miércoles, 17 de febrero de 2010

Hola ¿como estás?





-Hola ¿como estás?
-Hola, bien, muy bien creo. Me sorprendió tu visita.
-Sí, estaba en la ciudad y se me dio por pasar a saludarte, ver que era de tu vida.
-La verdad es que no esperaba eso, ya no.
-Hace mucho que quiero saber de vos y no me animaba a pasar, pero esta vez hice coraje y pasé. Me atendió tu mamá, me contó que estabas bien y me fui feliz. En realidad no sabía si esperar que me llamaras.
-Te confieso que me costó mucho decidirme. Desde que mi mamá me contó estás en mi cabeza. yo también tenía ganas de saber de vos, mucho más de lo que te imaginás.
-Que bien. Entre todas las posibilidades, que después de diez años quieras saber de mí era una posibilidad menor.
Escuchame, ¿por qué no nos vemos en algún bar y charlamos?
-Sí...claro, me encantaría.
-Lástima que viajo esta noche, pero en unos días vuelvo y nos ponemos de acuerdo. ¿Te parece?
-Sí, sí, me encantaría.

Después de un largo tiempo de estar muy deprimido, esa posibilidad de reencontrarse con una novia de la adolescencia le alegró el día. El viaje de regreso, que solía ser tedioso fue como deslizarse en una nube de buenos recuerdos, porque la memoria tiende a recordar selectivamente lo bueno o al menos a él le pasaba.
La realidad no es algo concreto sino que depende de cada uno.Dos personas viviendo la misma escena no viven la misma realidad.


Él la conoció cuando tenía 18 años y ella tenía la misma edad.
En un boliche donde eran muy selectivos con quién entraba y quién no. Mientras él estaba con un amigo en la barra tomando, ella bailaba sola con unas amigas.
Pelo largo , ondulado, rubio, ojos celestes impresionantes, muy buen cuerpo, dibujaban a una mujer muy por encima de lo que él esperaba que pudiese lograr.
Seguramente envalentado por lo que fuera que estaba tomando cruzó la pista, la tomó de la mano y le preguntó si podía bailar con ella.
Para su sorpresa dijo que si y bailaron, charlaron y se rieron toda la noche.
Quedaron en encontrarse al otro día, pero vivía ella tan lejos que tenía que tomarse dos colectivos en un viaje de más de una ahora.
Otra opción era tomarse un colectivo hasta la estación y luego ir en tren. En tren significaba menos tiempo de viaje pero él nunca había viajado en tren. Es más, muy pocas veces había salido de la capital.
Acordaron que el domingo a las cuatro de la tarde, ella lo esperaría en la estación Ballester. Para él era como ir a otro país, pero por esa hermosa mujer estaba dispuesto a ir a cualquier lado.
Durante todo el viaje en el tren se preguntaba si ella estaría esperándolo. En realidad, durante todo el viaje se repetía que ella no iba a estar en esa estación. Estaba seguro que lo de la noche en ese boliche había sido una suerte para él, pero que no podía ser real. Ella seguramente estaría arrepentida de heberle dado lugar y ya se habría olvidado.
Para su sorpresa, cuando el tren paró en la estación Ballester, ella estaba en el andén y a la luz del sol parecía más bella que la noche anterior.
Así fue como se conocieron y salieron por casi un año, pero algo no andaba bien.
Ella estaba muy enamorada y cualquier cosa que él decidiera estaba bien, tanto que a él le aburría estar con ella. Él la quería, pero no estaba enamorado. Los últimos meses se sentía incómodo, porque no quería lastimarla, pero un día decidió decirle la verdad.
Ella lo entendió y no hizo ninguna escena, simplemente dejó bien claro que ella sí estaba enamorada y que si él cambiaba de opinión lo estaría esperando.
El viaje de regreso hasta su casa transcurrió entre una mezcla de alivio y tristeza. Su vida siguió y cada tanto ella lo llamaba para saludar, sin intención de ser molesta, solamente quería saber como estaba.
Después de casi un año ella lo llamó para su cumpleaños, charlaron un buen rato y le propuso que se encontraran para darle un regalo.


Se encontraron en un bar, él la vió más linda que antes, mucho más linda y la charla se dio muy amena, no tan monótona como las últimas que habían tenido.
Ella era el ideal de belleza que él tenía, además ahora tenía auto para evitar esos incómodos viajes y parecía verla más madura, más interesante. A partir de ese día volvieron a ser novios y ella le contó que había pasado todo ese tiempo pensando en él, que no había salido con nadie más y que al volver a tenerlo era enormemente feliz.
Él había tenido algunas relaciones casuales, pero nada serio y le parecía que no podía dejar a esa mujer que estaba tan enamorada de él y además era una belleza.
Pero había algo que no había cambiado y por más que lo charlaba con amigos y amigas, no entendía qué era. Ella lo tenía todo, pero no había química.
Así fue que las cosas se fueron volviendo a enfriar, la misma charla, los mismos resultados.
A partir de ahí él se sentía más culpable que antes porque la apreciaba y quería lo mejor para ella, pero él no se lo podía dar.
La suerte quiso que al poco tiempo él conociera otra chica y fue un flechazo como nunca antes. Tan intenso que a los 6 meses estaba casado.
Una tarde suena el teléfono y era ella.

Continuará.

20 comentarios:

  1. Ajah.
    ¿ Y cuál es la fantasía? que la cosa va a cambiar?

    No, querido mío, no.
    Porque el problema de él es la química, como bien se ha encargado de recalcar.

    Y eso no cambia. Ahora, eso sí: pueden esperar a ser viejos, cuando la onda pase realmente por hacerse compañía, quererse mucho y cuidarse mutuamente.

    Ahí pueden andar, digo yo.

    ( suponiendo que de alguna manera se resuelve antes el temita de estar casoriáu)

    besos!!

    ResponderEliminar
  2. Pero... pero... ¡¡si está casado!! ¿para qué va a verla si sabe que ella vivirá enamorada y no hay química? ¡¡¡ufa!!!

    Y es claro, cuando la química pega es fulminante y supera cualquier atractivo "solo" físico!!

    Oiga, no se me duerma y dele manija a la "continuación", señor!!

    Besotes!

    ResponderEliminar
  3. naaaaaaaaaaaa caballero volvé !!
    cómo me vas a dejar la historia por la mitad ?!? volvé !!

    ResponderEliminar
  4. Ohhhhhhhhh, nooooooooo

    Cual Milonguita te canto:
    Chiquito, los recuerdos me han hecho mal
    y hoy daría toda mi alma
    por saber el desenlace


    Qué insistencia, qué insistencia...no habrá química ¿pero algo de físic@?

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Como que "continuará ..." ??? Ahh nooo!!!
    Ufa, bué ... . Aca el detalle es que el estaba deprimido al momento del llamado; quizás pensó que ella le podía devolver un poco de esa cosa despreocupada y feliz de los 18 años, aún cuando la relación no había sido asi que "oh guau"!
    Pero si no funcionó antes porque funcionaría ahora?

    ResponderEliminar
  6. Será que por perfecto que sea un cuerpo, una cabellera, unos ojos, no cobran sentido si esos ojos no te atraviesan con la mirada, si ese pelo no te hace cosquillas en el corazón y si ese cuerpo no te estremece el alma...
    El ideal de perfección que tiene nuestra cabeza se estrella contra el piso cuando al mirarlo no nos emociona...
    Ojalá el final no me defraude...

    ResponderEliminar
  7. Eso me suena, de donde lo sabre yo??
    Me gusta la historia... espero la continuación.
    Le mando un beso (asi esta bien?? no me comí la "e")

    ResponderEliminar
  8. La vida siempre nos sorprende pero hay algo que no supera un tercer intento: si no hay química dificilmente se puede llegar a algo más serio.
    Tu historia augura un final fatal.

    Felicidades!! Lo he pasado muy bien, Gamar!

    ResponderEliminar
  9. Estamos con los amores no correspondidos y los trenes!
    Es que has dado en el clavo, gamar, si no hay QUÍMICA, no hay química, por más linda, rubia y de ojos celestes que sea.
    El hombre va por más, a forzar las químicas a gusto. Veremos, veremos.
    Espero la continuación!

    ResponderEliminar
  10. Mona Loca, pero que poca fe. No es que el amor todo lo puede?
    Ya va a ver. Esta vez lo tengo todo escrito, así que en cualquier momento pongo la continuación.
    beso

    La candorosa, si, está casado, pero.. ah es que les falta saber algo que está en la segunda parte.
    Ya va, ya va que está todo escrito y finiquitado.
    Besos

    mai, ya va, es que era larguísimo para un solo post, por eso lo dividí, pero esta tarde va la segunda.
    Beso

    ResponderEliminar
  11. maracuyá, cante nomás que yo toco.
    Y vuelve la burra al trigo decía mi abuela.
    Besos

    Any, es así, cuando me queda algo muy largo lo divido para que no se haga tan denso.
    Pero ya va, no los voy a hacer esperar

    Gla, cuándo la defraudé?
    No, está bien, no me conteste.

    ResponderEliminar
  12. DeepBlueSky ¿cómo que le suena?
    Se lo conté?
    Mmm, pero espere el final a ver si es esa o no.
    Besos

    Jo Grass, parece ser que todos están en contra del pobre tipo, que hacía lo que podía. Cuando termine la historia me dirán si actuó mal o las circunstancias lo llevaron.
    Besos

    Estrella, es cierto y creo que en el comentario que hice en tu post te contaba algo. A veces parece que existe una conexión. O es pura casualidad.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Que tema!!!!
    Es algo que me da demasiada vuelta por la cabeza. La química, la famosa química, que inexorablemente se va desgastando con el correr de los meses o años, de la mano de la rutina, del terminar de conocerse...quizas deje lugar al amor, o quizas no...pero que vale la pena?
    Arrancar una relacion, darle la oportunidad que florezca todo lo demas, solamente si hay "química" ó valorar más todo lo demás, lo que sabemos que va a ser vital para mas adelante, y buscar enriquecer, despertar..encender la chispa de la quimica?

    sino, triste experiencia, donde hay mucha quimica de entrada, no siempre está garantizado el amor.

    será que me está tocando de cerca este tema?

    igual, el de la historia, se embarca en un juego peligroso!

    saludos

    ResponderEliminar
  14. Te diré algo que me ha pasado por la cabaeza conforme leía el interesante texto. Por un momento he pensado que...

    (Mi comentario también continuará... ) :P

    ResponderEliminar
  15. nadasepierde, si, es bastante similar mi punto de vista, nunca me quedó claro cuál es la manera correcta y los que dicen tener la posta cargan con más divorcios que años.
    Creo que a casi todos nos toca en algún momento ese tema no?.
    Saludos.

    JuanRa Diablo, ah, vengativo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Me dejó reflexionado:

    La realidad no es algo concreto sino que depende de cada uno.Dos personas viviendo la misma escena no viven la misma realidad.

    Me pasa éwsto todos los días...en fin

    abrazo

    ResponderEliminar
  17. Minombresabeahierba, me alegro que lo destacaras, porque ese es el meollo de la historia. Al principio había empezado el relato con esa frase y después la escondí un poco en el texto, pero todo gira alrededor de eso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Continuará!! Continuará!! Y yo qué hago con mi ansiedad, eh?
    Me ha encantado, me ha atrapado, me quedé enganchada esperando la segunda parte.
    Eso, justamente, de que cada uno vive una realidad distinta, es lo que más me hizo ruido en la cabeza.
    Pero no imagino ningún final, porque ya sé que piense lo que piense, me vas a sorprender.
    Un abracito.

    ResponderEliminar
  19. Es que tengo unos años mas que vos..y muchos pelos menos..jajaja

    abrazo

    ResponderEliminar
  20. Me atrapo, espero su continuación. Saludos tía Elsa.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...