domingo, 8 de noviembre de 2009

El plan perfecto.


En la escena había un policía.
Nada era claro para los testigos, en esa escena había un homicida y dos cuerpos.
El calendario en el escritorio marcaba, detrás de una salpicadura de sangre, 13 de septiembre.
Ese mismo calendario marcaba 2 de Julio la noche que se reunieron Schoaler y Ferreira para planear el golpe.
El plan era simple, entrarían a la financiera para hacer un depósito generoso, lo que aseguraría la atención del gerente y el tesorero, para que al momento de entrar a la bóveda, Pancuca, su cómplice, que trabajaba como seguridad, los ayudaría a encerrar en esa misma bóveda al personal y llevarse una suma muy importante que debería depositarse minutos antes de que ellos entraran.
No era la primera vez que lograban salir bien. Los planes de Schoaler no dejaban nada sin contemplar y sus vinculaciones ayudaban a tener todo preparado, pero esa vez, un pequeño detalle se le escapó.
-¿Pancuca salió? -Preguntó Ferreira agitado.
-Quedate piola -Contestó Schoaler muy seguro- ya está todo arreglado, no vamos a saber nada de él por unos cuantos meses.
-Pobre gordo, por más guita que se lleve, tiene que desaparecer, fue el único al que le vieron la cara.
-¿Que querías?¿ Que se pusiera una media en la cabeza? Por más que se tape la cara o se ponga una careta de Marilyn esa panza es inconfundible. Aparte ya te dije, está todo arreglado.
-Si, siempre está todo arreglado -dijo Ferreira sin levantar la vista del bolso donde acomodaban el dinero.
-¿Que pasa?¿Estás arrepintiéndote de algo?
-¿Estás loco? Con esta guita no hay arrepentimiento posible.
-Entonces metele y hacé lo tuyo, dejás tu auto en tu casa, te tomás un taxi a cualquier lado, cambias dos o tres veces y te internás en esa estancia por un buen tiempo.
Así fue que Ferreira salio a cumplir la última parte del plan. Tomó un taxi en dirección opuesta al destino final y bajó en una plaza al azar con su bolso al hombro. Pensaba cruzarla caminando y en el otro extremo tomar otro taxi.
Era una tarde de primavera a pleno sol y el paisaje bien podría formar parte de una postal. Decidió sentarse en un banco de esa plaza, sin recordar la cantidad de dinero que tenía en ese bolso. Relajado a la sombra de esos árboles, se dio cuenta que nunca había estado en esa parte de las a fueras de la ciudad. Miró a su alrededor y se aseguró de que nadie lo viera, entonces se quitó la campera negra que tenía cerrada hasta el cuello y la tiró entre los arbustos. Debajo tenía una camiseta de fútbol del club Huracán, el eterno rival de su amado San Lorenzo de Almagro. Se colocó una gorra también blanca y cambió sus zapatos por zapatillas claras.
Ya listo para salir a buscar otro taxi, tomó su bolso, se puso de pie y vio algo que lo detuvo. Volvió a sentarse, bajó la visera de la gorra, puso el bolso debajo del banco y seguía con la vista un auto que circulaba detrás de los árboles.
Conocía ese auto. Conocía a la mujer que lo manejaba. Era su mujer y debería estar a miles de kilómetros cuidando a su madre.
Su corazón estaba tanto o más agitado que en pleno atraco. El auto daba vueltas lentamente alrededor de la frondosa plaza y su cabeza también, tratando de entender qué hacía ella en ese lugar.
No podía estar buscándolo porque nadie sabía que él planeaba estar ahí. Ni siquiera él planeaba estar ahí. La noche anterior habían estado hablando por teléfono y no era posible que llegara tan pronto. En ese momento un auto negro se detiene en una de las esquinas y el auto de su mujer se detiene detrás. Un hombre baja del auto negro y no necesitó esforzarse para identificarlo. Su socio Schoaler subió al auto de su mujer y se alejaron pasando al frente suyo.
Su cabeza estaba en ebullición de ideas y posibilidades. Pensó en seguirlos, pero al instante la descartó y con la mirada fija al frente se encaminó hasta la calle a buscar un taxi.
Durante todo el trayecto no parpadeó. Buscaba las pistas en sus recuerdos, no podía entender que a un sargento de investigaciones se le pasaran por alto frente a sus ojos las evidencias de semejante cama.
Bajó esta vez en el puerto, muy lejos de donde pensaba ir en un principio. Seguramente lo estarían esperando en la estancia para liquidarlo. Schoaler no es un simple ratero, nunca deja pistas y no sería el primer socio que liquida.
Tratando de pensar como su socio, imagina que lo esperado sería que fuese a esa estancia, se mantuviera alejado de todo contacto por más de un mes y eso le daría el tiempo perfecto para desaparecer con su mujer. Pero la plata. No puede ser que dejara que la mitad de lo robado se quedara en manos de otro. Schoaler no es así. Seguramente alguien estaría esperándolo en la estancia para matarlo y llevarse el dinero.
Algo es seguro. Hay un lugar donde no deberían volver ninguno de los dos y ese es la oficina donde planearon todo. Aunque no dejaron ningún rastro, es probable que desde un principio su socio hubiese preparado algo más, algo que lo incriminara.
Sin pensarlo dos veces, salió rumbo a la oficina.
No había ningún plan elaborado, simplemente quería revisar ese lugar buscando respuestas. Trataba de pensar en frío pero no lograba calmar su ansiedad y al momento de doblar en la esquina de esa oficina, otro baldazo. El auto de su mujer estaba en la puerta.
Bajó del taxi, entró al edificio y mientras subía la escalera sacó la Pietro Beretta 9mm. Abrió la puerta con violencia y aunque esperaba encontrarlos a su mujer y su socio, solo estaba Schoaler sentado pálido frente a la ventana.
-¡Basura, lo tenías todo bien pensado, como siempre! -Dijo Ferreira con los dientes apretados y apuntándole a su socio.
-No hermano, nos cagaron, esta vez la hicieron muy bien -llegó a decir Schoaler con voz entrecortada mientras un hilo de sangre le corría por la boca.
-¿Pero quié...?
Ferreira no terminó de preguntarle cuando una bala le perforó la sien.
-Te felicito gordo. Fue lo último que logró decir Schoaler antes de morir.
El asesino limpió su pistola con mucha tranquilidad y la colocó en la mano del cadáver de Schoaler. Bajó las escalera con el bolso de dinero de su víctima y subió al auto donde la mujer de Ferreira lo esperaba con una gran sonrisa.
-¿Salió todo bien? -preguntó ella.
-Casi perfecto -dijo Pancuca, mientras acomodaba el bolso junto al otro en el asiento de atrás.

68 comentarios:

  1. Hola, Tarantino. He descubierto tu disfraz.

    ResponderEliminar
  2. me ha recordado a una película mejicana/española que vi hace días. pero es que esto se ve y lee mejor (me dormí a la mitad, tantos tiros dan sueño).

    Saludos,

    Paz

    ResponderEliminar
  3. ¡¡La revancha del gordito, bien por el!!

    En algunas partes me hizo acordar a "El aura", pero de esta historia entendí el final.

    ResponderEliminar
  4. FBM, Lo acepto si viene de Asimov.

    Pazcual, la verdad es que cuesta mucho ser original en un policial porque creo que está casi todo escrito, pero me faltaba hacer uno.
    Saludos y gracias

    Nick, no recuerdo la trama de esa película, pero si que me decepcionó mucho. Creo que no hay que leer las críticas antes de ver un film.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Genial la historia. Me atrapó. Me encantan los policiales con un dejo de misterio.

    De todos modos, no difiere mucho de lo que vivimos a diario...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Fresco y muy visual. Atreverse a cambiar de género es una demostración de oficio, talento y habilidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pero Gamar, ¿todas estas maquinaciones se deben a tus ganas de dar algún día el golpe perfecto y que no queden cabos sueltos?
    No me busques como socio; esas vueltas de tuerca imprevistas me ponen muy nervioso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Cuando necesite una socia para un plan perfecto, avisemé!

    Eso si, evitaremos derramar sangre!!

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  9. Era mala, gamar, era mala. Trataba de un tipo que planificaba todo hasta el último detalle pero era medio pelo... (noooo como vas a escribir esa palabrota)... era medio lento.

    ResponderEliminar
  10. Realmente, me atrapó el relato, hasta el final, que sorprende ... vio ?, nunca hay que ser despectivos con los gorditos ... ni con nadie en verdad, porque justamente, pasan estas cosas.
    Muy bueno, beso.

    ResponderEliminar
  11. Excelente relato.. te atrapa.. pero dejas la historia tan abierta.. sera que viene la 2da parte?

    besos!

    ResponderEliminar
  12. Uhhhhhhh, ojalá que a ella le agarre cistitis y a el no se le pare nunca mas!
    Eso se merecen!!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Que puedo decirle?? Me gustó mucho, es fresco y diferente a lo que nos tiene acostrumbrados.
    La verdad, no imaginé el final que le dio en esta parte... pregunto yo también, ¿Habrá una continuación?
    Bsos.

    ResponderEliminar
  14. A mi me parece que el "casi" es porque no pensaban matar al marido, sino dejarlo en la estancia con la mitad del dinero.
    ¿No?

    ResponderEliminar
  15. Se acaban de borrar las respuestas que di a cada uno de los comentarios por lo cual ahora mismo voy hasta el garage, agarro un martillo muy grande y.... vengo.

    ResponderEliminar
  16. Fabiana, me alegro mucho que te gustara y claro que si, si uno mira los noticieros, cualquier novela parece inocente.
    Saludos

    Jo Grass, muchas gracias por los halagos, pero no es que cambie de género, es solo lo que se me ocurre.
    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  17. JuanRa Diablo ¿como que no? Yo ya contaba con tu experiencia viajando para un golpe en el exterior.
    Un abrazo

    La Candorosa, perfecto entonces lo hacemos. Yo ya tenía pensado un plan perfecto y a lo sumo podemos derramar champagne.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Nick, si si, recuerdo la película, pero no recuerdo el final. Eso me sucede con casi todas y por un lado es bueno porque puedo volver a verlas.

    Marina, siempre trato de escribir cosas originales, aunque no siempre me sale, pero al menos intento atrapar y si es posible sorprender con el final. Por todo eso, lo que me decís me deja muy feliz.
    Muchas gracias

    Zully, te parece que da para una continuación? Tal vez cuando me quede sin ideas.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Stella ¿que se le pare el auto, a eso se refiere?
    Y es cistitis o sistitis?
    Ud me deja con la duda
    ¿No es fino?

    DeepBluesky, eso puede decirme, que le gustó mucho con eso alcanza.
    Si quieren segunda parte lo vemos. Intentamos con Gla hacer este a medias y no pudimos, tal vez nos salga la continuación.
    Beso

    ResponderEliminar
  20. Mona Loca, no se, yo no estoy en la cabeza de los personajes, ellos están en la mía.

    Stella ¿Usted cree que si la turra venía adornándolo desde hace tiempo y pensaba matar a uno, le importaría matar al marido?
    Así es como que la cosa queda entre los dos, que se mataron entre ellos.
    Pero todo puede ser, su opción es posible.

    ResponderEliminar
  21. Aunque nuestro intento haya salido fallido, fue un placer haberlo intentado...

    ResponderEliminar
  22. Señor, es la primera vez que entro a este blog, y la verdad es que su texto me enganchó. Hasta me dan ganas de plasmar en imágenes estas historias. Pasaré más seguido, y le dejo un afiche en mi blog como garantía =)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  23. Gla, es sólo la segunda y dicen que la tercera es la vencida, por lo tanto nos queda otro intento.
    Muchas gracias

    Thomas Lommío, Bienvenido y me alegro que le gustara. Es un honor su presencia y mucho más contar con una de sus excelentes obras.
    Muchas gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hi Gamar, te crei mujer por lo de docente.

    Si sos feliz estoy segurísima que se refleja en tu cara, y en toda tu vida.

    Te dejo un gran beso, buen sitio!!

    ResponderEliminar
  25. Por este blog hay que pasar con tiempo.
    Sentarse, cómodo y disponerse a disfrutar de una buena historia.
    Gracias por la de hoy!

    ResponderEliminar
  26. no tengo muchas ganas de leer...entenderas no?
    solo paso a darte un beso !y gracias por estar ahi!=)

    ResponderEliminar
  27. Red, bienvenida y no digas muy fuerte que me creíste mujer. Tengo una reputación que mantener.
    Espero verte seguido por acá.
    Besos

    Soledad, a veces si, esta entrada es para leerla y verla, si es que lo logro.
    Beso.

    Patrycia, espero que las cosas se vayan acomodando. Seguramente no es fácil, pero es algo que hay que pasar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Qué buen relato!! Me encantó!!! Muy apasionante!!!
    Perfecto!!!

    ResponderEliminar
  29. Me tuvo en suspenso todo el momento que la leia buena.

    ResponderEliminar
  30. Como siempre un buen relato y un final que no esperaba...que buena cabeza para escribir historias felicidades
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  31. Me sorprendiste, como siempre, pero esta vez mucho más. En general no me gustan los policiales, porque me cargo de mucha ansiedad y eso no me permite disfrutar. Pero este me gustó mucho. Pensé varias posibilidades, pero el final no me lo hubiese imaginado nunca.
    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Bueno, hay que reconocer, que PANCUCA hizo honor a su apodo. Además de panza, demostró tener culo para que todo le salga como lo planeó, y cabeza a la hora de elaborar el plan. Muy bueno, GAMAR! Me gustó esta faceta "policial" de sus textos. Dejo un beso!

    ResponderEliminar
  33. Dubby 24, Muchas gracias!!
    Me alegro que te encantara!!
    Y que te apasionara!! Pero perfecto no creo.
    Besos!!

    Diosaoasis, me alegro de verte por acá después de tanto tiempo. Que bueno que te gustara.
    Te mando un beso

    estoy_viva, Hola Mari, tal vez mi cabeza sea solo buena para eso y para tener migrañas.
    Gracias, te mando un beso.

    dondelohabredejado, a mi sí me gustan los policiales, pero donde hay intriga y buena trama, porque cuando hay mucha sangre y maltrato ya no, por eso en este había solo dos muertos.

    Besos.


    M. de Floresta, si, como dijo dijo Nick, la revancha del gordito. Gracias.
    Me quedo con ese beso queme dejó y se lo cambio por uno fresquito.

    ResponderEliminar
  34. Pero por qué fallido?? Resulto excelente!! quiero una segunda parte, si??? plis?? Hartos bsos

    ResponderEliminar
  35. Deepbluesky, pero no es mejor una historia nueva que la segunda parte de una conocida?
    Como sea el cliente siempre tienen la razón.
    Pero a mi nadie me paga, entonces la razón la tengo yo.
    Los besos si los acepto.

    ResponderEliminar
  36. Gamar, excelente lo tuyo y totalmente inesperado el desenlace y final.
    Solo me colgué con lo de las camiseta de futbol, ¿capricho o exquisitez del autor?
    Tenés talento y me dio mucho placer leerte

    Estercita

    ResponderEliminar
  37. Isabel Estercita Lew, Gracias y lo de las camisetas, es simplemente otro de los pasos para despistar al posible rastreador. Son equipos diferentes y lo opuesto a lo que alguien que pudiera creer conocerlo esperaría.
    Te agradezco y te mando un beso

    ResponderEliminar
  38. Genial...muy bueno..que imaginación!!
    Una historia atrapante.

    Besos.

    ResponderEliminar
  39. Estefanía, gracias por pasar bonita. Me alegro que te gustara.
    Besos

    ResponderEliminar
  40. Que buena historia.
    Vendré mas seguido, es como sentarse a leer en el comedor de casa un policial.
    Je.

    Besos.

    ResponderEliminar
  41. Y, la gente que está dispuesta a todo en este tipo de situación...no confían ni en si mismos.

    ResponderEliminar
  42. Sólo lo que no te haya dado tiempo a leer.

    Hola :)

    ResponderEliminar
  43. Cecy, gracias.
    Espero que si, que pases seguido y te sientas cómoda. Beso

    Lao, lo bien que hacen en no confiar.
    Saludos

    Lidia M. Hola.

    ResponderEliminar
  44. Hola! vengo desde aquí "http://littlecarrousel.blogspot.com/2009/11/un-cuento-para-un-martes.html" para felicitarte por tu "humilde cuento", porque de humilde tiene poco y de genial demasiado...Me ha gustado mucho leerlo, e imaginar cada cosa...y sobre todo me ha hecho reflexionar sobre el hecho de que no debemos esperar a un momento determinado para ser felices, porque entonces quizás sea demasiado tarde,no?? y que debems ser felices desde YA, con cada cosa, cada pequeño detalle, cada amanecer...en definitiva, ser felices Ya y no hacerlo esperar...
    ME alegro de haber podido encontrar tu cuento y haber tenido la suerte de leerlo. Un saludo

    ResponderEliminar
  45. Gotadeagua, te agradezco mucho esas palabras y además me avisas que lo publicaron, porque no lo sabía.
    Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  46. Hola amigo un placer volver a verte por casa.

    Veo algo que no me cuadra y no se que he hecho mal...

    Llevo una agenda de visitas y entré por primera vez el 6-10 y ahí esta su constancia pero luego hay otras dos entradas y no las veo...27-10 y 5-11 sera que no veo bien...

    Y ese es el motivo por el cual doy por echo... ya me entiendes y me aislo.

    Por eso hoy me lleve sorpresa de nuevo.

    Un beso y un abrazo de afectos.

    Marí.

    ResponderEliminar
  47. La Gata Coqueta, me perdí un poco.
    A ver si entiendo. Desaparecieron tus comentarios del 27-10 y del 5-11?
    Me preocupa y no es la primera persona que me dice eso, pero la verdad es que no depende de mi, yo nunca borro comentarios y de hacerlo supongo que queda marcado como que fue borrado y creo que no es el caso.
    También a mi me sucede que entro al blog de un amigo a ver la respuesta a un comentario y éste no está.
    Supongo que son errores de Blogger.
    Espero que soluciones esos problemas y que sigas pasando, que siempre es un placer tenerte.
    Besos

    ResponderEliminar
  48. Plap, plap.....¿Hay alguien?
    No vengo a comentar porque ya comenté...
    Vengo en busca del libro de quejas....
    ¿Cómo es eso de andar criticándome en otro blog?
    No me esperaba eso de usted....
    Y eso por ser buena y presentarle nuevos amigos...Al final tiene razón...es más raro usted!!

    ResponderEliminar
  49. genial historia,cada vez relatas mejor.

    ResponderEliminar
  50. Gla, pero eso no es criticar, es mencionar, tómelo como publicidad a su blog. Seguramente miles de curiosos irán a ver quién es esa mujer.
    Caramba, que difícil me es todo.

    S., Muchas gracias.
    beso

    ResponderEliminar
  51. Desde hoy usted pasa a llamarse Zapata....si no la gana...la empata...
    Y bue...¿Le agradezco la propaganda entonces? Igual cabe aclarar que no me interesan los curiosos....

    ResponderEliminar
  52. Me gusta lo que has escrito. Excelentes letras.

    ResponderEliminar
  53. Gla, no se ofusque. Mire un par de videos de Les Luthiers y relájese.

    Angus, bienvenido y muchas gracias. Iré a ver su blog
    Saludos

    ResponderEliminar
  54. Te felicito, es una buena historia, me atrapo y el final me sorprendio.
    Gracias por visitar mi blog
    P.D. dicen que mas vale tarde que nunca asi que Felicidades por tu cumpleaños y el de tu nena

    Saludos

    ResponderEliminar
  55. Kandy, gracias y muchas gracias. Pasar por tu blog es siempre un gusto.
    Besos

    ResponderEliminar
  56. ya está dicho...no se puede confiar en nadie!!!
    muy buena la historia.
    me quedé pensando, y si él no hubiera ido a la oficina?
    saludos

    ResponderEliminar
  57. Hola amigo, paso a saludarte y desearte un buen comienzo de semana, rodeado de los que te aprecian y aprecias.

    Un abrazo de afectos aterciopelados.

    Marí

    ResponderEliminar
  58. Intrigante historia Gamar, ¡conque acá es donde planeás todo!
    También prometo visitarte una segunda vez.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  59. me gustó tu relato...pa variar no?


    lo unico que se me pone la piel de gallina cuando pienso en las armas ya que mi hijo quiere estudiar experto en balistica!no sabes lo que intento no mostrarle todo mi desagrado asi no corto la alas de su libertad de elegir!!!

    cuesta!!!!

    beso de domingo...un placer!

    ResponderEliminar
  60. nadasepierde, Tecomentoquemecuestamuchísimoescribirtunicksinponerlelosespacios.
    El desenlace fue muy pensado, pero de todas las variantes, ésta me pareció la mejor.
    Gracias y te mando un beso.

    La Gata Coqueta, gracias por pasar a saludar.
    Besos

    Sabrina O. Bienvenida y si, este es mi cubil.
    Estaré honrado en recibirte y no solo una segunda vez. Trataré de hacer mérito para merecerlo.
    Beso
    PD: ¿Cuál de las 3 sos?

    Patrycia, ¿Que bueno verte!
    Te veo las letras.
    Ni lo pienses, un experto es un experto. Sea la rama que sea, es bueno que quiera estudiar.
    Gracias y te mando un beso.

    ResponderEliminar
  61. Vos ideaste la historia?
    (No leí los comentarios, aviso)
    Es muy buena.
    Siempre admiré a los que logran elaborar este tipo de hisotira en donde hast el final, uno no sabe quien es quien.
    Excelente.

    Beso y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  62. Uuuauuuuu chiquito...todos los géneros te calzan a medida!!! Felicidades.

    Por un momento pensé que lo iba a agredir y robarle un hincha de su amado San Lorenzo de Almagro...

    Muy, muy bueno.
    Si es con derrame de champagne avisen, me anoto.

    Besos

    ResponderEliminar
  63. María, muchas gracias y sepa que pasar por su blog es siempre un placer.
    Besos

    Maracuyá, cuanto me alegro de verla reaparecer!!
    Muchas gracias por los mimos y no crea que no fueron pensadas las posibilidades de que el lector imagine varios desenlaces. Ya sabrá como me gusta que el final sorprenda.
    Para derramar en el festejo cualquier cosa es buena.
    Besos

    ResponderEliminar
  64. Vio? Uno siempre piensa que el gordito tiene que ir al arco...
    Pancuca demostró que no.
    Muy bueno, de verdad.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  65. Carugo.
    Es como dijo Nick "La venganza del gordito"
    Gracias por pasar don, ya solo nos falta un bajista.

    ResponderEliminar
  66. Lao, muchas gracias, espero que lo pasaran bien.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...