domingo, 21 de marzo de 2010

El amigo salvador

La puerta de madera muy bien lustrada tiene en cartel que dice "Encargado de personal".
El pasillo es largo, impecablemente limpio, muy iluminado con casi todas las puertas cerradas.
Ignacio llega como todos los días antes de las siete de la mañana, abre la imponente puerta de su oficina y en su interior todo es gris. Tiene una ventana frente a su escritorio que deja ver un paredón húmedo, porque da al pozo del edificio y jamás lo calienta el sol.
Junto al escritorio abarrotado de papeles, en una maceta de cerámica muy elegante, lucha contra la gravedad, la última hoja de un potus.
Es una empresa muy grande y tiene fe en lograr un puesto mayor con una oficina mejor ubicada.
Es el primero en llegar y como es el encargado de controlar el presentismo, es el último en salir para revisar las tarjetas con el horario de entrada y salida de cada uno.
Por alguna razón su matrimonio de deshizo sin que él pudiese darse cuenta. El golpe fue tremendo porque para él todo estaba bien, recientemente nombrado encargado y aunque eso implicaba estar menos en su casa, el sueldo era mejor.
Su vida social se resumía al intercambio de tres palabras con el delivery de comida de la rotisería.
Vista desde fuera, su vida tiene dos caras. Para el ocasional interlocutor es una persona muy culta, con un puesto respetable , muy buena apariencia y que seguramente un sueldo jugoso le hace la vida más fácil.
Para los íntimos es un pobre diablo. Todos piensan que merece más de lo que tiene, pero que no sabe manejar su vida.
Para él mismo su vida es un calvario. No puede aceptar que la vida lo fuese llevando hacia ese callejón sin salida donde está en este momento.
Siempre se creyó una persona con suerte, a la que todo se le daba, pero parece haber llegado un día en el que la diosa de la Fortuna decidió comenzar a cobrar sus favores sin ninguna piedad.
Para su trabajo es muy eficiente. No recuerda haber necesitado nunca una llamada de atención de sus superiores y sus compañeros lo tratan con respeto y parecen tenerle simpatía.
Pero él es tan distante, tan formal que se aisla sin darse cuenta y nadie se le acerca lo suficiente como para entablar una amistad.
Llegaba la hora de salida de un viernes y comenzaba a ordenar algunos de los papeles sobre su escritorio.
Lo sorprendió la puerta abriéndose de golpe. 
-Robiglio, ya son las seis, deje eso y váyase que no le vamos a pagar horas extras. -Le dijo su jefe con esa sonrisa mecánica en su cara.
-Si Fernandez, estaba ordenando para salir. Ya que está acá quisiera decirle que los resultados...
-Espere, espere. El lunes me informa lo que quiera. Ahora me voy, y quiero llevarme la cabeza vacía, ¿me entiende?
-Si está bien-dijo Ignacio algo avergonzado.
-Y usted haga lo mismo hombre, que esto no es la vida. La vida es lo que está afuera y eso tiene que ocupar su cabeza después de las cinco de la tarde.
Nos vemos el lunes.
-Tiene razón -contestó Ignacio- hasta el lunes.
Cerró con llave su cajón, dejó los papeles como estaban y se paró rumbo a la puerta. Estaba por tomar el picaporte y su mano se frenó. Volvió sobre sus pasos, tomó una botella de agua por la mitad que estaba entre los papeles del escritorio y le echó un poco al potus.
Saliendo del edificio decidió no tomar un taxi y caminar por la avenida.
Al pasar por una casa de instrumentos musicales se detuvo. Siempre quiso aprender música, pero la vida se fue pasando, lo fue pisando.
-¿Y por qué no?- se dijo en voz baja.
Entró y fue donde las guitarras se mostraban con toda su belleza sobre una alfombra roja y bajo el brillo de las luces puntuales.
-Una obra de arte ¿no?- le dijo una persona parada a su lado.
-Si, la verdad es que si- le contestó sin extrañarle que alguien le hablara habiendo salido de la nada.
-Al principio decían que Gibson estaba loco porque era muy excéntrico y mirá lo que logró.
-Si, aunque pasen los años, todos queremos una "Les Paul"
-Por mi parte seguiré soñando- dijo sonriendo el extraño- cuesta una fortuna y mi vieja casera suena bien igual.
-¿Vós te hiciste una guitarra?- le preguntó interesado Ignacio.
-Si, hice varias, algunas las vendí.
En ese momento los interrumpió el vendedor.
-¿Los puedo ayudar en algo?
-Si- dijo el extraño- mi amigo quiere probar la "Custom".
-Como no, pasen por acá- dijo el vendedor mientras los guiaba hasta una pequeña sala acustizada.
-Javier- dijo el extraño ofreciéndole la mano derecha mientras caminaban detrás del vendedor.
-Ignacio- contestó dando un fuerte apretón de manos.
-Bien, elijan el amplificador y pónganse cómodos- les dijo el vendedor.
-El valvular, obviamente- dijo Javier sonriendo mientras tomaba los cables y los conectaba como si todo eso fuese suyo.
-Por supuesto, una guitarra de este nivel...- dijo el vendedor.
Ignacio miraba la escena y se sentía cómodo, extrañamente, porque hacer amigos no era su fuerte y solía espantar a la gente con su timidez enfermiza disfrazada de distancia formal.
El extraño comenzó a tocar y a Ignacio se le erizaron todos los pelos del cuerpo. Tocaba suave, prolijo y sin virtuosismos, pero sin defectos al oído.
-Que maravilla- dijo Javier sin poder borrarse de la cara la sonrisa- cualquiera toca bien con esto.
Se descolgó la guitarra y se la dió a Ignacio.
-Tomá, sentila.
-No, pero yo no se tocar, después de escucharte no puedo ni intentarlo.-dijo Ignacio totalmente sonrojado.
-Dale, dale que esta belleza toca sola.
Ignacio subió el volumen levemente y comenzó a hacer sonar torpemente el instrumento.
-Que hermosura. ¿Cuánto cuesta?- le preguntó al vendedor.
-Ese modelo cuesta u$s 16.000, es el Custom, pero hay otros modelos mucho más económicos de la marca, con la misma calidad de sonido...
Siguieron probando guitarras, consultando precios y formas de pago durante más de una hora sin que Ignacio se diera cuenta del tiempo que había pasado.
-Uy, la hora que se hizo- dijo sorprendido Ignacio- tengo que irme, pero mañana a la mañana vuelvo y me decido cual comprar.
Se dio vuelta, le dio la mano a Javier y le dijo:
-Un gusto conocerte, si vivís cerca nos vemos otro día, yo trabajo acá a una cuadra.
-Igualmente, yo vivo a un par de cuadras, te dejo mi tarjeta y llamame así nos tomamos un café y si te interesa te doy una clase de viola.
-Buenísimo. Mirá, ahora estoy muy apurado, pero mañana vengo al local a ver si me decido a comprar una guitarra y nos ponemos en contacto.

Continuará

Muchas veces me sucede que comienzo a escribir con una idea y mientras escribo la trama se va para otro lado.
Éste es uno de esos casos y en lugar de decidirme por uno, desde acá la historia tendrá varios finales.

31 comentarios:

  1. Está escrito directamente sobre el blog, sin corregir y sin releer, por lo que se aceptan todo tipo de sugerencias, correcciones y donaciones.

    ResponderEliminar
  2. Me hizo acordar al personaje ese de la propaganda en que dos canarios desde una jaula decían "pobrecito, todo el día ahí encerrado".

    El flaco no se da cuenta que la pida no lo está pisando, simplemente lo pasó de largo, lo bueno es que es tan confianzuda que se tira por ahí a tomar algo y le da la chance a uno de alcanzarla.

    ResponderEliminar
  3. A mí me hizo acordar al tipo que ganó el último Talento Argentino.
    Laburaba de cualquier cosa y tocaba la guitarra como los dioses.

    Suele pasar eso de estar tan metido en uno mismo y en las obligaciones que nos olvidamos del "mundo exterior".

    Me gusta el relato. Quizás nos ayude a abrir un poco los ojos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me gustó el relato y no le encuentro nada para corregir ( y eso que busqué, eh!! no, mentira)

    Me gusta cuando la vida te da revancha, y me gusta que sea lo suficientemente valiente para recoger el guante.
    A esta altura...qué tiene para perder?
    beso

    ResponderEliminar
  5. Me encantó encontrarme con que este personaje aparentemente destinado a una vida que no es vida... tiene la buena actitud de entrar en una casa de música, de acercarse a su sueño.
    Y también me encantó este amigo que aparece, como una señal de que se puede, de que siempre se está a tiempo de cambiar...
    Espero ansiosa los distintos finales, eh.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Así que te gusta ponerte a cocinar sin idea fija, e ir probando con los ingredientes conforme los encuentras, ¿no?

    Bueno, la primera cucharada es sabrosa, como siempre. Atento no se te queme el guiso!

    ResponderEliminar
  7. La música funciona muy bien como puente entre las personas. Alguna vez me ha pasado de encontrar a alguien con quien a los 5 minutos me sentí tan cómoda como si la conociera de años; y casualmente la música estaba de por medio, asi que no me sorprende esta amistad repentina.
    Que bueno lo de los finales varios, espero a ver como sigue entonces
    saludos

    ResponderEliminar
  8. Quizás si se hubiera atrevido a vivir sus sueños antes, su vida no hubiera sido tan gris, hasta podría haberle puesto entusiasmo a un matrimonio que podría haberse salvado... quién sabe... con una cuota de alegría... Imposible que un trabajo nos satisfaga o una relación nos complemente si no nos esmeramos en ser felices con las pequeñas cosas de la vida que nos hacen bien...más vale tarde que nunca...

    ResponderEliminar
  9. de qué correcciones estás hablando ?! caballero , mientras leía ni sospeché que esto estaba escrito sobre blogger , sin releer ni corregir ...


    La vida es lo que está afuera y eso tiene que ocupar su cabeza después de las cinco de la tarde ... un cachetazo !! a veces la vida nos arrastra con tanta fuerza que ni cuenta nos damos de todo lo que estamos perdiendo ... bueno es encontrarse con algo que nos ayude a abrir los ojos !! yo lo encontré hace tiempo , pero a veces se me olvida , es tan fácil volver a caer en los errores y las costumbres de antes ... por suerte de pronto uno abre un blog y se encuentra con esto y se da cuenta que la corriente nos está arrastrando de nuevo y hay que volver a ponerse en movimiento ..


    beso Gamar !!

    ResponderEliminar
  10. Solo espero que se decida a tomar clases de guitarra!!, además de que el potus vuelva a la vida con todo su esplendor ¡¡Ignacio se lo merece!!

    Oiga, antes de empezar a probar la "Custom" ¿no la afinaron?...

    Y recuerde: no nos haga esperar mucho, eh!!!

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  11. Nick, buen punto ese de la vida dejándote alcanzarla.
    Ver que te va dejando atrás es una cosa, pero cuando ya no vez ni el último vagón cuesta intentar alcanzarla.
    Un abrazo.

    Fabiana, creo que solo puedo hacerle abrir los ojos a alguien si le piso un pie.
    Gracias y besos.

    Mona Loca, es cierto que dé revancha pero ser valiente, no se. Yo creo que ver la oportunidad es la cuestión. A veces solos no lo vemos.
    Beso mujé

    dondelohabredejado, yo también espero ansioso los finales. Esta noche voy a urgar a ver que hay.
    Un abrazo Marina.

    JuanRa Diablo, si, es buena la analogía y no hay riesgo de quemaduras, como ven, trabajo a mínimo.

    Any, si es muy cierto lo de la música y creo que puede deberse a que pone en marcha zonas del cerebro poco usadas en conjunto que nos pone en situaciones impensadas.
    Beso y gracias.

    Gla ¿usted cree que es cuestión de atreverse o no? No creo en el destino pero tampoco que todo sea tema de elecciones. Creo que las oportunidades nos van llevando, pero es mi forma de ver.
    A ver si cambia ese ánimo que hasta los comentarios salen medio grises.
    Un abrazo.

    mai, en realidad pasé todo por 3 o 4 correctores para mandarme la parte.
    La corriente nos lleva si y cualquier cachetazo es bueno en este sentido, porque nos hay "bises" bió?
    Beso también.

    La candorosa, no, en esos lugares los instrumentos para probar ya están afinados y siempre suenan mejor que cualquiera propio obviamente.
    En una oportunidad fui a comprar una consolita de efectos y el vendedor me dio una Gibson Casino para probarla. Demás está decirle que nunca logré que otra guitarra sonara así con esa consolita.
    Me acuerdo y se me cae la baba, pero debe ser la edad.
    Beso sin efectos.

    ResponderEliminar
  12. Prometo volver a pasar cuando pase la tormenta, mientras tanto lo dejo descansar de mí...Un beso...

    ResponderEliminar
  13. A ver cómo sigue...
    Yo soy la menos indicada para decir si algo necesita corrección o no!
    Simplemente hasta donde leí, me gusta. Quiero saber cómo sigue.
    Asíq ue esperaré sentada la segunda parte.

    Saluti

    ResponderEliminar
  14. Robiglio!!! Con ese nombre no me sorprende que sea tímido!

    Besoos

    PD: Después podremos elegir el mejor final?

    ResponderEliminar
  15. Ahhh, no me deje con sin saber el final.
    Justo a mí, que me encantan las historias de músicos, me viene a hacer esto?
    Y hay que tener $ 16.000.- para comprar esa belleza.
    A mi hijo le compré una negra hecha por un luthier que es divina...
    Y usted? Toca algún instrumento?

    ResponderEliminar
  16. Oh no! No me deje así, sin contarme el desenlace...Porque en este caso, Ud. es el dueño de la felicidad de este hombre. Contemple la posibilidad de revolear el tablero porque sino lo único que hará será comprar la guitarra y mirarla de vez en cuando pero no tocarla.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Gla, no se preocupe, después paso a molestarla un poco a ver si le saco el carpintero de la cabeza.

    NINA, siéntese nomás que ya sale con fritas alguno de los finales. Aunque quiero confesarle, que el final que más me entusiasma, necesita de imagen para resolverse y no sé como hacerlo con palabras.
    Bacci ¿era así?

    Stella, no, no diga eso que es el apellido de mi cuñada y nos debe estar mirando detrás del potus.
    Después eligen el mejor final y la reencribo bien para ese desenlace.
    Besos

    Carugo, y bueno, esto es así, como no me decidía a postear nada por no tener terminada ninguna historia, publico esta a medias y me pongo presión para terminarla de alguna manera.
    Mire, yo soy un defensor a rajatabla de los luthiers y siempre digo que es preferible una buena guitarra artesanal que pagar solo por marca, pero una Gibson es una Gibson vió?
    Yo maltrato bajo y guitarra por igual sin acertarle a ninguno de los dos.

    Winter, me gusta la presión, pero no me haga responsable de la felicidad del tipo. Mire que lo hago linyera y que se arregle.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. El drama del protagonista no es tanto cómo lo ven los demás, sino cómo se ve a sí mismo:


    "Para él mismo su vida es un calvario. No puede aceptar que la vida lo fuese llevando hacia ese callejón sin salida donde está en este momento."

    Espero que algún "salvador" le eche una mano...

    Un abrazo y bienvenido

    ResponderEliminar
  19. No yo no hago crítica, pero me gusta, y eso de varios finales o finales abiertos suena interesante, espero la continuación. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  20. Nada que corregir por lo menos de mi parte, usted debera hacerse cargo de sus tipeos. Le dejo un saludo y espero lo que sigue, of course

    ResponderEliminar
  21. Invariablemente es una buena historia, no me voy a poner a analizar a los personajes, he decidido que voy a disfrutar lo que escribas...
    Besos... muchos, será que me los acepte y que sean correspondidos?

    ResponderEliminar
  22. Luis Antonio, claro que si, el problema es como se siente uno, mejor dicho, el protagonista de este caso.
    Un abrazo.

    tia elsa, que guste es lo único importante y si es así, lo sigo.
    Besos

    Laura, Con el tipeo delato mi apuro irremediablemente. En este caso me senté sin apuro.
    Saludos

    DeepBlueSky, muy buena decisión, disfrute, solo relájese y disfrute. El cuento y los besos.

    ResponderEliminar
  23. Me interesa esta historia. Encuentro tan atractivo el hecho de que la vida esté llena de sorpresas, de situaciones inesperadas, de encuentros y desencuentros. La realidad es como tu relato... a veces se presenta de una manera y luego va tomando otros rumbos.
    Veremos que sucede.
    Saludos.

    Muchas Gracias Total

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Mira que escribes de manera tan natural que si me dijeras que es algo que le pasó a un amigo te lo creería. Particularmente me encanta el "acento" argentino que tienen los personajes al hablar además de que la historia es tan natural que uno se la cree.

    Ya nos hacía falta leer algo nuevo en este sitio, ojalá que nos compartas la continuación de la historia en breve tiempo.

    Siempre es un gusto saludarte y pasar a ver que novedades hay en tu blog.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. che, donde se consiguen jefes como el de ignacio? yo quiero uno!

    ResponderEliminar
  27. bue, no se le pude negar la sinceridad, sin corregir y sin saber para qué lado irá esta historia...qué le puedo decir más que me siento a esperar que siga con la otra parte

    ResponderEliminar
  28. Me gusta... y me gusta pensar que a pesar de todo lo perdido queda mucho por vivir.

    ResponderEliminar
  29. Clara, bienvenida y me alegro que te parezca interesante.
    Si hubuise releído y retocado el texto seguramente se parecería menos a una posible realidad.
    Veamos juntos como sigue.
    Un beso.

    Myriam, si hay algo que me costó muchísimo es darle el acento porteño.
    Pero es cierto que esta vez no busqué evitarlo como en otros relatos.
    Besos y gracias por pasar.


    zeithgeist, yo soy así, pero parece que no es muy común.
    En todo caso puede ser ese el causante de mis fracasos comerciales.
    Un saludos

    laura, así me gusta. Quédese ahí sentadita que ya viene y al final evaluamos el resultado
    Beso.

    Soledad, siempre hay que pensar que queda mucho por vivir, aunque a la vuelta de la esquina nos espere el de la hoz.

    ResponderEliminar
  30. Buen comienzo. Me gustó la descripción psicológica de Ignacio.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...