viernes, 6 de marzo de 2009

¿No se dan cuenta que se ponen feos?


Agustín tiene sólo 8 años y la vida para él es ir a la escuela, comer y dormir porque lo obligan.
A veces sale a jugar con sus amigos y otras se encierra en su habitación todo el tiempo posible.
Mira a los grandes y no entiende porqué se pelean todo el tiempo.
Cuando va en auto con su padre lo ve insultar constantemente a los demás conductores. Para él es algo normal y si todos fueran como su padre manejarían mejor.
Cuando sea grande quiere ser astronauta porque viajar por el espacio es lo mejor que le puede pasar. Está seguro que se va a encontrar con planetas llenos de gente mejor de la que se ve por acá en la tierra.
Su madre se encarga de todo lo de la casa que como es bastante grande no le sobra nada de tiempo. Su padre le dice a ella todo el tiempo que no hace nada y Agustín ve casi todos los días como se pelean, se gritan y para escaparse de todo se encierra en su cuarto y dibuja.
Mientras dibuja se transporta, ya no escucha más que lo que sus dibujos sugieren.
Dibuja un auto y se sube, recorre una larga línea que recorre la hoja, va encontrando paisajes y personajes con los que comparte diálogos y confesiones.
Estaba recorriendo un bosque cuando el sueño lo obligo a detener su auto y se durmió.
Al despertarse se sentó sobre la cama refregándose los ojos y dudaba de la realidad.
¿Fue un sueño?
Se levantó de la cama y comenzó a buscar en los cajones desordenados, el lápiz con el que soñó. Es un lápiz con el que cobran vida las cosas que dibuja.
Debajo de una pila de papeles con dibujos brillaba el lápiz color azul que aparecía en su sueño. Lo tomó, era igual que en el sueño.
¿Sería un sueño entonces?
En el sueño, encontró a una criatura muy bajita y redonda que le dio el lápiz para que lo usara solamente estando solo. Y que lo que dibujara tomaría cuerpo y vida mientras esté sólo.
Así fue que dibujó varios amigos con sólo 7 u 8 trazos y con los que se divertía más que con sus amigos. Dibujaba playas con palmeras y hacia allí salían. Sus amigos eran cada vez más ya que no se podían borrar, no se dejaban.
Sus amigos dibujados le pidieron que les pusieran sombreros, ya que el sol de la playa estaba muy fuerte. Él se dedicó a ponerles sombreros, para lo cual debía borrarles una porción de la cabeza. Cuando él daba vuelta el lápiz para usar la goma sus amigos la esquivaban y se quejaban, pero después de explicarles, accedían y disfrutaban mirándose como quedaban cada vez más adornados.
Agustín sólo salía de su casa para ir a la escuela y al llegar comía apresurado para poder volver a la hoja donde estaban sus amigos y su vida más feliz.
Dibujó un barco donde poder dejar la playa y adentrarse en el mar hasta ahora inexplorado.
Pero sus amigos dibujos le pidieron que les dieran más volumen. Hasta ahora eran solo unos pocos trazos.
Está bien dijo Agustín, voy a tardar más tiempo, pero les voy a dibujar mejores cuerpos.
Dibujó durante horas haciéndoles cuerpos, ropas, zapatos, hasta que su madre lo llamó a comer.
Esta vez, en verdad estaba cansado, salió de su cuarto al primer llamado, cuando últimamente tenían que pasar varios hasta que se resignara a dejar sus dibujos.
Comió y se fue a dormir sin chistar, no quiso ni saludar a sus amigos en la hoja.
Al otro día la rutina lo obligó a salir a la escuela y al volver se encerró en su cuarto, tomó la hoja y sus amigos comenzaron a incorporarse.
-Agustín, estábamos charlando entre nosotros y nos gustaría que nos dibujaras en una hoja más grande. En ésta no podemos hacer mucho ya, queremos tener mas espacio y algunas cosas más.
-Está bien, dijo Agustín.
-Me gustaría más salir en el barco a ver que encontramos, disfrutar de algún viaje, alguna aventura. Ayer me hicieron trabajar toda la tarde y no nos divertimos.
-¿Pero no te interesa vernos felices a nosotros?
-Sí, claro que me interesa, está bien, voy a dibujarlos en una hoja muy grande, pero me va a llevar mucho tiempo.
Y en esa tarea Agustín pasó sus próximas tres tardes, se acalambraba la muñeca, descansaba un rato y seguía.
Al terminar, ya no le quedaban ganas de jugar, estaba cansado.
Al otro día, miraba la hoja desde la puerta de su cuarto aún abierto y dudaba si cerrarlo y adentrarse en su mundo dibujado. Estaba pensando ¿qué sería lo que le pedirían hoy?
Había creado un mundo donde era feliz, disfrutaba sambulléndose en él, tenía aventuras y nada malo podía pasar. Pero sus creaciones, sus amigos comenzaron a exigirle cada vez más.
Una criatura no es real sin sombras, un esfumado mejora mucho el aspecto y etc. y etc.
Ya no era feliz en ese mundo que le pedía más y más trabajo para satisfacer a sus pedidos.
Y tomó la decisión. Se paró frente a la gran hoja, colmada de complejos dibujos, trazos suaves, paisajes casi reales y una ostentación de destreza plástica maravillosa; y les dijo.
¿Saben una cosa?
Era más feliz cuando tenían sólo 6 o 7 trazos.

36 comentarios:

  1. Suele pasar...no nos conforma la vida sencilla, parece que no paramos hasta complicarla....Y cuando ya se nos va de las manos añoramos cuando disfrutábamos de las pequeñas cosas...La paradoja del ser humano...

    ResponderEliminar
  2. Licencia los cuentos aunque sea con algunas de las CC.

    Digo

    Son bastante buenos, en especial este último.

    SAludos

    ResponderEliminar
  3. Pasé sólo a avisarte que en mi blog dejé un regalito para vos...¿Pasás a buscarlo?

    ResponderEliminar
  4. Coincido con Gla, acerca de que el ser humano se complica solo (bueno yo soy complicada por naturaleza) y muchas veces añoramos lo sencillo, lo simple.
    Pero me doy cuenta que aunque queramos evadirnos de nuestra realidad, el mundo al que decidimos huir, termina por ser un lugar donde no somos completamente felices...
    La felicidad es una decisión propia, yo soy feliz, no porque alguien me haga feliz, sino porque yo quiero ser feliz y así con la gente que quisiera hacerme daño, la gente por sí sola no tiene el poder para lastimarte, tu les das ese poder al permitir que te lastime.
    Agustín a sus 8 años es un niño necesitado de cariño que busca la aceptación y por ende, el cariño de los que lo rodean... hasta que se cansa de dar sin recibir... el egoismo de los papás en su vida, se ve reflejado en las exigencias de sus amigos.
    Simplemente encantador!
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Cuandas puedas pasate por mi blog que tengo un premio que te espera...es PREMIO A LA AMISTAD el amigo es oro y el oro lo encontre en ti.
    Asi que te lo entrego con todo mi corazon.
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  6. Gla, así es. no paramos hasta complicarlo todo.
    Besos

    Renegado, gracias por la recomendación, la verdad es que no se cómo se hace, tendré que averiguar.
    Saludos

    Gla, de nuevo, ¿pero no se fue recién ud? Pasaré a ver, gracias.

    Deep...Gracias, me alegro que se interpretara tan bien y lo que pienso es que buscar la felicidad es querer vivir en el horizonte, por más que la busquemos...
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Mari, sos todo corazón, muchas gracias y voy para allá.

    ResponderEliminar
  8. Que bueno que Agustín descubra que no está bueno elegir la fantasía por sobre la realidad...señal de que está sano.

    Me gustó mucho este cuento, Gamar.

    ResponderEliminar
  9. Gamar
    me has dejado sin palabras. O mejor dicho, con tantas que sería imposible ponerlas aquí. El relato es precioso, pero además tiene tantas interpretaciones...Desde la soledad del niño que se refugia en su mundo imaginario para luego descubrir que eso tampoco lo conforma, que lo que necesita es contención y cariño reales. Hasta la de los adultos, a los que a veces nos pasa lo mismo, creando mundos que luego no podemos sostener, que pesan demasiado.
    Ojalá tus amigos virtuales no nos pongamos feos...

    Besos

    ResponderEliminar
  10. A medida que vamos creciendo creemos que eramos felices antes... Pero la felicidad depende solo de nosotros... a mi tambien me gustaria volver a tener cinco años donde mi unica preocupacion era jugar y pelearme con mis hermanos... Se que si volviera a tener esa edad tendria conmigo todos mis seres queridos que perdi... pero seria felicidad momentanea... porque se que la cosas no cambiarian, los volveria a perder y volveria a sufrir... hoy aunque no soy feliz, se que con el paso de los dias, meses, años... el dolor que siento se va a convertir en hermosos recuerdos...

    Ayer alguien me dijo que la cosas que pasan, pasan para que aprendamos algo... y yo creo que en un tiempo voy a darme cuenta lo que me enseño todo lo que me paso...
    Bueno, es temprano y me entusiasme y me fui por las ramas... pero creo que se entendio lo que quiero decir....

    Besos!!!

    Jo


    PD: Ayer mi blog estaba loco, no dejaba que nadie comente... pero despues parece que se arreglo solo... creo que el blog esta loco como la dueña jajaja

    Jose

    ResponderEliminar
  11. A veces las personas no complicamos, y la vida es mucho más sencilla si miramos y observamos a nuestro alrededor.

    Preciosas palabras y bella historia la de Agustín.

    Abrazotes y bello día

    ResponderEliminar
  12. Hola de nuevo, podes preguntarle a Juli

    Vi que ella también lo tiene en su blog.

    SAludos

    ResponderEliminar
  13. Maravilloso cuento, te felicito, está muy bien hecho, muy bien pautado en todo sentido, y el modo en que relatás hace emocionar. Las imágenes son tan reales que yo en un momento comencé a desear tener ese lapicito mágico.
    Tal vez nosotros mismos nos complicamos la vida... tal vez se hace imposible evadir realidades sin llevar a donde vayamos nuestros problemas, o reproducirlos. Tal vez Agustín tuvo el coraje que muechos deberíamos imitar...
    Yo no creo que a medida que pasa el tiempo se sienta menos felicidad. Creo que eso es algo diferente en cada uno. Hay etapas en la vida, y de todo algo aprendemos (bueno, yo algunas lecciones las he tenido que pasar dos veces por no haberlas asimilado en la primera...) Sea como sea y con todos los problemas que tengo, que no son pocos, me gusta la vida que hago y me las ingenio bastante bien para ser feliz. No quisiera nunca regresar a mi infancia, y menos a mi adolescencia. Estoy muy bien como estoy.
    bue, me voy re movilizada... creo que este es un cuento para leer antes de ir a terapia, ja ja... te felicito nuevamente, es exelente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Si no fuera por la imaginación,, por la posibilidad que tenemos de construirnos un ensoñadero, que ingrata y difícil sería la vida.
    Agustín tuvo suerte, supo imaginar.

    ¡Cuántos regalitos por acá!

    Saludos y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  15. Es bueno soñar porque en ellos a veces buscamos lo que realmente deseamos en nuestra vida.
    Me gusto muchisimo el cuento, te hace pensar.
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  16. Tener la capacidad de soñar, imaginar y permitirnos escapar -por momentos- de las presiones de la vida cotidiana, ¡¡¡todo sería muy muy triste!!!

    Me encantó este relato, y Agustín, ¡¡un personaje maravilloso!!

    Abrazos ¡¡¡y felicitaciones señor!!!

    PD: quiero un lápiz como el de Agustín!!!!

    ResponderEliminar
  17. Mona, no se en realidad que es mejor, depende cual sea tu realidad.
    Saludos.

    Mara, deberías poner una web vendiendo mimos, sos la mejor para eso. Por suerte yo los tengo gratis.
    Saludos

    Jo, creo que a todos nos gustaría tener 5 años, es la justa entre comprender y no tanto las cosas.
    Saludos

    Balovega, no se como es la vida en realidad, me lo pregunto seguido. Por eso la frase "esto no es vida".
    Saludos

    Renegado, gracias por el dato, veré que hacer
    Saludos

    dondelohabredejado , es increible lo que se genera en los demás con solo escribir un rato. Lamento que tu infancia no sea como para querer volver, la mía por suerte si, pero también estoy muy bien como estoy.
    Gracias y te mando un beso

    estrella, sabés que en esto pongo el acento. Saber imaginar. Cuando observamos las infancias actuales y las comparamos con las nuestras, al menos la mía, noto que jugábamos con una caja de zapatos y era un submarino dentro de una trama elaborada. Hoy es muy raro encontrar imaginación de ese tipo en los chicos, creo que por tener tantos medios distractivos alrededor.
    Hoy escuche a un joven escritor decir que gracias a un corte de lus, descubrió la lectura y hoy es su vida. Escribe cuentos maravillosos, uno es "Hacer que la noche venga". Desgraciadamente mi inexistente memoria no me permite recordar su nombre.
    Te dejo un beso

    Gracias Mari, la imaginacion es la revancha a la vida que nos toca.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Lindo cuento.Tambien me gustaria tener un lapiz como ese, para dibujar el paraiso gatuno y perderme en él, jajajajaja.
    Besitos

    ResponderEliminar
  19. jajaja, ay me encanta lo que dijiste. Es que a los docentes se los regalo. Faltaba más!!! Aunque ahora con el aumento...lo voy a pensar.

    Besitos

    ResponderEliminar
  20. Gatadeangora, hacía mucho que no encontraba pelos de gato por acá. Pensé que era por mi perro, pero ya lo lleve para casa. Todo lo que da demasiado poder es peligroso, podemos perdernos igual por acá
    Besos.

    Mara Es cierto, no voy a necesitar tantos trabajos ahora con tanto aumento. Igual podemos negociar.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Gamar que haces que cada vez apareces mejor en las fotos,,,¿cual es tu secreto? si tienes una formula dila para copiarla..jaja
    Buen domingo
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  22. Siempre queremos mas y mas y mas...
    Tenemos que aprender cada dìa mas de disfrutar de lo que ya tenemos sin caer en la conformidad. de hacerlo, matarìamos muchos de nuestros sueños...

    NANO

    ResponderEliminar
  23. Te dejo aquí una cita para que la pongas en aquella entrada con ellas."La tiranía de la ignorancia... es la más dura y lóbrega de las esclavitudes." Juan Luis Vives . Te cogí el vídeo de signs para ponérselo a mis alumnos en mi blog. Es precioso. Saludos. Carmen.

    ResponderEliminar
  24. ¡Perdón!...pero yo tambien quiero saber porque cada vez estas mas guapo y mas joven en las fotos...no será que tienes el lapicerito ese ¿no?, jejejeje.
    Y que sepas que yo soy una gata muy fina y no voy soltando pelo por ahí, como una minina callejera cualquiera, jajajaja.
    Besitos

    ResponderEliminar
  25. Jajajjajaja Viva el Photoshop!!!!!!!

    ResponderEliminar
  26. Mari, no soy yo, son tus ojos.
    besos y que termines bien el día.

    Así es Nano, no tenemos límites, en general, pero lograr un equilibrio nunca es fácil.
    Saludos y gracias por pasar.

    Carmine, Muy buena la cita, mañana la agrego y haces bien en mostrarles el video, es muy bueno.

    Gla, no creo que lo necesites. Ahora no te digo feliz día
    saludos

    Gata, Esta foto es vieja,tiene unos dos años y estaba con bigote, la anterior es del mes pasado y la primera, la de anteojos, tiene casi un año.
    ...y por mas fino que sea el gato, algún pelo siempre deja.
    Me alegro que dejes tu huella por acá
    besos

    ResponderEliminar
  27. Cuando hablaba del Photoshop me refería a los piropos que te dicen que cada vez estás mejor en las fotos.....jajajjajaja...Y después soy yo la que engorda tu ego???? jajajjja Y ya me dijiste feliz día!!! Y ese saludo no te lo devuelvo...

    ResponderEliminar
  28. Gla, no te regodees en la victoria, soy muy memorioso.
    No es cierto, ya no recuerdo por qué era.
    Saludos

    ResponderEliminar
  29. Dejas el fin de la hermosa historia abierto... ¿qué hizo? Volvió al inicio, a los 6 ó 7 trazos, o se dejó engullir por su mundo pintado? Aprendió a dibujar sólo lo que él quería plasmar y a disfrutar con ello o fichó con una factoría de dibujos animados para que disfrutasen otros? O aprendió a disfrutar sin más, independientemente del trabajo invertido?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  30. Brillante Gamar aunque aparte del significado claro de la historia, creo que se puede interpretar otra moraleja, quizás sin haberlo pretendido:
    Si un dios creara el mundo y de repente se le exigiese más y más cosas, ¿no se cansaría también y lo dejaría de lado para empezar otra cosa?
    Lo dejo en el aire.
    Saludos

    ResponderEliminar
  31. borraeso, No tenía intenciòn de dejarlo abierto, mi idea se cerró ahí, pero puedo hacer una segunda parte.
    Total si sale mal le echo la culpa a que segundas partes nunca fueron buenas.
    Me estoy quedando sin ideas, por lo que veo en vos hay potencial, te voy a contratar.
    Besos

    Yandros, lo bueno de publicar estas cosas es que el que lee encuentra otras moralejas. Yo sólo expresaba mi propia experiencia con las exigencias de la vida.
    Yo era mas feliz con mi fiat 600 modelo 65 y nada más.
    Saludos

    ResponderEliminar
  32. estupenda narración querido Gamar!

    Gracias, linda la historia!

    Aunque... el modelo de matrimonio... es malo... hay que superarlo.

    Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  33. Marta, gracias y si, no es lo ideal , pero muy común.
    Saludos

    ResponderEliminar
  34. Escribir es todo un arte,excelente narración que nos dice mucho.

    ResponderEliminar
  35. América, bienvenida y gracias por lo que dices, Saludos.

    ResponderEliminar
  36. Siempre buscamos la forma de complicarnos la vida y complicársela a los demás, no sabemos vivir con 7 u 8 trazos nomás.


    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...