miércoles, 24 de diciembre de 2008

Sol de tarde

Imágen de Vivi Crespo

Cuando era chico, el sol era distinto, tenía otro brillo. De eso estoy seguro aunque no recuerdo en que fecha es que cambio su tinte.

Las tardes eran más amarillas, los ocasos más anaranjados.
Tengo grabado en la mente fotos del parque donde jugábamos a la pelota, no siempre era fútbol, hasta la tierra donde el pasto ya no crecía era mas clara.
Recuerdo también los días de lluvia cuando salíamos a hacer navegar nuestros barquitos en los charcos, pero curiosamente esos días no eran grises.

¿Desde cuándo esos días grises aparecieron?

Había, recuerdo, un día en que las mariposas llegaban, todas juntas, no venían de a poco. Las amarillas, las blancas las monito, mas grandes, y las del limonero, enormes y tan difíciles de ver y alcanzar.

Era el comienzo de la época más feliz del año, pasaban a ser parte del paisaje del parque que, curiosamente también cambió.

En eso unos cuantos estamos de acuerdo. El tamaño del parque.

Es muy notable la diferencia, ese parque era enorme, tenia de todo, desniveles altísimos, árboles con copas inalcanzables y una extensión que hacia que llegar a la punta fuera una hazaña que dejaba cosquillas.

¡Llegar en bici a ese extremo! Mirando para todos lados, que no fueran a vernos ir tan lejos…

Volver algunas décadas después a verlo debería alegrarme, pero no, me indigna ver que ahora es muy chiquito. Los árboles son como todos, no son más enormes como eran antes .El parque no es tan grande, camino hasta la punta y no pasa nada.

Decía que las mariposas anunciaban el comienzo de la época más feliz del año, llegaba el calorcito los días más largos y las noches en las que los vecinos se quedaban hasta tarde en la vereda para vernos jugar a la escondida. Las madres salían de a una a llamarnos, a los gritos, porque la cuadra también era mucho mas grande, para ir a comer. Ahí comenzaba la negociación.

-Un ratito más maaa.

-NO, vamos que ya es tarde

-Pero a los chicos los dejan, un ratito más.

-Esta bien, 10 minutos mas, pero que no tenga que venir a buscarte de nuevo.

Y así iban apareciendo las madres o abuelas en las puertas de la cuadra llamándonos, hasta que quedaban pocos amigos y todos dejábamos la calle para ir a comer.

Pensarán que vivo de recuerdos, que la nostalgia nos hace pensar que todo tiempo pasado fue mejor y que esa distorsión perceptiva se debe a cosas naturales.

Que ilusos.

Hasta el Terri, mi perro, era enorme y hoy en las fotos se ve chiquito al lado de mi viejo.

Nadie me va a convencer, el sol antes era mas amarillo.

1/3/2008 una mañana gris

12 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con vos!
    Antes, el sol era mas amarillo! El patio de mi escuela, también era mucho mas grande! Y mi perro tambien era enorme, seguro mas grande que el tuyo!

    ResponderEliminar
  2. Las perspectiva del tiempo siempre nos modifica el recuerdo... lo importante es seguir guardando las mejores sensaciones.

    Por ello, sigamos teniendo experiencias plenas para atesorar en el alma!!

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Edad de transito, replanteamiento de vida y existencia interior. Es asombroso como los recuerdos se fijan y nos hacen recordar nuestra felicidad, esa que fuimos perdiendo poco a poco en en trasiego de vivir en acomodo social...
    Pero también es hermoso poder tener esta percepción del cambio,es lo que nos puede hacer reflexionar para comprender que la felicidad está en nuestro interior, y cuando somos niños lo sabemos muy bien, por eso el mundo es más hermoso, al menos así lo entiendo yo...
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  4. Gracias Stella en ayudarme a confirmar que el sol era mas amarillo. Hasta ahora a los que se lo contaba mi miraban con sonrisa complaciente o torcían la cara como buscando cómplices para encerrarme.
    Ahora, nunca le digas a un tipo competitivo que tu perro era mas grande porque se desata...
    Gracias Candorosa por pasar y si, la perspectiva modifica y por lo general embellece los recuerdos.
    Hoy voy a disidir Ahideé en eso de que cuando niños sabemos que la felicidad esta en el interior. Lo que opino es que de niños no nos preocupamos por nada y es cuando lo hacemos que la felicidad se torna esquiva.
    A todas un virtual abrazo desde lejos.

    ResponderEliminar
  5. Ya escribí 100 veces Haideé, me pego en la mano cuando leo como lo escribí, creo que ya aprendí.

    ResponderEliminar
  6. El sol era más amarillo, las tardes más largas, los gritos de las madres más tiernos, las veredas más anchas, los pinos casi tocaban el cielo. No está nada mal que nuestros recuerdos se embellezcan con los años. ¿Cómo será nuestro sol dentro de algunos años?

    ResponderEliminar
  7. Como mi vista siga a este paso el sol va a ser algo que brillaba, sin importar el color.
    El recuerdo se embellece con el tiempo o nosotros vamos queriendo cada vez más. Para alguien que nunca se paró a mirar el sol, la primera vez debe ser la mejor, después, es siempre el mismo.
    Gracias por pasar y por la original.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Más claro no puede quedar que yo no me para en el camino :)
    Me sorprendo cuando me reeleo, si, es como si fueramos personas distintas, incluso en ocasiones que miro en el Word lo ya escrito, y digo con verdadero asombro: ¡ah, pero esto lo escribí yo! Y ¿sabes? me encanta sorprenderme así, si, ello me hace vivir libre de necesidad de halagos o cualquier otra necesidad parecida. Escribo sin más...
    Un cariñoso abrazo

    ResponderEliminar
  9. Haideé, es cierto, sorprenderse al encontrar escritos viejos es muy bueno y por suerte me pasa. mas con cosas muy personales que no puedo publicar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Yo que tengo la suerte de volver a mirar como cuando era chica a través de los ojos de mi niña, es cierto, todo es diferente cuando se es pequeño y que lindo que sea así porque cuando de mayor te olvidas de la grandeza de lo cotidiano, tienes alguien chiquito en quién reflejarte y recordar. Petons desde Girona Gamar

    ResponderEliminar
  11. susagna, los hijos nos dan una mirada diferente en la mayoría de las cosas, eso es cierto. Pero yo sigo creyendo que el sol era diferente.
    Muchas gracias por pasar por algo tan atrás y además creo que no te había visto por aquí, así que bienvenida.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Me pase por el de casandra y chafardeé un poco el tuyo. Como que trae mala suerte solo leer un relato, leí otro que me llamó la atención. K tengas una semana fantástica y que consigas ver el sol un poquito diferente como antes. Petons desde Girona

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...