jueves, 20 de agosto de 2009

El pato de la cocina


¿Quién no tiene un pato en la cocina?
No cabe duda que todos tenemos uno. Puede suceder que algunos tengan forma diferente y por lo tanto se dificulte su reconocimiento. Pero todos tienen uno.
Dejando de lado el escepticismo de algunos de ustedes, quiero discernir sobre la verdadera función del susodicho pato de la cocina.
Luego de una liviana observación, mientras se calentaba el agua para el mate, pude observar:
Tres encendedores, dos sin gas, pero que aún hacen chispa y uno que tiene gas pero no funciona su chispa. Una caja con azufres, la mayoría quebrados, algunos lápices y lapiceras, media cabeza de ajo y algunos dientes sueltos. También se alojan algunas llaves que supongo sin utilidad, ya que las que sirven están en el llavero.
Un destornillador chiquito, dos tornillos un clavo oxidado y un remache pop de cuatro milímetros comparten el fondo con monedas fuera de circulación, botones, una cinta bebé y un colero rosa de alguna de las féminas de la casa.
En mi caso es de mimbre y gracias a eso sobrevive, ya que algunos de porcelana pasaron a ser escombros.
Lo cierto es que en él se encuentran cosas que uno no busca y es el destino final de cachivaches sin destino determinado.
Se los presento.

Suele ser la respuesta a preguntas como.
¿Dónde están las llaves del auto que las dejé arriba de la mesa?
Obvio, en el pato de la cocina.

Ahora no me digan que no tienen un Pato de la cocina.

34 comentarios:

  1. Que bárbaro ese animalito.

    El problema no es el contenido sin el estado del contenido.

    No me vas a contar que nunca encontraste un caramelito cuya envoltura dejo de cumplir su fin, medio pegote y lleno de pelusa??

    O las monedas de 100 pesos (las del caballo) cuyo hallazgo acelera las fantasías de un párbulo deseoso de una play.

    En fin, creo que si cambiáramos casas entre varias familias, la mayoría no notaria diferencias

    SALudos

    ResponderEliminar
  2. En casa no hay pato, hay canastito sobre la heladera.

    Hay días en los que pienso que si reviso bien que es lo que contiene, probablemente me lleve un susto mortal, o que deba salir rauda hacia un museo ¡¡para hacerme millonaria!!

    ¡Abrazotes!

    ResponderEliminar
  3. Pero...vine en busca de un sapo y me encontré con un pato....
    Como la vida...uno no siempre encuentra lo que busca,no?

    ResponderEliminar
  4. El renegao, si, claro que si, especialmente los palitos de la selva tienen la habilidad de trasladarse con el tiempo al exterior de su envoltorio.
    Un abrazo.

    La candorosa, hubo canastita, cocinerito, un elefante y desde hace unos años es el pato, pero digo yo ¡¿Por qué no tiran todas esas cosas en lugar de acumularlas?!
    Perdón, fue un lapsus de desahogo al no encontrar el pomo de pegamento que pensé que estaba en el pato de la cocina.
    Abrazos y azotes.

    Gla, si el título "Pato de la cocina" le refiere a usted un sapo, mmmm... estamos mal.
    Es bueno no encontrar lo que uno busca, así se puede seguir buscando no?.
    Le mando un beso y le regalo el sapo.

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo una canastita arriba del mueble de los vasos, en el comedir diario. Ahi va a parar todo, absolutamente todo. llaves, pañuelos, clips para el pelo, celulares, papelitos varios, etc.
    Pato tuve una sola vez. Estaba en el horno con unas naranjas.
    Una vez casi meto a mi media naranja en el horno, pero ya me fui de tema!

    Besoos
    cuack!

    ResponderEliminar
  6. Acepto con todo gusto su sapo ...visitó esta tarde mi jardín y le tomé cariño... Me dijo algunas cosas de usted que me dejaron pensando...Seguro que está bueno no encontrar lo que uno busca para seguir buscando...pero a veces lo que uno busca está enfrente de los propios ojos ... o adentro del pato de la cocina...

    ResponderEliminar
  7. En mi casa hay un megacenicero contenedor. Pero pato no hay.

    En el cenicero se encuentran algunas cosas, es cierto. Tiene toda la razón.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. ja,ja! cierto yo tengo uno igualito, igualiot en mi cuarto! también lleno de cosas inútiles y de unas cuantas perdidas.

    ResponderEliminar
  9. Hola encanto, ! cuánto tiempo sin leerte !.

    Yo tengo una cesta de mimbre con la misma utilidad que tu pato y que de vez en cuando hago una limpieza, para al poco tiempo volver a llenar de nuevo. Y así sucesivamente...¿ y porqué hacemos esto ?... je-je, hay que ver como somos.

    Un besito

    ResponderEliminar
  10. Pato no, pero el equivalente sí. Por cierto, acabo de encontrar un imán...

    ResponderEliminar
  11. De pronto me angustié, Oyó? resulta que yo, la muy mona, no tengo un pato de la cocina. Acabo de caer en la cuenta de que tengo mis restos desparramados por doquier. Tal vez un pato logre unificarme. Ve Gamar? Al final quemado y todo logra hacer que me convierta en una mejor persona.

    Me voy mas tranquila. Éso era el kit de la cuestion: me voy a comprar un pato de la cocina. Y lo voy a poner arriba de la heladera, cosa que pueda recordar que para buscar lo que necesito, tengo claro, que estirarme.

    Saludos ché, Don Gamar!

    ResponderEliminar
  12. Pues pato, yo no tengo...Lo que hay es un tomate de porcelana o un material así que está desde hace como 25 años. Irrompible el condenado. Está lleno de puras pelusitas y arañas, porque en mi casa no tenemos la costumbre de colocar las cosas en estos...bueno, yo le digo "cosos". Aunque aqui en Colombia esa costumbre está bien arragaida.

    Saludos,

    Paz

    ResponderEliminar
  13. Bueno, yo tengo Pato en la cocina, pero de distinta especie. Ëste es un pato de madera con dos piricholis para colgar repasadores, en teoría.
    FUeron pintados en el Jardín por las artesanales manos de alguno de mis monitos ( Vergüenza eterna: no me acuerdo cuál) y sirve para colgar de esos cositos los salamines.
    Los repasadores todos saben que van en la manija del horno.

    Para juntamugre tengo una panera grande y la otra chiquita.
    Es que con una sola no alcanza...

    besos

    ResponderEliminar
  14. El pato de mi cocina es de metal, está disfrazado de lata de galletitas danesas...
    Un abracito.

    ResponderEliminar
  15. Ja, muy bueno!!
    Tengo un pato en la cocina, claro. El otro día alguien buscaba las llaves del portoncito; se las había tragado el pato, harto de que nadie lo limpiara de tanto en tanto.

    ResponderEliminar
  16. Stella, epa que debe ser grande su canastita!
    ¿Pero si no hay un pato en la cocina dónde pone la cabeza de ajo?
    ...Y los encendedores que no funcionen... En fin, misterios de la vida.
    Besos

    Gla, el pato de la cocina tiene todo lo que está perdido, pero en ocasiones uno debe buscar varias veces para que se deje ver.

    Yoni Bigud, si está en la cocina, debe ser un pato camuflado. No se imagina lo que pueden hacer.
    Saludos

    Rebeca, ese es otro tipo de pato, es pato de dormitorio. Tiene las mismas manías de juntar cosas pero en ellos mete mano menos gente.
    Besos

    Winter, mírelo bien, si está lleno de cosas y en la cocina debe ser un pato. Es cuestión de mirarlo con detenimiento.

    La Mona Bermúdez, su decisión es de lo más acertada y ya que va de compras me trae una chopera de madera para poner sobre la barra del comedor?
    Bueno está bien, si no puede, al menos póngale mi nombre al pato.
    Besos

    Pazcual, mmm, esa casa no está completa, sin pato de la cocina no puede funcionar, yo pasaría por un bazar o casa de regalos y buscaría uno que haga juego.
    Saludos y le comento que quise ir a su blog homónimo y no me lo permitieron.

    Mona Loca, nadie lo duda, los repasadores van en la manija del horno, para eso está, si no, traerían picaporte. Y no se fíe de esa panera, seguramente es un pato, sin pico.
    Besos

    Dondelohabredejado, ah, si, esa manía que tienen los patos de cocina de mimetizarse, pero uno los descubre por el contenido. Besos Marina.

    Estrella, otro pato para el club. Se puede limpiar el pato? A mis manos y a mi nos tienen prohibido intentarlo porque tenemos fama de tirar todo lo que nos parece inútil, pero claro, si están ahí es porque para algo sirven, Al menos eso me dicen.

    ResponderEliminar
  17. Gamar: mi bloh hómonimo se encuentra suspendido, por eso esta sin acceso. Vamos a ver si me entran ánimos y vuelve para todo el mundo. Y a ver si me consigo un pato, para tener una cocina funcional!

    ResponderEliminar
  18. Sigo sosteniendo que hay cosas que no van a dejar verse por más que uno ponga todo su empeño en buscarlas. Ese pato suele ser escondedor...Quizás habría que presentarle una pata para que le permita encontrar todo lo que con tanto recelo oculta...

    ResponderEliminar
  19. yo no tengo pato de cocina...jajajaj!
    compraré uno...a ver que tal me va!

    beso de sábado!!!!!!!

    ResponderEliminar
  20. Pazcual, estaré a la espera a ver que sale, y no pierdas tiempo, el pato de la cocina hace milagros.

    Gla, usted es una descreída, así no se puede. Creo que usted no tiene pato en la cocina, ahí está la razón de sus problemas.

    Patrycia, ¿cómo que no? se da cuenta el tiempo perdido?
    Usted es una maestra para las manualidades, vamos, a ver como le sale. Beso.

    ResponderEliminar
  21. jajaja...O será que me cambiaron sapo por pato????

    ResponderEliminar
  22. ¿Cómo me dijo usted que era yo....? Entre otras cosas...insistente...y bue, sí, sigo defendiendo mi sapo....

    ResponderEliminar
  23. ¿Canastita no es lo mismo?
    No me vas a decir que nunca encontraste allí un imán de delivery o un par de aritos que alguna de tus damas creyó perdido...

    Cualquier cosa podría aparecer en el "pato de la cocina".

    Saludos y buen finde.

    ResponderEliminar
  24. Ahora que lo dices creo que mi pato se ha camuflado en cajón de mesa, pues alli vá a parar todo...¡¡y yo que no sabia que tenia un pato en la cocina!!, ¡¡cachis!!.

    Sobre la pregunta que me haces de si hubo gato,¿Cres que si lo hubiera habido estaria tan relajada?...¿O estaria mas?, jajajajaja.

    Por desgracia creo que estas un poco lejos, pero no te preocupes que te avisaré con tiempo para que viajes.

    Besitos.


    Besitos guapo

    ResponderEliminar
  25. Gla, usted gana, hoy publicaré un sapo.

    Fabiana, si si, patos hay de una gran cantidad de variedades y formatos. Y claro, es normal que no se encuentren agujas en el costurero y estén ahí esperando que un distraído meta la mano.
    Besos

    Gatadeangora, uy, los patos con forma de cajón son los más tragones y hasta permiten hacer revisiones arqueológicas por eras. Lo que está en el fondo es de las etapas más antiguas y lo del frente es de la era moderna.
    Hay gatos desesperantes con los que no se puede descansar pero estoy seguro que uno bueno te hubiese completado el tour, pero... No hay felicidad completa no? Cuando me decida a conocer esas tierras voy a necesitar guía.
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Que bonito pato, yo quiero tener uno :(
    Sobre todo al descubrir las ventajas que mencionas.
    saludos,

    ResponderEliminar
  27. jajjaa, si, claro. Tengo un pato con forma de gato, jajaja.
    Un beso, cielo.
    Natacha.

    ResponderEliminar
  28. Yo no tengo pato pero si muchas canastitas y una mesa pequeña donde termina todo y donde es posible encontrar algo que perdiste hace muchos años jajaja.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  29. Patricia, bienvenida. Llegaste en el momento justo para conseguirte uno y que tu cocina sea como la de las mujeres de antes. Una mujer completa va...
    Saludos

    Natacha, es increíble la cantidad de formas que pueden tomar. Besos

    Dubby 24, hacía mucho que no se veían por aquí sus comentarios. O sea que todas esas canastitas vienen a ser como una bandada de patos. Me imagino todo lo que deben albergar.
    Besos

    ResponderEliminar
  30. En mi casa en vez de pato hay ultimo cajón de la cocina.

    beso

    ResponderEliminar
  31. jajaja...en mi casa hay una cajita de madera, que ahora que la miro bien tiene forma de pato de Gamar...jaja
    Dónde están mis invisibles...están invisibles, se los tragó el pato.

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Me gusta mucho ir conociendo a la gente que escribe los blogs que sigo.
    Veo muy natural y consecuente que tras presentarnos a tus guapas hijas le toque el turno al pato de la cocina :D
    Yo te presentaría el mío con mucho gusto, aunque en mi caso reside en el cuarto de baño. Pero es de mimbre, como ese. Casi casi igualito.

    ResponderEliminar
  33. Nadasepierde, Esos suelen ser de los más tragones.
    Estoy seguro de haber respondido este coment, pero ahora no está.
    Va de nuevo entonces.
    Beso

    Maracuyá, está bien, es bueno ir reconociendo a las personalidades ocultas de nuestros muebles. Al menos sabemos donde buscar.
    besos

    JuanRa Diablo, ah, es que son así de nómades los patos de la cocina. Aunque este se metió en territorio del pato de baño que es una especie diferente, usualmente de goma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...