sábado, 27 de marzo de 2010

El amigo salvador - FInal I




Lo de estar apurado era sólo por decir algo, porque no tenía nada planeado.
El viaje de regreso lo encontró en un estado que parecía no vivir desde hacía cien años.
Era euforia, excitación, ganas de hacer. 
Era alegría.
Entró al departamento y antes de dar dos pasos ya estaba pensando en cambiar las cosas de lugar.
Fue tirando la ropa mientras se desvestía camino a la ducha y entró a bañarse ya desnudo al baño.
Mientras se bañaba notó que su corazón latía. Nunca lo había notado.
Suena el timbre del departamento. Lo escuchó pero lo dejó pasar. Vuelve a sonar y fastidiado se enjuaga rápidamente y decide atender.
Salío del baño con una toalla, cosa que nunca hubiese hecho, normalmente se hubiese puesto un pantalón y una remera.
-Buenas noches- dijo la vecina más odiosa del edificio, que justamente era la presidenta del consorcio- quería avisarle que mañana a la mañana hay reunión para tratar lo del vecino molesto del quinto.
-Mire doña, mañana no puedo ir porque estoy muy ocupado y además a mí el del quinto no me molesta.
-Pero usted sabe que las reuniones de consorcio son muy importantes y obligatorias- le respondió la vecina con cara de ofendida por haberle dicho doña, aunque no por eso dejaba de mirar sobre su hombro para curiosear dentro del departamento de Ignacio.
Mire, no puedo, hagan lo que les parezca y no, no hay nadie conmigo en el departamento. Que tenga buenas noches-y le cerró la puerta en la cara, cosa que hubiese querido hacer cientos de veces.
Miró el piso y el charco de agua era bastante grande. Pero no le importó.
Se vistió sin poder dejar de pensar en lo bien que se sentía, hacer lo que tenía ganas sin reprimirse.
No pudo evitar pensar en el tiempo perdido, y cómo no se dio cuenta antes que estaba dejando pasar la vida.
Pasó la noche casi sin dormir porque su cabeza parecía no poder parar. Igualmente se levantó de muy buen humor.
Mientras desayunaba tomó la tarjeta de Javier y dudaba si llamarlo o no. Tal vez sería demasiado temprano, tal vez estaría acompañado y no quería parecer cargoso.
-¿Qué puede pasar?- se dijo hablándole a la tarjeta- a lo sumo me cuelga.
Tomó el teléfono y marcó. Mientras sonaba miraba la hora en el reloj de la cocina. Eran las 10 de la mañana. 
-Hola.
-Hola ¿Javier?
-Si ¿Quién habla?
-¿Te acordás ayer en la casa de música?
-¿Cómo estás pibe? Claro que me acuerdo ¿Te decidiste por la viola?
-No, qué sé yo, tal vez me tendrías que ayudar en eso. Yo me dejo llevar por la forma y tal vez no sea la ideal, no se.
-No hay drama, cuando quieras. Estoy a un paso y estar entre instrumentos siempre me pone de bue humor.
-Yo pensaba ir ahora. ¿En serio no te molesto?
-Dale, pero si es ahora vamos primero a un bar así desayuno algo.
-¿En 10 minutos en el bar frente a la casa de música?-dijo Ignacio fracasando en su intento de no parecer ansioso.
-Listo, ya me visto y salgo.
Ignacio llegó al bar, miró a todas las mesas y no lo reconoció. Se sentó en una cerca de la ventana y mientras esperaba, dibujaba sobre una servilleta la nueva disposición de muebles de su departamento.
-Flaco- le dijo una voz detrás suyo sorprendiéndolo- ¿ya pediste?
-Hola, no, no pedí nada, recién llego.
-¡Mozo!- dijo Javier en voz alta- Un café con leche y 2 medialunas para mí.
El mozo asintió con la cabeza. Ignacio hubiese esperado a que el moso lo mirara para pedirle algo, o se acercara a su mesa.
-Disculpame si te desperté y que te moleste para esto, tal vez tenías cosas para hacer- dijo Ignacio
-No hay problema flaco.¿cómo era tu nombre?
-Ignacio.
-Ah, si, disculpame pero soy terrible para los nombres. Está todo bien, en algún momento me tenía que levantar. Y la verdad es que planes no tenía. Casi nunca tengo demasiados planes, la vida va corriendo.
-Es una forma de ver la vida muy particular- dijo Ignacio mientras tachaba el dibujo sobre la servilleta.- Yo tengo planeado casi todo. Es que el trabajo te obliga a ordenarte y las obligaciones se van apoderando de tu tiempo sin que te des cuenta.
-Eso no es vida flaco. ¿O sea que si un día te levantás con una idea en la cabeza de hacer algo genial, tenes que dejar todo por cumplir con tus obligaciones?
-Y si, al menos posponerla para cuando tengas tiempo. Creo que a la mayoría le pasa así.
-Que se yo, vivir así no podría.
-Che ¿vos a que te dedicás? -le preguntó Ignacio interesado en conocer más de la vida tan diferente que parecía vivir Javier -Porque algo harás para vivir, o sea que obligaciones tenés supongo.
-Yo hago cosas para vivir, por supuesto, pero sólo lo que me divierte o me llena. Nunca haría un trabajo que no me guste. Doy clases de música en casa y en un club. Y cuando sale algo para tocar con algunos amigos me prendo.
Dentro de 15 días voy a ir a Mar Del Plata, una ciudad candorosa, a tocar con la banda de mi ex cuñado, que los contrataron en un parador por el fin de semana largo.
-Ojalá yo pudiera hacer esa vida
-¿Y que te lo impide?-dijo Javier levantando los hombros.
-Todo-dijo tajante Ignacio como sin entender la pregunta de Javier- el trabajo es algo que no se puede dejar de un día para el otro. No cualquiera consigue un buen puesto. A mi me costó años llegar donde estoy en la empresa.
-Te gusta el trabajo que hacés?
-Si, qué sé yo, es un buen trabajo, buen sueldo, es algo seguro.
-No pregunto si ganas buen sueldo, digo si te gusta. ¿te levantás con ganas de ir? O preferirías quedarte en tu casa haciendo otra cosa.
-A todos nos pasa que hay días que no tenes ganas de ir, pero hay que ir. Es la vida.
-¿Eso es la vida para vos?
-Mirá, no conozco otra. El departamento que tengo se lleva una buena parte del sueldo, tengo créditos y cosas que pagar. Sin ese trabajo, no podría pagar las deudas.
-¿Y sos feliz viviendo así? No me contestes. Te entiendo, aunque no justifico vivir de esa manera, veo que el sistema hace eso, reproduce gente con la misma forma de vida, haciendo lo que cree que debe hacer como única salida.
Yo planteo mi vida de una manera diferente. Pienso si lo que hago deja huella, si aporta algo mi vida. Pienso si desapareciera mañana ¿se notaría?
En el club no me pagan. Enseño música a los pibes que quieren aprender o que los ves sin rumbo y me gusta pensar que si yo no los incentivara, tal vez nunca  se acercarían a la música.
Ignacio se quedó mudo, pensando.
-La verdad, si yo mañana desaparezco, en mi puesto ponen a otro. Y creo que nadie me extrañaría mucho.-dijo mientras hacía un bollo con la servilleta dibujada.
-Mirá pibe, nunca es tarde para comenzar a hacer la vida que querés vivir. Eso de que no tenes salida, está en tu cabeza ¿Para que querés vivir en ese departamento del centro? ¿Para vivir cerca de ese trabajo que te permite vivir en el centro? Escuchate. 
¿Vas a ir a comprar esa guitarra?
Ignacio quedó otra vez pensativo, con la mirada perdida sin decir nada. Hasta que reaccionó.
-Si, mejor vamos.
Y salieron del bar, sin que extrañara que nunca hubiese llegado el café con leche y medialunas.
Caminaron en silencio con rumbo a cruzar la gran avenida que separaba la casa de música del bar.
Cuando llegaron a la vereda del local Ignacio se detuvo inesperadamente. Quedó congelado mirando la vidriera.
Detrás del vidrio todos los instrumentos prolijamente exhibidos, pero en el reflejo del vidrio Ignacio estaba solo.
Giró la cabeza hacia donde debería estar el extraño que lo hizo ver hacia adentro, siguió girando hasta completar el giro y no había nadie.

39 comentarios:

  1. SU BLI ME !!!! EXCELENTE!!! GENIAL!!!!
    La verdad es que no sé si una vida cambia tan rápidamente, pero me gusta pensar que sí.
    Y además, en el relato, encuentro toda una postura filosófica que me hace aplaudir de pie!!
    Todos deberíamos pensar en estas cosas, pensar y re pensar... porque a veces, sin estar metidos en el sistema y haciendo "vidas distintas" también caemos en la monotonía y el cumplimiento del deber, olvidándonos de ser felices.
    El final, una joyita!!!
    Y lo de la ciudad candorosa, me mató!!!!
    Felicitaciones, cada día escribís mejor!!!!
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con el comentario anterior. Suerte.

    ResponderEliminar
  3. "Pienso si lo que hago deja huella, si aporta algo mi vida. Pienso si desapareciera mañana ¿se notaría?"
    Yo me lo planteo todos los días...¿Y usted?
    A veces creo que sí se notaría, otras que no y en otras ocasiones ni siquiera me preocupa. Tal vez, como su protagonista sólo esté pensando en "hacerme con esa guitarra" que me haga feliz....y que la vida vaya decidiendo el resto. Después de todo también la vida está hecha de obligaciones, lo que rotundamente podemos hacer es DECIDIR cómo tomarlas, cómo llevarlas adelante aunque no podamos cambiarlas....
    Y eso de darse vuelta y estar solo... ¿A quién no le pasa,no?
    Nacimos solos y moriremos solos...quién dijo que hay que estar acompañado para tomar decisiones......
    Muy interesante como siempre, espero que el Final II no se haga esperar...

    ResponderEliminar
  4. dondelohabredejado, gracias, pero ¿para tanto?
    Un poco menos efusiva y me lo creía mire.
    Y está en todos los detalles.
    Gracias y besos.

    Basurero Usurero, bienvenido. Los coincididores me caen bien, cuando coinciden conmigo especialmente.

    Gla, recién posteo y ya me está poniendo presión para el siguiente.
    Usted es insaciable.
    gracias.

    ResponderEliminar
  5. Dije que no iba a analizar nada, que simplemente lo iba a disfrutar... y eso hice, me encantó el final I y espero el siguiente, a ver que giro le da a la historia.
    Besos. con todas sus letras.

    ResponderEliminar
  6. Donde quiera que te encuentres el saludo lo he recibido, enviandolo con la gracia suficiente...

    Ignacios hay muchos por el mundo y muy infelices, pero el al menos habla con con su interior e intentará cambiarlo...

    Te envío un abrazo con aires Madrileños.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  7. Muy buen primer final, el segundo la va a tener difícil.

    Al final el tipo desapareció y dejó una huella y parece que le aportó algo a la vida de Ignacio, cumplió su objetivo :)

    ResponderEliminar
  8. Lindo final, misterioso, no me lo esperaba.
    Hubo guiño a la Cando por ahi? jajajaj!
    Espero el otro final a ver que otra vuelta de tuerca le da =)
    saludos

    ResponderEliminar
  9. Pucha, se me fue el mensaje antes de terminar!
    Decía que me encantó, no me lo imaginé asi!

    Y recien me doy cuenta que el ineditables de arriba se mueve! ajajaa

    Besooos

    ResponderEliminar
  10. Muuuuy buennnnooo!!!!
    Ni me lo diga!
    Yo no me llamo Ignacio pero...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay! ¡Conmovedor! nunca me esperé ese final. La verdad es que si: ¡escribes muy bien! ¡Felicitaciones! me da un gran gusto conocerte y poder participar en tu blog.

    Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  12. Hola Gamar! Acá estoy de vuelta de mis largas vacaciones! Me encantó la historia!
    Felicidades amigo escribís genial.
    Buena vida!!

    ResponderEliminar
  13. Che!!
    Impactante.
    Realmente impactante.


    Bien, que se haga esas preguntas es suficiente, para empezar.
    Porque una vez hecha la pregunta, hay que buscarle una respuesta.


    Gamar, creo que es de lo mejor que ha escrito.
    En serio.

    besos

    ResponderEliminar
  14. genial , sencillamente genial

    la vuelta filosófica que le diste al asunto ...
    y nos dejaste a todos pensando
    (a mí , por lo menos , porque ¿cómo respondo a todas esas preguntas sobre mi propia vida?)



    por mi parte no tengo apuro para leer el Final II ... 1° , porque sé que va a llegar ;) ... y 2° , porque necesito tiempo para meditar esto antes de poder enfrentarme a lo próximo que escribas !!


    besooo caballero !!

    ResponderEliminar
  15. DeepBlueSky, espere nomás que ya llegará.
    Gracias y Beso.

    La Gata Coqueta, seguro que Ignacios hay muchos.
    ¿Javieres?
    No creo que tantos. Gracias y me quedo con parte de esos aires.

    Nick, ciertamente, no va a ser fácil borrar este final y tomar para otro lado, pero tomo el guante.

    ResponderEliminar
  16. Any, casi siempre dejo migas de pan, pero pocas veces las encuentran. Ésta vez quedó muy evidente.
    Besos.

    MariaCe, muchas, muchas gracias.

    Stella, a mi me encantó el faaaah. Lo usábamos mucho con los pibes del pasaje.
    Ese detalle del título me costó bastante, a punto de perder todo metiendo mano en el html.
    Besos y gracias.

    ResponderEliminar
  17. Carugo, gracias señor, pero pare, pare. Usted tiene lo que muchos quisiéramos. Sea cual fuere su principal empleo, despunta el vicio de lo lindo.
    Asi que no llore.
    Un abrazo.

    Myriam, gracias, no esperaba ese calificativo, pero la interpretación es libre y lo que provoque también.
    El honor es mío señorita.
    Llévese un beso.

    Dubby 24, bienvenida, gracias y a trabajar, que no todo es vacaciones. Besos

    ResponderEliminar
  18. Mona Loca, le cuento, que dudé antes de publicarlo con un detalle. Cada 10 líneas mas o menos acotaba hacia donde apuntaría el final. Las primeras acotaciones decían "Ni idea" y hasta 3 líneas del final seguía así. Tenía ganas de dejar esas acotaciones pero no era fácil explicarlo.
    Me alegro que surgiera efecto el final elegido.
    Besos y muchas gracias.

    mai, gracias, me alegra que gustara y agradezco mucho su gentileza de no presionarme, como ya es costumbre.
    Besos bella dama.

    ResponderEliminar
  19. Genial tu relato! la verdad es como una cachetada a más de uno para reaccionar de la vida que lleva, de como nos llenamos de oblligaciones que nos quitan las cosas que realmente nos guataria hacer. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  20. CARAJO!!!
    Y eso que son solteros, no? Incluso el inexistente Javier...
    Cómo sería con dos hijos una mujer y un perro?

    Saluti

    ResponderEliminar
  21. Muy bueno, para reflexionar...aunque, en este país, se haga difícil poder decir "hago lo que quiero y me hace felíz" Todos pensamos en poder pagar la olla, sobre todo, cuando hay niños en la casa.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  22. Aquí hay magia, amigo Gamar!
    Después de leer he quedado unos segundos asintiendo con la cabeza porque has retratado perfectamente ese Ignacio que en mayor o menor medida todos llevamos dentro.
    ¿Satisfechos con nuestra vida o incapaces de aventurarnos a otra desconocida que desde siempre deseamos sin aceptarlo abiertamente?

    Dale, dale a otra tecla a ver... :)

    ResponderEliminar
  23. Como de costumbre, después de leer tantos comentarios, no me queda nada que añadir. Espero los finales alternativos.

    ResponderEliminar
  24. tia elsa, es algo que me preocupa personalmente y supongo que no soy el único.
    Gracias y saludos desde el campo.

    NINA, excusas, solo excusas. Podemos hacer la vida que queramos, pero sobran razones para vivir oprimido y echarle la culpa al sistema.
    Baci.

    María, hace unos años tomé una decisión en ese sentido. Es posible, sólo depende de tener lo necesario para tomar las riendas.
    Pero claro que es difícil. ¿Hay algo fácil desde que nos tenemos que hacer cargo de una vida?
    Beso y gracias.

    JuanRa Diablo, gracias, pero a veces no es necesario cambiar de vida. Alcanza con permitirse pequeños ajustes.
    Un abrazo.

    FBM, ahora que plasmé un final, me resulta muy difícil ponerle otro. No pesé que fuera tan complejo, pero no me rindo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Un final posible, ese rum rum que está y no se calla. Ahora espero el otro, vamos a ver qué giro toma la vida del buen Ignacio.

    ResponderEliminar
  26. Es fuerrrrte. No me imaginaba ese final. Sí suponía que el tipo iba a mandar toda su ordenada vida al diablo, pero no de esta manera. Muy original y lindo para reflexionar sobre qué estamos haciendo con nuestras vidas...

    Ah, el detalle candoroso me pareció sublime.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Aca desde atras del potus... me encanto este final!!! No suponia para nada que la historia iria para ese lado. Muy bueno!!
    Un honor ser una parte muy chiquitiiita de este cuento, espero otro final pero difinitivamente este me encantooo!!
    Un beso
    V

    ResponderEliminar
  28. Hola, un placr leerte, bueno, creo me ha tocado leer solo un final perfecto, aseguro venir a leer el principio.

    Saludos, gracias por tu visita

    ResponderEliminar
  29. Siempre sospeché que todos llevamos "Javieres" dentro, que nos hacen replantear el rumbo de nuestra existencia y que nos ponen "la ñata" contra el vidrio con muchas cosas que realmente marcarían la diferencia en nuestros días...

    Hacer referencia a la "ciudad candorosa", mire... ¡¡hasta me hizo ruborizar!!

    Este "Final I", una joyita, de verdá!! Y por ser tan bueno, no tengo ansiedad por el "Final II", porque temo hasta que Javier sea el vecino que los del Consorcio quieren sacar del edificio!!!

    Besotes y todo mi candor pa'usté, siempreeee!!!

    ResponderEliminar
  30. Lindo relato, Cuantos javieres habemos.
    Gamar disculpame pero recién en estos días me di cuenta que pasaste, soy un desastre con esto de los blogs. Seré curioso ¿cómo llegaste al blog si recién lo estaba armando?
    Abrazos

    ResponderEliminar
  31. Yo seré insaciable como usted dice, pero usted sí que se toma su tiempo eh?????

    ResponderEliminar
  32. Estrella, si, éste es muy posible, aunque quede la duda de la existencia de Javier, pero en mi mente pulula lo fantástico. Veremos que sale, si sale.
    Saludos

    Fabiana, si ésto le parece fuerte, espere a ver el próximo. Digo, para crear un poco de ansiedad.
    Saludos y gracias.

    Anónimo, salga de atrás de ese potus, ¿no ve que no tapa nada con su única hoja?
    Un beso anónimo también.

    ResponderEliminar
  33. Mina, gracias por eso. El placer es mío de tenerla leyendo algo por acá. Besos.

    Luciano, bienvenido. Cuando estoy aburrido suelo vagar sin rumbo por la red y en este caso caí en el tuyo, que es muy bueno. Mucho arte.
    Gracias. Un abrazo.

    Gla, el tiempo, el tiempo. Si le contara mis problemas de tiempo de estas últimas semanas y los problemas que tengo, seguramente... No. Seguramente usted tendría uno más grande para opacar los míos.
    por que siempre hace eso y no me deja disfrutar de mis lamentos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  34. La candorosa, casi la paso por alto mire. Justo a usted!
    Y lo de que Javier sea el que quieren echar... es muy bueno, pero ya lo quemó.
    Muchas gracias, le mando besos y dígame.
    ¿Usted tiene una doble personalidad anónima?
    Otro beso.

    ResponderEliminar
  35. Mala onda...siempre peleando...Cualquier cosa que necesite, ya sabe dónde encontrarme...

    ResponderEliminar
  36. Buenas, vi luz y subí...

    ¿A qué se debe su pregunta?

    Besotes y candores!!

    ResponderEliminar
  37. Gla, va con onda.
    La mala onda es una onda al fin...

    La candorosa, es que apareció un comentario de un anónimo, que por lo que dice, pensé que era usted, pero se ve que no.
    No hay problema.
    Otro beso más.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...