... o que se monte un falso frente sobre el verdadero cajero (crease o no esto ocurre en ciertas ocasiones) pa afanarle tarjeta y clave. En fin, afanos modernos

    ResponderEliminar
  26. Bueno realmente lo tuyo fue muy mala suerte, pero creo que a todos nos pasa, yo me llamo a mi misma Fortuneti porque tengo suerte para la desgracia. Con el tema de los cajeros tengo experiencias mortales desde que me trague la tarjeta,hasta que haga el ruido de contar la plata y no me entregue nada. Besos suertudos que nos hacen faltan.

    ResponderEliminar
  27. Oiga, leyendo el dato que brinda el "Agente Smith" concluyo que si usté hubiera estado en Mardel, hubiera tenido la "tarjeta del bondi" a mano!!!, como también tiene "banda magnética", zafaba!!

    Recuerde tener siempre a mano todas las tarjetas que tengan banda magnética cuando vaya al cajero!!
    Para evitar ese tipo de trastornos...

    Abrazotessssssss!!!

    ResponderEliminar
  28. jijijiji...!
    Me imagino la escena.
    A mi me pasan cosas raras, pero como la memoria no me sirve, no me acuerdo ni una. Así me parece que soy re feliz, viÓ?

    ResponderEliminar
  29. Por mucho menos de eso, termino internado. O preso. O me encuentran tirado en la vereda, llorando en posición fetal.

    ResponderEliminar
  30. Pero al final le pasó o no le pasó?
    Y cómo sigue la historia?
    Buen dato el de Smith.
    Y usted la próxima vez que se acerque al cajero hágalo con una ruda en el bolsillo, no puede tener tanta puntería.
    Un beso y buena semana.

    ResponderEliminar
  31. Que buen dato el del Agente, tampoco lo sabia. Entra en consideraciòn.

    Ahra vos no podès tener mejor punteria o mas mala suerte!

    Si, si, a veces juegan a los datos con uno!

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  32. Nick.
    Estoy seguro que usted habla con gente invisible.
    Ya va a ver, o no.

    S A L:
    Totalmente de acuerdo. Nunca hay que confiar de las dulces abuelitas. Yo prefiero siempre las picantes jovencitas.

    tia elsa:
    Si el cajero dice que me dio plata y en realidad no me dio nada soy capaz de quedarme a dormir abrazado al aparato hasta que aparezca el gerente.
    Saludos

    ResponderEliminar
  33. La candorosa:
    sabe cuánto hace que no subo a un bondi?
    No, claro que no sabe, porque nunca le conté.
    Porque nunca le conté no?
    Ya le voy a contar.
    Bueno, en realidad ya no necesita que le cuente nada.
    Le mando un beso, pero de esos que ni te cuento.

    NINA:
    Haber sabido que sirve para eso la hubiese usado hace años. La falta de memoria digo.
    Comamos perdices.

    Bruno:
    No sea chiquilín hombre, levántese de ahí que acá esta lleno de perros y lo van a mear.
    ¿Pero no es la primera vez que viene usted?
    Bienvenido entonces y disculpe la desprolijidad.

    ResponderEliminar
  34. Lirium*:
    No, no me pasó, pero hubiese sido difícil catalogarlo. Maravilloso visto desde el punto de vista físico, ni hablar de lo estadístico y vergonzoso desde el punto de vista social. Aunque si nadie lo ve...
    Beso

    MAGAH:
    Bueno, bueno. Al final, todos hablan más de lo que dijo el Agente Smith en el comentario que de la entrada.
    Si, ya sé que no es de las mejores entradas, pero es solo el principio, ténganme fe. Y paciencia.
    Beso

    ResponderEliminar
  35. Es como la ley de Murphy, esa que siempre va conmigo "Siempre cae del lado del dulce", en su caso, es "le pasa a usted nomás eso"...


    PD: ahora sí: jajjajajjajajjajajja!!! En serio...

    ResponderEliminar
  36. y si , son cosas que pasan ... el consuelo que queda es que con el tiempo , con la tranquilidad y el cambio de perspectiva que da la distancia , uno de pronto descubre que tiene una anécdota que compartir con amigos y de la cual reírse un rato :)

    saludos caballero !!

    ResponderEliminar
  37. Buen dato el del Agente Smith.
    Terrible lo de la tarjeta, ley de murphy potenciada!!!

    Algunas de esas me pasaron, pero mi memoria se las olvida!

    un beso

    ResponderEliminar
  38. Nooooo mi estimado , no solo Usted es Suertudo , que le parece si le contara : Esposo deja tarjeta en bolsillo Camisa , Esposa , jamàs revisa bolsillos ,( por las dudas para no encontrar lo que no quiere encontrar), camisa va al lavarropas con Tarjeta , upssss tarjeta aparece desintegrada pegada en el tanque! cualquier coincidencia con la realidad......., lo mìo no es Fìsica es Magia.
    Saludingui
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  39. Eleanor Rigby:
    Porque no se acerca un poquito más para reirse?

    mai:
    Ni siquiera eso, porque tengo tan mala memoria...
    Beso.

    Cris:
    Ah, si de roturas se trata, yo la deje en el auto, al sol en verano. Calculo unos 55, 60ºC y quedó un poquito doblada. La quise enderezar y se partió en 3 pedazos. Igual que mi mujer de risa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  40. nadasepierde:
    No crea que me la salteé.
    Lo que pasa es que...la salteé.
    Perdón, dos besos

    ResponderEliminar
  41. A mí esas cosas no me pasan. Será que el cajero de mi barrio tiene la cerradura así, como Zeus la trajo al mundo, sin nada, y uno entra a gusto y piacere.

    Pero me pasan muchas cosas relacionadas con la torpeza física, con consecuencias para mi persona, casi siempre.
    Me pasan otras que tienen que ver con la memoria, y el poco esfuerzo que hago por fijar data.
    Y sobre todo me pasa, que hablo mucho sola. O con objetos inanimados. A veces también con sujetos que son igual de inanimados que los objetos...

    Espero la continueta. :)

    ResponderEliminar
  42. a mí no me pasa, porque no tengo cuentas bancarias...ni quiero tenerlas.
    pero, entiendo su angustia. de ahí, a terapia, no?? jajajaja
    kissesss

    ResponderEliminar
  43. Lo que pasó es simplemente una "Ley de Murphy". Pura física aunque siempre consideremos que nos pasa sólo a nosotros...

    Voy a seguir leyendo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  44. Creo que hoy pasé por su cajero....Día de cobro...y de repente el sueldo se evaporó!!!!!
    Pucha....con el home banking....

    ResponderEliminar
  45. Jazmin:
    Parece que la memoria y la torpeza física son un problema de clase. De clase 68, 69 digo.
    Debe ser algún defecto que se solucionó después en los modelos más nuevos.
    Beso.

    deMónicamente:
    ah, quién pudiera vivir así. Pero hoy está todo armado para que las entidades bancarias nos saquen un pedacito de nuestro trabajo queramos o no.

    ResponderEliminar
  46. Fabiana:
    Si, el negro ese se vive metiendo.
    debería seguir haciendo películas y dejarse de embromar.
    Beso

    Gla:
    No me arruine el argumento de Física II. Ahora voy a tener que pensar otra cosa.
    Y voy a tardar una semana más.
    Beso

    ResponderEliminar
  47. Ufa con su cajero y con su blog que me evapora los comentarios...Decía que lo único que faltaba...que ahora me eche a mí la culpa de que usted anda perezoso para escribir....

    ResponderEliminar
  48. Hola Gamar!!! Estoy seguro que no sos el único, la única moneda que tenía para viajar se cayó justo en el hueco de la alcantarilla.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  49. La buena o la mala suerte no existen. En cambio, están los contratiempos (si es que la cosa no funciona) o el entusiasmo (si la cosa va genial). En realidad todo depende de pequeños detalles que debemos aprender a controlar... En tu caso, hubiera llamado a la policía para que me ayudara a abrir la puerta del cajero. De allí no me movería hasta recuperar mi tarjeta. Como decía el gran Bruce Lee: 'Be water!'.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...