viernes, 17 de septiembre de 2010

Pesadilla


Ya no quiero vivir en esta ciudad.
No quiero tardar una hora para llegar al trabajo y otra para volver, porque en lugar de trabajar ocho horas termino trabajando diez o más.
Porque dejo de ir al cine por no dejar el auto en lugares que me hacen estar intranquilo y no disfrutar del espectáculo. O por no tener que ir en los medios de transporte público con los chicos y temer por la inseguridad.
No quiero vivir entre rejas. No quiero aguantar a los vecinos de abajo, de arriba y los de los lados.
No quiero respirar aire lleno de humo.
Me deprime tomarme un día de esparcimiento en el delta y que para llegar o al volver me coma la tortura del embotellamiento permanente de la Gral. Paz.
Quiero poder trabajar de lo que quiero y disfruto y no de lo que puedo y sufro.
Deseo fervientemente despertar y darme cuenta que era una pesadilla y que en realidad vivo en una pequeña ciudad llena de paz donde no hay indigentes, donde todos se conocen y si es necesario se ayudan, donde uno se preocupa si no vio a fulano y lo va a visitar a ver si necesita algo.
Despertar a la mañana y disfrutar del aire puro, los pájaros y salir a caminar hasta donde necesite ir, porque todo es cerca.
Un lugar donde los chicos vayan solos a la escuela o a donde sea, que jueguen en la calle y que no tengan que llevar llaves, porque no se cierran las puertas.

¿Es un sueño o fue una pesadilla?

46 comentarios:

  1. Su vida es un sueño entonces....se lo envidio....
    Los que estamos sumergidos en la pesadilla que aquí se describe, ni nos damos cuenta de ese horror....hasta nos resignamos!

    ResponderEliminar
  2. A mi tambien me gustaria despertar y que todo haya sido una pesadilla.
    Pero....

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Múdese, la vida de la ciudad no es para usted, o al menos la vida de la gran ciudad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que vivir en un lugar así ya es casi imposible, a menos que uno viviera en las afueras de un pueblito de las afueras :)

    Creo que soporto muchas cosas de las que hablas pero lo que a mi también me da mucha angustia es perder el tiempo valios de nuestra vida en el traslado de un sitio a otro. Yo diariamente hago un promedio de tres horas en ir y volver de mi lugar de estudio, todos los días.

    Algunos dicen que se compran y usan automóvil porque viven lejísimos y si no se tardarían mucho en llegar ¿¿¿...??? y yo creo que esos son los que más deberían usar el transporte público, definitivamente todos nos tardaríamos menos en llegar si hubiera menos autos. Pero eso es lo que origina la sociedad de consumo y que los créditos para comprar autos los otorguen casi en cupones dentro de la caja de cereal.

    Hoy en la mañana pensé que deberían hacer un proyecto serio para vialidades en bicicleta donde los ciclistas no peligraran de muerte al viajar de norte a sur de la ciudad. Incluso yo me apuntaría a viajar así aunque llegara toda sudada a la escuela, ya me las arreglaría para asearme, pero no, eso de andar en bici aquí es un sueño, es completamente recreativo y sólo los más osados se atreven a andar en las avenidas.

    Ay Gamar! muchos tenemos muchos sueños de ese tipo, pero maldito gobierno de 5ta que tenemos algunos, nuestros sueños no les importa, a ellos los que les importa sólo es hacer dinero.

    Un abrazo desconsolado amigo! :)

    ResponderEliminar
  5. Yo vivì tres años en el Chaco, en una ciudad pequeña, como es Resistencia, y en un barrio alejado.


    T los caballos me rompìan la basura!!!

    (todo juego, tiene contra. Y toda contra, se da)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ahhh, señor!!!!
    Me mató. Me sentí tan mal por lo bien que describió la ciudad.
    Lo envidio por el lugar en donde vive.
    Le mando un gran saludo (con un poco de resentimiento)

    ResponderEliminar
  7. Puedo asegurarte querido Gamar que puedo entender el sueño o la pesadilla pero en mi caso es real me vine a vivir de la gran urbe a un pueblecito rodeado de viñedos y la verdad que es un descanso porque la gente de los pueblos continúan siendo eso, y la inseguridad no es tan grande aunque de tanto en tanto se escape un incidente no es lo habitual..
    Estoy contenta de haber hecho esta decisión....
    Besossssssssssssssss y feliz fin de semana querido amigo

    ResponderEliminar
  8. No es un sueño...es la realidad.

    Tampoco vivir en un pueblo es la felicidad total...pueblo chico infierno grande dicen...y sino mira las noticias q salen de los pueblitos en los diarios, son peor q las de ciudad jajaja

    pensar que yo voy a dejar la ciudad feliz para mudarme a capital...amo esa ciudad pese al caos y al tránsito...es cuestión de como este la vida de uno tambien xq eso repercute en el di a dia y en nuestra paciencia y tolerancia....y en el modo de encarar las cosas...

    aunque el tema de la inseguridad ese si me preocupa pero supongo q andare armada.Ya una vez le tire la camioneta encima a un negro xq se me quiso tirar encima y amenazar...no dude en acelerar y le pise un pie, pero lo hubiera pasado x encima y hubiera sido un accidente como hizo la hiena barrios.

    BESOS

    ResponderEliminar
  9. Es un sueño. Y los sueños son mucho más felices y disfrutados cuando se los ha elegido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. A veces ese sueño se cumple en parte, yo estaba arta de ciudad, de atascos, de todo, me mudé a un pueblo de madrid, con apenas 800 habitantes en veranos... unos 500 más o menos en invierno y ahora estoy contenta en parte. Solo me resta cambiar de trabajo y disfrutar con lo que hago...

    Abrazos...

    ResponderEliminar
  11. Gla, en realidad mi vida no es un sueño, es real.
    La pesadilla es cuando pensaba que aún vivía en la gran cuidad.
    Pero entiendo bien lo de acostumbrarse porque cuando paso más de una semana ahí me doy cuenta al regresar que ando acelerado hasta que de nuevo me tranquilizo.
    Saludos

    Cecy, nada es imposible y aunque parezca irrealizable es cuestión de decidirlo.
    Hay que poner en la balanza las prioridades y pensar a largo plazo lo que uno quiere para su vida.
    Beso.

    Mariela Torres, lo tengo muy claro y ya lo hice. La gran ciudad es para ir de vez en cuando, no para criar hijos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Myriam
    No es imposible vivir ahí, pero cuando uno se da cuenta que puede vivir mucho mejor, no tiene sentido seguir.
    La inercia o el miedo a lo nuevo paralizan a la gran mayoría, pero el que puede alejarse de eso y ver la posibilidad.
    En tu caso, es prioritario terminar tu carrera y cada uno tiene sus trabas, pero cada uno puede elegir como quiere vivir.
    La vida así existe y te aseguro que no exageré en nada.
    Vivo a 600Km de Buenos aires y cada vez que viajo tardo 5 horas o un poco más. Es mucho, pero piensen que en la ciudad uno pierde a veces 3 o 4 horas viajando todos los días.
    En cambio para viajar a un lugar tranquilo los citadinos tienen que viajar y yo solamente salir a caminar.
    Te mando un beso.

    El Gaucho Santillán.
    Pero Resistencia es la capital, no es tan chica.
    Y es cierto, problemas hay en todos lados. Yo tengo que lograr que se muden unas calandrias que me hicieron nido debajo de una teja del porch. Imagínese el stress que me produce.
    Un abrazo.

    Carugo.
    Mire, dudé en publicarlo por eso que usted dice. No quería que se viera como ostentando un bienestar que otros no tienen y censuré bastante del texto para suavizarlo, pero no me salió bien.
    Pero usted puede ir a ver a Rush y yo no puedo viajar para esa fecha. Que lo disfrute.

    ResponderEliminar
  13. lisebe.
    Me alegro mucho por tu decisión.
    Claro que lo imagino y hasta puedo imaginar el paisaje. Por acá no hay viñedos, solamente campos de girasol, trigo, cebada y pasturas.
    Lo único que le falta para ser Mi paraíso es agua. Tenemos solamente un laguito chico y las grandes lagunas están a 60Km, pero es cuestión de salir a pasear los fines de semana y elegir entre sierras y arroyos o planicie y lagunas.
    Un beso.

    Sweet Tiff
    La felicidad total no existe, a no ser que uno sea un tonto o esté enamorado, pero lo segundo dura a lo sumo 3 meses y después vuelve a la realidad.
    Tengo muchos amigos que hicieron el cambio a la inversa de tu caso y están muy felices en la feliz, pero son cuestiones que uno debe decidir pensando en como quiere vivir.
    No todos queremos lo mismo.
    Beso.

    ResponderEliminar
  14. dondelohabredejado, no es un sueño, era una pesadilla. Ya no vivo en esa ciudad y nunca me arrepentí.
    Lo poco que uno pierde lo compensa con lo mucho que gana, principalmente en calidad de vida y en la calidad de la infancia que puede darle a los hijos.
    Otro abrazo.

    Ayshane, muy buena elección.
    Y lo del trabajo es aún más prioritario porque condiciona el estado de ánimo.
    Vas por muy buen camino, felicitaciones y que lo disfrutes.

    ResponderEliminar
  15. Querido amigo, a eso me refería cuando decía que es un sueño cumplido.
    Yo también viví esa pesadilla en esa ciudad que amo muchísimo pero que no volvería a elegir para vivir.
    Otro abrazo más!

    ResponderEliminar
  16. Sepa que la ciudad me encanta (lo citadino), hace unos días nos ofrecieron ir a laburar a un pueblo del interior,... con el nombre de progreso mucho de mí se perderá allí(?)

    Vivo en una ciudad, no tan atestada como la suya, pero la amo. Aire puro al campo! Porque los puebluchos de x acá tienen fábricas y otras cosas y respirás cualquier cosa.

    Me gusta Baires, pero no sé si viviría ahí, para todo se tarda una banda y te queda todo en al loma de ort.., perdone mi francés, pero cada vez que voy paso más tiempo en los colectivos, trenes y subtes q con mis amigos...

    Paraná tiene eso de que no es ni pueblo ni gran ciudad, hay indigentes y vándalos, pero destro de todo la cosa es tranca x acá.

    Traiga a su flia de vacas, hay playas y toda la cosa, q conozcan un río coo la gente (como la gente de Paraná)

    ResponderEliminar
  17. Fue una pesadilla.
    Es un ideal de vida por la que apostaste y te felicito por ello.

    Da bastante claustrofobia pensar en la cantidad de niños que habrá encerrados en bloques de hormigón con el tráfico fluyendo a su alrededor.
    Dichosos los que tienen oportunidad de elegir vida.

    ResponderEliminar
  18. Creo que lo mejor es que te mudes a una provincia.
    Yo viví en Necochea mucho tiempo y es calmo, se duerme siesta, se tarda 10 minutos en llegar al trabajo y la gente se saluda por la calle.
    Ahora que volví, tampoco me quedé en la gran ciudad sino que me vine para el noroeste. Tengo el verde, los pajaritos, el aires puro y el kilombo del centro cuando yo lo deseo a 40 minutos de auto.
    La inseguridad es lo único que queda, pero eso se lo tenemos que agradecer a los gobernantes de mierda que tenemos...

    Baci

    ResponderEliminar
  19. No me parece algo envidiable, ya que cada uno tiene libertad para decidir cambiar si su vida no le gusta. La envidia es algo que no me gusta.
    Me parece sí admirable cumplir los sueños y dejar las que fueron pesadillas. Me parece un buen ejemplo de que se puede si uno quiere y que vale perder algo para tener lo que nos da felicidad.
    Y me parece además, muy sabio valorar el cambio y ser conciente de lo bueno que se tiene.
    Que lo sigas disfrutando mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Ni un sueño ni una pesadilla...es el pasado!
    ( por lo menos la parte de que los chicos anden solos por la calle sin que los padres tengamos miedo, o lo de dejar la puerta sin llave, etc)


    Bueno, pero su lugar de vivienda, allí muy muy lejos se parece bastante a lo que quiere!
    Yo por lo menos me lo imagino así.

    besos!

    ResponderEliminar
  21. A veces, cuando veo en los "informativos" que pasan las imágenes de las avenidas, autopistas, subtes, trenes, y etc. de Cap. Fed. en casa pensamos "¡¡pobre gente!!".

    El lugar donde vivimos es fundamental para mantener cierto equilibrio psico-físico, inevitablemente!!!

    Vivir en un barrio tranquilo aquí en Mar del Plata, es bastante parecido a lo que usté cuenta!

    De todos modos, no nos olvidemos que existen personas que ven todo mal, aunque estén en el paraíso mismo, eh!!!

    Abrazotessssssssssss!!!

    ResponderEliminar
  22. dondelohabredejado.
    Está claro si. Además los dos sabemos donde vive el otro.
    Y lo bueno de las ciudades es que uno puede volver cuando quiera a disfrutar de ellas sin quedar resentidas porque uno las haya abandonado.
    Aprendan
    Beso

    Eleanor Rigby
    Acá no hay fábricas ni industrias, Sólo agricultura, ganadería y todo el movimiento del pueblo.
    Conozco Entre Ríos y pasaba ahí casi todas las vacaciones de mi infancia.
    Pero no Paraná. Le agradezco la invitación y si voy le aviso.
    Le dejo un beso.

    JuanRa Diablo.
    Hace años todas las casas de mi barrio tenían jardines al frente. Algunas con unas rejitas bajas y otras con setos que había que saltar para ir a buscar la pelota que se caía.
    De a poco fue mutando el barrio y hoy todas las casas tienen rejas altas o frentes altos de cemento. Pero tampoco hay pelotas rebotando, porque ya no hay quien juegue en las calles.
    Hoy los padres tienen que mandarlos a una escuela de fútbol si quieren que sus hijos sepan lo que es una pelota.
    Por suerte acá el tiempo se congeló y hay que salir a buscar a los chicos para comer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. NINA
    Conozco Necochea y es lindo.
    También es cierto que hay gente que puede hacerse su paraíso personal en medio de la ciudad. Viviendo en un barrio cerrado donde tienen seguridad privada y están relativamente cerca de la ciudad pero criar hijos ahí, aislados de la heterogeneidad de la sociedad, no se que tan bueno sea.
    El tiempo dirá. por lo pronto, yo elegí vivir en la paz del interior hace ya 17 años o más.
    Beso

    Epístola Gutierrez.
    Me tranquiliza su comentario.
    El que envidie a los que podemos vivir así, que se animen y cambien y si no, que no se lamenten.
    Le mando un beso.

    Mona Loca.
    Es cierto. Como lo mencionaba en un comentario anterior, vivir acá muy lejos se parece a la vida de mi infancia en la gran ciudad. Con la diferencia de tener a la mano las ventajas del progreso.
    Saludos

    La candorosa.
    También es cierto lo que dice que depende de la gente. Pero cuando voy a ver a mis familiares y amistades citadinos y los veo siempre preocupados, siempre quejosos, no puedo evitar pensar, que si vivieran en un lugar más tranquilo tendrían otra cara.
    Un beso para usted.

    ResponderEliminar
  24. Volví para aclarar -por si hiciera falta- que cuando dije en mi comentario anterior "Vivir en un barrio tranquilo aquí en Mar del Plata, es bastante parecido a lo que usté cuenta!" me refería a la parte de su relato en la que vive con mayor tranquilidad y paz, eh!!

    Beso!

    ResponderEliminar
  25. La candorosa
    Queda claro si. Usted no tuvo que elegir porque ya vive en el paraíso. Es más, creo que usted es parte del paraíso.

    ResponderEliminar
  26. muy real su sueño!!
    algunos tenemos la suerte de haber disfrutado de un lugar así. qué fácil nos acostumbramos a lo bueno.
    ahora, estoy en pleno cambio, así que lo dejamos ahí!!

    kissesss

    ResponderEliminar
  27. Hasta no hace mucho, en mi ciudad, no se cerraban las puertas.
    A pesar de que hoy lo hacemos, todavía, a veces, dejo el auto abierto y los niños juegan afuera.
    Todo queda cerca. Se puede ir caminando y si desea hacerlo en auto, olvídese de embotellamientos.
    Depende a qué se dedique, a lo mejor, se puede trasladar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Yo tambien vivo en un ciudad pequeña en la que no hay grandes distancias y se va a pie a la mayoria de lugares. Vengo de una ciudad como Madrid y ahora no me iría nada mas que de visita...ademas estoy al lado del mar. Lo único que tiene de malo es que al ser turística en verano se hace un poco dificil, pero bueno son solo dos meses.¡¡Algo tenia que tener!! jaajaaja.

    Un besito Gamar

    ResponderEliminar
  29. Hace casi diez años vivo en BsAS, después de haber nacido y pasado mis primeros veinte años en una ciudad del interior. Hay días en que, atrapada en el trafico o viajando como ganado en el subte, deseo enormemente largar todo y volver a mi ciudad, criar a mi hijo sin que las torres me tapen el sol y que todo me quede a 10 minutos de caminata. Pero por ahora sigo aca, y me consuelo repitiendo que quizás estoy idealizando la vida en el interior.

    ResponderEliminar
  30. deMónicamente.
    No siempre se puede elegir.
    Mi hermano por ejemplo quisiera mudarse a un lugar tranquilo, pero el trabajo que él hace sólo se puede hacer en una ciudad.
    Saludos y que el cambio sea para bien.

    María.
    El virus de la inseguridad se va expandiendo, pero cerrar o no es lo de menos. Lo más importante es que los chicos puedan jugar con otros chicos y andar solos.
    Disfrutemos mientras se pueda entonces
    Besos

    Gatadeangora.
    Lo mismo me sucede a mi. A la ciudad de vacaciones.
    No tengo mar cerca, pero en 2 horas estoy en la playa, en una en las sierras y lugares para elegir todo alrededor.
    Acá somos unos 6000 todo el año, es muy poco el turismo que viene.
    Besos.

    Maru.
    Bienvenida.
    Historias opuestas las nuestras. Yo viví mis primeros 20 en Bs As y ahora estoy en el interior.
    Saludos

    ResponderEliminar
  31. Qué placer enorme estar contento con el lugar donde se vive.
    Yo soy medio gitana, así que no me siento muy de ningún lado, pero dados los años que vivo en Baires, ya puedo reclamar mi porteñitud, pero no.
    Me gusta ser "del Interior", porque recuerdo perfectamente las subidas a los árboles, para treparme en una rama y sentarme a comer mandarinas.

    De todas formas, no me gustan las medias tintas. Pueblo chico no me he sentido cómoda. Prefiero la gran ciudad o el campo campo. Ahora, toca la ciudad. Y me gusta. Me fascina Buenos Aires, sus avenidas, sus luces, sus ofertas de todo.
    Me gusta la opción de poder disfrutar muchas cosas, si quisiera.

    Por ahora estoy tan feliz de vivir acá, como ud de vivir allí.

    :)

    ResponderEliminar
  32. Jazmin.
    Es así, aunque llevo casi 18 años en el campo, sigo siendo "El porteño"
    Acá si nos juntamos en un asado y cualquiera manotea una guitarra toca una zamba, pero si me la dan a mi sale un blues o algo de rock argento. La mayoría se siente cómodo en Bombacha y alpargatas pero yo siempre jean y zapatillas. Es imposible camuflarme.
    Lo importante es sentirse bien donde uno está, sea donde sea.
    Me alegro que esté donde es feliz. Beso

    ResponderEliminar
  33. Muy buena entrada. Excelente blog. Desde ya te sigo. JR.

    ResponderEliminar
  34. Yo vivo en San Isidro. A 40 minutos de la ciudad por tren. Hay bicis cines teatros río mucho sol mucho verde nos conocemos bastante todos (vos no sos la hija de Marta que iba al Nacional conmigo a tercera tercera turno tarde?) Y a veces en el río veo la ciudad allá lejos... como una gran sartén en la que se fríen hasta los sueños. un abrao y vengase. aqui esta lleno de lugar, fijese

    ResponderEliminar
  35. La ciudad se pone verdaderamente antipática a veces. Cada vez más, digamos la verdad. Yo tengo las mismas fantasías, debe de ser lindo vivir en un pueblo, en una ciudad pequeña. Habrá que pensar en emigar!

    ResponderEliminar
  36. JRafhael, Bienvenido a este rejunte de palabras simples.
    Gracias y te mando un saludo.

    PABLO FRANKO
    La belleza de San Isidro, San Fernando y lo que sea cerca del río es espectacular. Mi viejo tiene un barquito en El Tigre y vamos seguido siempre que se puede.
    El día que escribí esto estaba muy enojado con la ciudad, pero no siempre soy así. Aunque vivir ahí no quiero, prefiero ir de vez en cuando a pasear.
    Un abrazo señor.

    Estrella.
    Claro que es lindo, pero la paz total no es para todos. O tal vez no para cualquier etapa de la vida.
    Saludos

    ResponderEliminar
  37. somos dos, buena crónica... y eso que yo viajo en tren. a propósito gracias por subirse a ese vagón.

    ResponderEliminar
  38. Gamar , creo que su Realidad , es un Bello Sueño para muchos de Nosotros , yo tengo la suerte de tener a mi Madre en un sitio asì , por lo tanto algunas veces ,o sea es un poquito mìo,y..de tanto en tanto, oigo al levantarme el canto de los pàjaros , tomo mate bajo la sombra de un bello àrbol , riego el cèsped y veo abrir las flores.
    Saludingui
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  39. habra que trabajar y luchar para lograr la realidad en la que queres vivir.
    besos

    ResponderEliminar
  40. S A L, bienvenido.
    Saltando de un blog a otro llegue a tu tren y la historia del Taunus me gustó mucho.
    Gracias y saludos

    Cris, muchos se aburrirían en mi vida también. Pero a mi me gusta la paz.
    Me alegro que tambien puedas disfrutar de la naturaleza en persona.
    Saludos

    A.R.N, no, trabajar no es para mi.
    Besos

    ResponderEliminar
  41. Como si lo hubiera escrito yo...
    Casi no viajo en colectivo, es la única ventaja que tengo porque mi trabajo queda a 4 cuadras de mi casa.

    Pero es cierto que la Gran Ciudad es una pesadilla. A veces lo envidio y relaciono su imagen con los pajaritos y el sol.

    ¡Disfrute hombre, usted que puede!

    ResponderEliminar
  42. Yo también me fugué de la gran ciudad. Yo me vine al sur siguiendo a un hombre - cosas que hacemos las mujeres - y si bien extraño a mi familia no me arrepiento. Ir de visita a Buenos Aires me agota, me asusta, me altera. Y eso que estoy en una ciudad también. Pero LA gran ciudad es la gran ciudad y no hay con qué darle.
    Acá en Neuquén el tiempo todavía corre un poco mas despacio, y pese a que hay problemas, todavía todo está cerca y se puede ver el horizonte a la distancia... Pena que no sé cuanto nos va a durar, hay un boom de edificios que de a poco me está sacando de quicio. Están construyendo uno al lado de mi casa y a veces me sale la rusa de adentro y lo único que pienso es en tirarles una molotov...
    Pero no me haga caso, me alegro que haya encontrado su lugar al sol, sr Gamar. No mucha gente lo logra. :)

    ResponderEliminar
  43. Baires es una ciudad que de sólo pensarla me hace sentir pequeñita pequeñita ... creo que no podría vivir ahí , pero por las dudas nunca digo nunca (!)

    de todas maneras Rosario tiene muchos de los vicios de la metrópoli , quizás con la diferencia de que el ritmo no es tan acelerado y la vida de pueblo a veces se da en los barrios ... y si la inseguridad sigue siendo un fantasma y las cosas están lejos y te comés una hora de colectivo para ir a visitar a tu mejor amiga , podría ser peor

    no es perfecto pero me gusta :) y eso es lo importante , no renegar tanto con lo que nos tocó , y si renegamos mucho poder buscar el modo de hacer las maletas y salir del lugar (físico o emocional) que nos molesta


    me alegra que viva en su lugar de ensueños caballero :)

    besoooo grande !!

    ResponderEliminar
  44. Fabiana
    ES que nos parecemos bastante.
    ¿Así que a mi me relaciona con pajaritos?
    ¿No pensará que soy un pajarón?
    Curiosamente, es este momento estoy en su gran ciudad.
    Estaremos cerca?
    Besos

    Guada GN
    Y yo siguiendo a una mujer.
    Aunque en realidad me hubiese ido a cualquier otro lado. Desde chico siempre dije que me iría a vivir a Córdoba, porque es el ejemplo de paraíso en la tierra para mi. Estoy cerca.
    Besos y espero que el edificio no le tape el sol.

    mai
    Rosario no se queda muy atrás.
    Es hermosa también, pero es Gran también.
    Hay que disfrutar del lugar donde uno está cómodo y por lo visto es "tu" lugar.
    Besos también.

    ResponderEliminar
  45. cada loco con su tema.
    yo soy de Gualeguay, pero a mi con Buenos Aires me une el amor y el espanto. me gusta y la quiero!
    pero, claro... trabajo de lo que me gusta, ando sin correr, no tengo auto, ni hijos chicos, vivo a 15 minutos de mi laburo...y el aire puro me ahoga y me cansa. un asqueroso bicho urbano, soy.
    y además, tengo un balcon que da a un privilegiado pulmon de manzana, donde los gorriones hacen un escándalo y a la tardecita vienen las calandrias al ficus de aca a tres metros.
    asique ni le envidio las calandrias!
    pero esa soy yo.
    casi toda la otra gente tiene cara de pesadilla, sí.
    y la indigencia..., eso si que me duele y me enrabia, cada día, por suerte y desgracia.

    le dejo un saludo, Gamar!

    ResponderEliminar
  46. Madre Mia que pesadilla!!!Yo tambien hice el cambio y mis niños juegan en la calle,en el patio de nuestra casa y en la playa.Al principio teniamos que ir en coche a la ciudad(no habia transporte publico que coincidiera con nuestro horario)pero a los seis años conseguimos trabajo en el mismo pueblo y la verdad que es una delicia.

    Un beso

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...