lunes, 4 de mayo de 2009

Segunda oportunidad

Sol de tarde

Imágen de Vivi Crespo

Cuando era chico, el sol era distinto, tenía otro brillo. De eso estoy seguro aunque no recuerdo en que fecha es que cambio su tinte.

Las tardes eran más amarillas, los ocasos más anaranjados.
Tengo grabado en la mente fotos del parque donde jugábamos a la pelota, no siempre era fútbol, hasta la tierra donde el pasto ya no crecía era mas clara.
Recuerdo también los días de lluvia cuando salíamos a hacer navegar nuestros barquitos en los charcos, pero curiosamente esos días no eran grises.

¿Desde cuándo esos días grises aparecieron?

Había, recuerdo, un día en que las mariposas llegaban, todas juntas, no venían de a poco. Las amarillas, las blancas las monito, mas grandes, y las del limonero, enormes y tan difíciles de ver y alcanzar.

Era el comienzo de la época más feliz del año, pasaban a ser parte del paisaje del parque que, curiosamente también cambió.

En eso unos cuantos estamos de acuerdo. El tamaño del parque.

Es muy notable la diferencia, ese parque era enorme, tenia de todo, desniveles altísimos, árboles con copas inalcanzables y una extensión que hacia que llegar a la punta fuera una hazaña que dejaba cosquillas.

¡Llegar en bici a ese extremo! Mirando para todos lados, que no fueran a vernos ir tan lejos…

Volver algunas décadas después a verlo debería alegrarme, pero no, me indigna ver que ahora es muy chiquito. Los árboles son como todos, no son más enormes como eran antes .El parque no es tan grande, camino hasta la punta y no pasa nada.

Decía que las mariposas anunciaban el comienzo de la época más feliz del año, llegaba el calorcito los días más largos y las noches en las que los vecinos se quedaban hasta tarde en la vereda para vernos jugar a la escondida. Las madres salían de a una a llamarnos, a los gritos, porque la cuadra también era mucho mas grande, para ir a comer. Ahí comenzaba la negociación.

-Un ratito más maaa.

-NO, vamos que ya es tarde

-Pero a los chicos los dejan, un ratito más.

-Esta bien, 10 minutos mas, pero que no tenga que venir a buscarte de nuevo.

Y así iban apareciendo las madres o abuelas en las puertas de la cuadra llamándonos, hasta que quedaban pocos amigos y todos dejábamos la calle para ir a comer.

Pensarán que vivo de recuerdos, que la nostalgia nos hace pensar que todo tiempo pasado fue mejor y que esa distorsión perceptiva se debe a cosas naturales.

Que ilusos.

Hasta el Terri, mi perro, era enorme y hoy en las fotos se ve chiquito al lado de mi viejo.

Nadie me va a convencer, el sol antes era mas amarillo.

1/3/2008 una mañana gris

Pido disculpas a los que ya lo leyeron, pero estoy escaso de inspiración y tiempo y para que no me reclamen más que publique algo, les dejo este, uno de mis primeros escritos en el blog y que sólo juntó 3 comentarios.

32 comentarios:

  1. No me explico que esta bella entrada sólo generara tres opiniones.
    Para tí la mía.
    Los recuerdos de infancia tienen otro color, un color más vivo, sin penas, preocupaciones ni otra cosa que no fuera vivir...

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabés por que pasa eso? los colores no cambiaron, cambiaron nuestras pupilas. Se contaminaron al crecer, dejaron de ver las cosas puras, como son.
    Yo recuerdo cuando lloraba, y el llanto venía de los ojos, hoy cuando lo hago siento que viene de lo más profundo de mi.
    El sol era más amarillo, y la felicidad era más fácil de alcanzar, a veces estaba en un helado de dulce de leche y chocolate comprado a la vuelta de casa.
    De todos modos cada día me levanto con la esperanza de volver a ver ese sol como cuando era chica y trato de encontrar la felicidad en las cosas simples.
    Un beso.. Me encantó el post

    ResponderEliminar
  3. Chiquito pampeano, no se me hubiese ocurrido reclamarte nada; pero ahora que veo lo que has publicado, lo hubiera hecho y no me arrepentiría.
    Esos tiernos recuerdos, invocan mis veranos de la infancia...síiii eran más largos; el tiempo entre las navidades no pasaba nunca, y a mí que me gustaba tanto que llegaran!!! La mesa larga, los primos y los juegos...las siestas en enero, calladas entre flores, en la casa de la abuela, en puntas de pie para que no me obligaran a dormirlas...y después esperar los carnavales, para que mi chico, amor de niños, pasara veinte veces dejándose mojar sin escaparse...
    ¿Quién ha cambiado? El tiempo, el parque ¿o nosotros?...Fue mejor el pasado? Creo que no, que en la memoria nos ha quedado aquello que nos hizo felices...ahora hay todavía mariposas, las vemos bien? o pensamos que las de ayer eran más bellas? Y mañana pensaremos que las más coloridas fueron las de hoy...
    Ayer por la tarde, mi balcón se llenó de mariposas, supongo que las últimas del otoño. Pensé que era un milagro...y las disfruté mucho. Me trajeron tanta alegría y color como las de mi niñez, y en primavera regresarán...pronto, porque ahora el tiempo pasa más rápido.
    Te mando un puñadito de mariposas rosarinas, con besitos en las alas...me gustó que repitieras.

    ResponderEliminar
  4. Ayyy, un post hermoso!!! Tantos recuerdos lindos!!!

    Ahora que te dijeron "pampeano". Sos vos el que entra a mi blog desde Gral. Pico. Si es así, tengo algo para contarte (aunque me acaba de surgir una duda)

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Pues yo no lo había leído y me alegro un montón de que lo hayas traído de nuevo porque me ha encantado. Y estoy de acuerdo contigo, el sol era distinto. Y todo. Pero seguro, vamos.

    ResponderEliminar
  6. No sé si cambian nuestras pupilas o con la edad nos vamos adaptando a las prisas de la vida moderna y nos acostumbramos a ver los colores de las cosas que nos rodean, sin mirarlos en realidad...
    Creo que cuando eramos pequeños disfrutabamos las cosas más, ya que sólo teníamos la obligación de ser felicies, mientras que conforme nos volvemos adultos, empiezan las responsabilidades que se tienen que asumir y empezamos a dejar de apreciar los detalles que antes nos llenaban el alma y pintaban una sonrisa en nuestra cara...
    Besos, muchos...

    ResponderEliminar
  7. Suena a tópico pero quizás todo era más grande porque nosotros éramos más pequeños y sólo mirábamos hacia delante... será que ahora hemos aprendido a mirar hacia atrás? Pregunta a un menudo qué ve ahora...

    Fue una suerte que recuperases esta entrada, sentiría habérmela perdido!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Bué... justo llego después que el genio anónimo.


    Yo ya lo habia leído, y me encantó! Me parece que encierra una ternura impresionante.
    Es que es así, de golpe un día nos damos cuenta que las dimensiones cambiaron
    Es mas, me parece uno de los mejores post que leí en mi vida!

    Besoos




    Bueno, no se si es uno de los mejores post, por ahi se me fue la mano, pero lo dije solo pa molestar al anterior! ajajjaa

    ResponderEliminar
  9. Txispas, es así, al recordar selectivamente decoramos un poco el pasado, pero creo que igual era de otro color. Saludos y gracias por pasar.

    Antes Muerta que Sencilla, si, también pienso en esa contaminación, es una de las peores, es lenta y no nos mata, o lo hace subrepticiamente.
    Ojalá volver a las cosas sencillas fuese una obsesión de la mayoría, así se podría vivir mas felices, sin duda. besos y gracias.

    Mara, solo te permito que me digas chiquito, porque soy bastante petiso.
    Es muy fácil para un alma que dibuja paisajes con palabras decir todo tan simple. Claro que hay mariposas, las tenemos de vuelta, aunque en menor cantidad, pero se van reponiendo. Pero claro que no son las mismas. Cuando viste miles, son todas iguales, cuando ves la primera es algo único, deslumbrante. Eso hace la vida con nosotros, nos insensibiliza. Ahí va un beso en pago por las mariposas.

    Flor, puedo hacer dos cosas, decirte que si para que me cuentes lo que decías o decirte la verdad y quedarme con la intriga.
    Que elijo?
    Me alegro que te gustara, besos, desde un poco mas al sur.
    PD. Mara y cuyá va a pagarme por revelar la posición de mi "lugar recóndito del mundo"

    Fauve, que bueno que alguien me entienda, gracias y besos para ti.

    Deep..., Si, hay mucho de eso, pero lo que digo del sol es así. Tengo ese recuerdo de 5 años apoyado contra el frente de una camioneta en el frente de mi casa y el color del brillo del sol era de ese amarillo que nunca más vi. Besos y gracias.

    Borraeso, claro que la diferencia de escala hace esas cosas en el recuerdo, basta con ir a la casa de tus padres o tus abuelos a la que no vas desde chico y ves todo mucho mas chico de lo que lo recordabas. Y no es que haya crecido demasiado.
    Muchos besos y gracias.

    ResponderEliminar
  10. Es que si no sos de Pico, no tiene relevancia alguna.

    Querés que te preste mi fusta una ratito para saldar cuentas por tamaña indiscreción??? PEro después me la devolvés, ehhhhh!!!

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Ya no recuerdo si lo comenté o no, que lo leí seguro, pero es igual lo hago ahora: el sol era más amarillo, el parque más grande, y todo más sorprendente y bonito porque aún no estábamos contaminados de tantas y tantas tonterías que nos enseñan y otras que aprendemos por dolor. Y uno inevitablemente crece con todo eso, además de su estatura, claro, algo importante a tener en cuenta. Además está que nos aferramos a lo ya vivido y no entendemos que ese tiempo, por llamarlo de algún modo, sólo sirve para caminar no para quedarse parado en él; uno no se queda parado en un camino ¿verdad? Entonces ¿por qué nos empeñamos en pararnos en lo que fue el pasado?

    Tienes inspiración de sobra, quizá sólo esté el miedo, ese compañero que nos hace ver lo que no está tan real como si nos mordiéramos la lengua.

    Y, en respuesta, el dolor aparece porque algo nos está diciendo que no queremos ver de solucionar. De nuevo te remito a la página de Bach pero sólo si quieres :) Qué difícil es deshacerse de las creencias y condicionamientos, ay... e importante, más difícil aún es darse cuenta de que se tienen.
    Un abrazo lleno de azul marino :)

    ResponderEliminar
  12. Y he visitado el blog de la fotografía :)

    ResponderEliminar
  13. De nada debo convencerte, al contrario, te doy toda la razón, es así, tal cual lo describiste.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  14. No hay nada mejor para la vida que el recuerdo de una niñez feliz.....
    También pasa que uno reedita esos momentos en la niñez de sus hijos...No?
    Es distinta en esta época, eso es bien claro...pero la inocencia y el asombro están intactos...
    Este escrito me trajo muy gratos recuerdos, en los que inevitablemente mi abuelo es el rey...

    ResponderEliminar
  15. 1º: Gracias por repetirlo....

    2º: Tenés mucha razón, las tardes de juegos eran las de antes.... Ahora no solo cambió el color de los atardeceres y la plaza, si no los chicos.... ¡Qué lastima!

    3º: Ahora tiene más de 3 comments! ^.^

    Besotes y hasta la próxima!

    ResponderEliminar
  16. mmm pues yo no lo habia leido.Gracias por ponerlo de nuevo.
    Una cosita,en una entrada que escribí el otro dia,hay un premio para ti.Recogelo.

    ResponderEliminar
  17. Me alegro que rescates tus primeros escritos, nos da la oportunidad a tus nuevos seguidores de seguirte desde el principio.
    El relato es, como todos los que he leído hasta ahora,sencillamente genial, te transporta realmente a aquello que sientes.
    Eres un crack!

    ResponderEliminar
  18. Pues ha sido una delicia releerlo. Ya en su día, en ese recorrido que hice por tu blog, me agradó encontrar algo así, aunque no dejara constancia de ello. Se lee con una sonrisa por cuanto de nostalgia tiene y creo que absolutamente todos nos hemos sentido identificados.
    De pequeño yo veía a mis profesores y profesoras como unos señores muy mayores. De mayor hice cuentas y descubrí sorprendido que muchos de ellos no llegaban a la treintena!!
    Un abrazo desde muy lejos ;)

    ResponderEliminar
  19. muy cierto la dimensión de las cosas. tambien cambia con la edad la del tiempo. cuando era pequeña el verano y los dos meses y pico sin clases se me hacía largusísimo. Hoy, sin embargo, se me pasa más que volando!se hace cortísimo!!

    Besos. Angie.

    ResponderEliminar
  20. Stella, si, se que entre los fieles te puedo contar. La verdad es que la última aclaración podrías haberla obviado. Yo no me lo creía pero mi ego si.
    Besos

    Flor, era broma, no me interesa el chusmerío. ¿Tenes una fusta?mmmm

    Haideé, eres de las primeras y se que lo leíste. Esto post viejo reemplazó a uno que estaba por poner que hablaba de los miedos...pero me dio miedo.
    Besos y voy a pasar a ver lo que me recomiendas.

    Navegante del alma, Gracias por pasar y espero tengas buenos vientos.

    Gla, ya sabrás que no me atrapa una temática en particular pero si un objetivo cuando escribo. Que me cuentes que logré transportarte a una época feliz es el mayor halago. gracias y besos.

    Ivana,
    1º de nada
    2º si mas que nada esos chicos, ya somos menos chicos...menos en general.
    3º Si y gracias por hacer que sea así, besos

    s., Perdón entonces por hacerte venir por algo repetido y gracias , ya voy a buscarlo. beso.

    Yandros, Gracias por tus palabras exageradas y siempre está el enlace arriba a la derecha para ver una selección de los post pasados. Un abrazo.

    Juanra., Gracias por pasar de nuevo entonces. Yo sigo asombrándome del tamaño del lavatorio del baño de la casa de mis padres. Parece que es mas fuerte el recuerdo de los años de la niñez, porque cuando voy de visita lo veo muy muy chico. Un abrazo.

    Angie, Si, el tiempo es más relativo que lo que dijo Einstein, hoy las vacaciones son sólo un pequeño fragmento de lo que era. El que encuentre la manera de revertirlo tendrá la inmortalidad. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Pues sí, Gamar. El sol era más amarillo, y todo era más grande, e ir "hasta el centro" de la mano de la vieja era una aventura y volvía exhausta de tanto caminar esas extensas... 10 cuadras.

    Todo era más grande y más brillante. Acá hace falta que venga alguien y me lustre un poco la vida, a ver si recupera el brillo por lo menos.

    Hermosa entrada :)

    ResponderEliminar
  22. Los recuerdos son alimento para el alma, por eso se llenan de ternura.
    Yo llego por vez primera a tu blog, Gamar, y me alegro de que se te ocurriera publicarlo de nuevo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. La pampa es muy grande...y alguien chiquito como vos cabe en cualquier lugarcito recóndito, que no es fácil encontrar.
    Pero nada, ¿cómo lo supe yo? No lo insinuaste vos? Ves que te leo con atención...así que no hay pago, sólo el anhelo de maracuyá, ceibo y jacarandá, en ese suelo y bajo ese cielo. Te traerán mariposas...yo te mando un beso.

    ResponderEliminar
  24. Flor, ...que bonito.

    Maria C, Que nos lustren la vida, eso es muy lindo. Tal vez la media naranja haga eso, pero no cualquiera, la verdadera mitad, que no es nada fácil de encontrar. Muchas gracias, un beso.

    Walter Portilla, Bienvenido y me alegro que te gustara. Un abrazo.

    Mara, era una broma, no hay problema en absoluto.Besos

    ResponderEliminar
  25. juasssssssssssssssss!!!!
    Parece que te gustó en serio, jeje!

    ResponderEliminar
  26. Es bueno dar y darse una segunda oportunidad, para ver cosas que quizás pasaron desapercibidas y corregir los errores cometidos

    Me gusta mucho como escribes, me transporté a mi infancia, y si.. la casa, el parque, los árboles, todo se veía mas grande, eran épocas felices, sin preocupaciones y las ciudades se venían mejor sin contaminación , además de que de niños todo nos causaba asombro no solamente veíamos sino que observábamos, algo de lo que algun@s nos hemos olvidado un poco.

    El parque ya es pequeño, pero ahora podemos salir fuera de la ciudad , y encontraremos algún pueblo o lugar donde hay aire limpio, vegetación, y uno de los mejores espectáculos que ofrece la naturaleza : los atardeceres, cada día diferentes . A veces también los podemos observar desde algún lugar de la ciudad, solo tenemos que darnos la darnos la oportunidad de mirar al cielo.

    Saludos desde México y un beso esterilizado (por aquello de la gripe)

    ResponderEliminar
  27. nunca el antes va a ser igual al ahora...
    eso es asi...
    y nuestros ojos miran diferente y no hay forma de que no lo hagan...a veces la memoria emotiva acompaña cada momento...y alli esat el secreto!

    beso amigo!

    ResponderEliminar
  28. Gamar, me pasó algo similar una vez uqe volví al club donde iba a la colonia...esa enorme distancia que había que recorrer para ir desde los quinchos hasta el golfito era "esta"???

    Me sentí un poco mal. Incluso lamenté un poquito haber vuelto.
    Hay lugares a donde es mejor no volver nunca.

    Qué son las mariposas "monito"? Nosotros a las mariposas blancas les decíamos "lecheritas"

    También hace rato que no veo de ésas.

    ResponderEliminar
  29. No se si cambiaron los colores. Nosotros, como adultos vemos la vida de otro color. Creo que ahí está la diferencia.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  30. Flor, todo lo nuevo me atrapa...

    Kandy, entonces está abierto el desafío. Tratemos de encontrar ese color único. Tal vez buscando dentro y no fuera, podamos volver a ver así al sol. Besos

    Patrycia, si la memoria no es un casete donde todo se guarda tal cual, es algo que revivimos cada vez que lo recordamos. Besos.

    Mona, las mariposas monito son marrones con líneas naranja y forman como dos ojos en las alas, creo que se llaman monarca y creo que están en todo el mundo. Las lecheritas son más chicas y blancas aunque también hay amarillas y naranjas.
    Y si, a veces hay que conservar las ilusiones
    http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/b/b5/Monarch_Butterfly_Danaus_plexippus_on_Echinacea_purpurea_2800px.jpg/800px-Monarch_Butterfly_Danaus_plexippus_on_Echinacea_purpurea_2800px.jpg

    Fabiana, o sea que lo que cambiamos somos nosotros? Me niego a admitirlo. Saludos

    ResponderEliminar
  31. Gracias al rinconcito del cerebro que guarda nuestros recuerdos, las cosas puede que cambien, pero por suerte las seguiremos recordando como las vimos antaño, con los ojos de un niño.
    bonito rincón el tuyo
    un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...