sábado, 4 de julio de 2009

Nadie lo ve


No siempre salgo a caminar. Mejor dicho. Casi nunca salgo a caminar, pero ayer salí sin apuro y mientras recorría las cuadras que faltaban para llegar al trabajo, me dediqué a hacer crujir las hojas con las que el otoño tapiza las veredas.
Desde chico una montaña de hojas secas es una tentación. Es casi imposible caminar esquivándola, algo interno obliga a pisarla, patearla y liberar ese ruido contenido en su interior que espera que alguien lo libere.
También sucede en esta época, que cambia la cara de la ciudad al entrar luz donde antes la copa de los árboles no lo permitía.
Y así caminaba disfrutando del nuevo paisaje, hasta que vi algo raro entre las hojas y me incliné a mirar. Era algo muy raro, nunca había visto algo así, pero sin duda era un agujero.
No era una perforación en alguna otra cosa. Era un agujero limpio, completo.
Como todo agujero que se precie, tenía una entrada . Y como no estaba en ningún otro cuerpo, todo alrededor no tenía nada. Y por supuesto, no tenía color.
Tan sorprendido estaba que decidí no ir a trabajar, tenía en mis manos algo que tal vez nadie más tenía. Y me lo llevé a casa, tan nervioso como si necesitara estar en la intimidad de mi casa para poder examinarlo.
Tiene un lugar privilegiado en mi repisa de curiosodades y hasta Pedro, mi loro, lo mira constantemente sin quitarle la vista de encima.
Pedro es de pocas palabras, no es como cualquier loro. El pobre perdió las patas en un accidente, y si bien aprendió a colgarse de su rama con el pico, aprender nuevas palabras siempre le costaba una caída. Él sabe mejor que nadie que hablar puede ser peligroso.

21 comentarios:

  1. Vaya, vaya asi que encontrando agujeros perdidos, espero que no sea uno de esos negros y te me pierdas por el espacio y el tiempo, jejejejeje.

    Tu loro tiene razón, en boca cerrada no entran moscas y ademas se evita un batacazo.

    Me gustó tu aventura pesquera jejejeje.

    Yo si he leido todos tus post, aunque no te haga cmentarios en todos siempre te leo, me gusta todo lo que escribes.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Caminar en otoño tiene sus recompensas: brinda salud y permite encontrar cosas ocultas entre las hojas secas.

    ¡¡¡¿¿Para cuándo unas muletas para que ese loro se pueda expresar como corresponde??!!!

    Abrazotes!

    ResponderEliminar
  3. ud se lo llevó a su casa?
    así, sin más??

    tenga cuidado

    no sabe si se trata de un simple agujero, de esos que solemos ver en cualquier prenda o bien podría ser un agujero complejísimo, de algún artefacto mecánico cuya función - especifica y muy técnica - escape de nuestra comprensión

    ni qué decir si es uno de esos temibles agujeros del corazón
    esos que el amor no correspondido abre y que no se llenan con nada


    yo que usted lo dejo donde lo encontró

    ResponderEliminar
  4. El barrendero está buscando para cagar a palos al que le desacomodó sus montoncitos de hojas.

    ResponderEliminar
  5. Ahhh...un cúmulo de hojas secas es tan atractivo, llama a pisar, a hacer música con los pies, a hacerlas danzar en un vuelo liviano e hipnótico.
    Pero no hay nada más tentador que un agujero. Un agujero seduce, atrapa, intriga, queremos saber más y más...y perdemos la atención por cualquier otra cosa; eso...nos deja despistados de todo.
    Debe ser por eso que el loro no habla...se solaza en el agujero.

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Hola.. razón tiene tu loro, en boca cerrada no entran moscas..jjja...

    Un saludote y lindo fin de semana

    ResponderEliminar
  7. Gatadeangora, No se si es negro o no el agujero porque no tiene ningún color. Gracias por pasar y me alegro que leyeras todo. Imagino lo lindo que sería tener una gata de angora sobre mi falda, con este frío.
    Besos.

    La Candorosa, Debería caminar más, eso es cierto, pero me da una fiaca...
    Un abrazo.

    Briks, fue un momento de inconsciencia, tiene razón, El problema es que como no tiene lados, ni colores, no se ve. No se donde está exactamente. Lo puse sobre la repisa y la única manera de saber donde está es tirándole cosas. Cuando desaparecen es porque ahí está la entrada, pero me da miedo meter la mano y no poder sacarla.
    Estoy consternado.

    unServidor, ahora entiendo porqué mi calle no la barren y me miran mal. Yo pensé que lo de patear hojas lo hacía todo el mundo.

    Maracuyá, y claro, si no quieren que uno las pise o las patee que no lo provoquen dejándolas ahí.
    Y si, los agujeros siempre me resultaron atractivos, tienen un imán hacia mí, no se si será cuestión de género o de desgénero, si es que eso existe. Mi corrector dice que no.
    Besos Susi.

    Balovega, no entran moscas y no le duele el lomo. Besos y buena semana para ti.

    ResponderEliminar
  8. Oiga, qué hace llevándose agujeros a su casa?

    Yo bastante tengo con los míos como para andar llevándome agujeros que encuentre por ahí, en el caso de encontrar alguno.

    Y si es un agujero existencial???? O el agujero de ozono? Va a venir Ozono y ahí lo quiero ver.

    Flor de lío!

    ResponderEliminar
  9. Hola! .. gracias por pasar por mi espacio..

    Me gusto tu entrada.. me gustaria conocer a tu loro.. Creo que Pedro ha aprendido algo que a los humanos nos cuesta muchisimo ; prudencia para saber guardar silencio. =)

    ResponderEliminar
  10. Uy! Se le dio por coleccionar agujeros? Ahí le mando: Uno de la zapatilla de mi hija, otro del techo del comedor, así si se viene la lluvia le llueve a usted,ah!!!! El de la avenida, que más que agujero es un cráter....
    Si encuentro otros se los envuelvo para regalo y los envío por correo...

    ResponderEliminar
  11. Mona loca, Tiene razón, no sé en qué estaba pensando. Es que soy de dejarme llevar por impulsos. Ahora que me doy cuenta tengo un agujero financiero y no se si será ese el culpable o mi mujer.
    Saludos

    Zully Ellyane, Bienvenida y si, Pedro lo aprendió a los golpes, pero es la manera que nunca se olvida
    Saludos.

    Gla, no, no, momentito. Soy bastante selectivo con los objetos que colecciono y no voy a llevar cualquier cosa a casa. Ya lo hice de soltero.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Ah sí? Me desprecia los regalos??? A caballo regalado no se le miran los dientes...Entre que no me anda visitando últimamente y tira mis regalos....me voy a ofender en serio, eh????¿Cómo? ¿Que es lo que estaba buscandp? Ok, listo, me enojé!!!
    (Ya extrañaba que lo peleara,no?)

    ResponderEliminar
  13. Una de la cosas más lindas de la vida es el otoño, así se lo digo. Siempre que haya sol y hojas secas en las veredas.

    ResponderEliminar
  14. Uhhhhhhhhh, ¿y si ese agujero era de un corazón?
    ¿Vio la cancion esa que dice "tengo el corazón con agujeriiitoooos"? Bueno, imagínese que alguien iba caminando por ahi y se le cayó un agujerito de esos, y ud se lo llevó a su casa quitándole la posibilidad a su dueño de recuperarlo....
    Pueden pasar dos cosas:
    1) El dueño del agujero anda por la vida mas contento porque ya no tiene tantos agujeritos en el cuore. Esta posibilidad sería buena, definitivamente. Es como que ud se convierte de golpe en el hacedor de la felicidad de alguien.
    2) Pero ¿y si el dueño de ese agujero era feliz con su agujero? ¿Eh?
    ¿Y si ahora ud le quitó la posibilidad de estar triste, de sufrir por un amor no correspondido? ¿Eh?
    Ayyyy, Gamar, no me gustaría estar en sus zapatos, le soy sincera. Principalmente porque seguro me quedan grandes! :P

    Besos y buena semana!

    ResponderEliminar
  15. Gla, Pero oiga, usted me quiere regalar un agujero de su techo para que me llueva a mí. Y dónde pongo un bache de Rivadavia?
    Y no es que no pase por su blog, es que no comento porque no da, nada más. Me pone un video que no me gusta ¿que quiere que le diga,? a Montaner no lo soporto, se lo digo acá así no me agreden sus comentaristas. Y ahora no le mando ningún beso. He dicho.

    Estrella, pero mire usted que diferentes son los gustos. A mi el otoño no me inspira, es como la lluvia vió?
    Yo soy de primavera y verano, el otoño lo tolero en sus comienzos, pero después, todo pelado, ocre y gris, no no, no es para mi, pero peor es el invierno. Yo debería invernar.
    Le mando un beso y me despiertan para el 20, 21 de septiembre.

    Stella, Pero, ahora me deja preocupado. Que se yo, estaba tirado y ahora que me recomienda, que lo lleve de nuevo o lo publique para que lo reclame el dueño?
    A Pedro le daba cierta reticencia al principio, pero ahora se las ingenia para tirarle las cáscaras de girasol que come hasta acertarle a la entrada del agujero. con eso se entretiene. Es una escena digna de ver.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Yo que Ud, voy y lo tapo. Por que se me ocurrió otra cosa. Imagine que ese agujero sea un portal al pasado, o al futuro o vaya uno a saber donde!
    Mire si de golpe se le aparecen por el agujero San Martín con todos sus soldados, o Napoleón queriendo conquistar su barrio....
    Ahh, no se amigo que aconsejarle...
    Ud se metió en un flor de lío!

    ResponderEliminar
  17. Me gustan los colores que pintan las hojas en el otoño, también me gusta ver el piso tapizado por las hojas, pero NO me gusta que las hojas tapen los hoyos porque seguramente mi pie termina en uno de esos...
    Pero si ese hoyo es un portal, espero que te traiga para aca, porque quiero todos mis bsos y me debe muchos...
    Bsos, muchos aunque sigan acumulandose.

    ResponderEliminar
  18. Stella, Estaría muy bueno que fuese un portal temporal, pero es muy chico, no creo que San Martín entrara. ¿No era Belgrano el petizo?
    Las pepitas de girasol que le tira Pedro entran pero no salen a ningún lado, tal vez usted tenga razón y están viajando en el tiempo. Por otro lado sería esa una buena manera de encontrar a donde conduce, habría que buscar una pila de cáscaras de girasol.

    Deepbluesky, ud no va a creerme, pero hace segundos, estaba pasando por su blog a ver si había algo nuevo. Sintió mi presencia?
    por las dudas busque un montoncito de cáscaras de girasol y me avisa.

    ResponderEliminar
  19. Chiist! ¡Quietos todos! ¿No se han dado cuenta de que éste es un texto para medir la inteligencia de los lectores? De los comentarios que podamos hacer de él, Gamar sacará sus conclusiones, nos medirá intelectualmente y entraremos en un ranking.
    Pero la gente no se ha percatado de esto y se ha lanzado a la piscina de cabeza y sin mirar.
    Yo sí lo he entendido: Gamar encontró la verdad y el loro es el símil de la duda. Jajaja. No sé cómo no lo ven. Está clarísimo!

    ResponderEliminar
  20. JuanRa Diablo, Has subido un escalón hacia la revelación. Tienes todas las condiciones para convertirte en nuestro líder, sólo necesitas conocer tu verdadero designio.

    ResponderEliminar
  21. Bueno, mientras no se un agujero negro que succione todo a su alrededor, no veo el peligro de llevarse un hueco a casa...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...