viernes, 20 de junio de 2014

Peronista

Pedro era peronista.
Era muy poco lo que hablaba, pero se lo pasaba gritando y decía "Viva Perón" cada tanto.
Yo era muy chico y son pocas las cosas que recuerdo de esa época pero sin dudas Pedro y el tío Pepe quedaron en mi recuerdo.
El tío Pepe era muy extraño y hoy que mis recuerdos se ponen en contexto me doy cuenta que era un verdadero personaje de esos que pintaron de color esa pasada época del folclore urbano del Río de la Plata.
No recuerdo el tono de su voz, la del tío Pepe, porque la de Pedro si la tengo grabada, pero recuerdo que hablaba siempre de la "Chatita" y por lo que decía era la máquina más confiable que la tecnología de esos años había logrado diseñar, pero que además tenía sentimientos.
Si, la Chatita era una vieja Ford modelo "A" y que según mi tío era fiel y que cuando el le hablaba ella entendía y por eso tenía que tratarla bien.

No sería lógico haberla cambiado si era tan buena máquina, pero al parecer, la modernidad había traído al auto definitivo, al mejor exponente de su rubro.



El Siam Di Tela.

Si la Chatita tenía sentimientos, al Siam le faltaba hablar.
Sin dudas el tío Pepe se llevaba mejor con sus autos que con la familia exceptuando a pedro, claro.
La primera vez que escuché la marcha peronista, se la escuché cantar a pedro y para el tío era como dejar salir la euforia. Podía comenzar con un gol de Chicago o simplemente llegaba contento de la calle , se miraban y antes de saludarse, estaban los dos cantando la marcha peronista.

Disculpen los extranjeros que lean y no entiendan lo que significa ser peronista. Y no se confundan, porque no tiene nada que ver con política.
En mi casa no había ningún peronista, al menos hasta que Pedro se vino a vivir con nosotros.
Mientras vivían en la casa de mi abuela, eran dos personajes simpáticos  pero un día apareció Pedro en casa. Al parecer había fallecido el tío Pepe  y desde ese día se quedó a vivir con nosotros.
El barrio entero cambió porque se escuchaba cantar a Pedro su marcha peronista y algo que decía siempre sobre Evita que no llego a recordar, creo que era alguna poesía. Entre eso y los goles de Chicago que relataba y gritaba como el mejor relator de radio, nos pusieron de protagonistas en el barrio.
Recuerdo que me preguntaban los vecinos.
¿Es en tu casa que se escucha alguien cantando la marcha peronista?
Y yo tenía que decir que si, que era Pedro y en realidad ya nos tenía a todos un poco cansados y avergonzados con los vecinos.
Pero Pedro era viejo y un día recuerdo que llegué a casa y subí hasta la terraza, el lugar preferido de Pedro. Ahí estaba mi papá, acomodando la tierra del cantero grande y la jaula de Pedro estaba vacía.
Desde ese día se habrán vuelto a Juntar, el tío Pepe y Pedro, su loro peronista.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...