jueves, 18 de febrero de 2010

-Hola ¿cómo estas? segunda parte

Es imprescindible leer antes la primera parte


-Hola ¿cómo estas?
-Bien-dijo él sin poder ocultar la incomodidad
-Disculpame que te llame, pero quisiera que nos veamos en algún lado para charlar.
-Mira... me casé.
-Ya lo se, tu mamá me contó, pero solo quiero hablar un momento, es importante para mi.
Él hizo una breve pausa, pero su esposa estaba al lado y no supo hacer otra cosa.
-No. Mirá. no puedo, no me parece bien.
-Está bien, suerte.
-Chau- dijo él y no volvió a saber nada de ella.

Diez años después, un matrimonio complicado termina deshaciéndose y el recuerda a la mujer con la que debería haberse casado. Ella si lo quería, ella era la mujer más buena con las que había salido, sólo que en ese momento él estaba para otra cosa y no la supo valorar.
De todas las mujeres con las que había salido, la recordaba a ella y cuando tuvo la oportunidad...

Ese viaje aparte de ser de negocios, lo dejó animado, pensando que la vida sí tiene sentido, al contrario de lo que venía pensando después de esa separación.
No es que esperara que aquella ex novia de la adolescencia se convirtiera en la mujer de su vida, pero el solo hecho de charlar con alguna mujer le haría muy bien para aquietar su mente.
Ya estaba planeando adelantar su próximo viaje con tal de verla. Sus días de depresión post separación estaban atrás y volvía a sentirse vivo.
pocos días después llega a su casa, un sobre, extraño.
Era de ella, pero en su interior no había una carta. había un casette de audio.
Corrió a buscar un aparato para escucharlo. y comenzaba diciendo:
-"Hola ¿cómo estas?, espero que bien, yo no tanto.
La otra noche después de que hablamos, quedé muy mal. Es muy extraño, porque me alegré muchísimo, no tenés idea lo que pasé yo, después de saber que te habías casado.
Después de tanto tiempo pensaba que ya lo había superado, pero se ve que no, porque me moviste toda la estantería al volver a aparecer.
No se si te acordás, supongo que no, pero yo te llamé una vez para pedirte que nos viéramos... Y me dijiste que no"-

Él se moría de ganas de contestarle y explicarle que estaba su esposa al lado, recién casados, no podía hacer otra cosa, pero obviamente no podía hablarle a la grabación.

-"Yo la pasé muy mal. Quería hablar con vos para contarte lo que me estaba pasando. Cuando hablamos por última vez yo no había terminado de caer, no reaccionaba y por eso parecía fría y tal vez vos no te diste cuenta lo que me pasaba.
Dejé de comer, llegue a pesar 40 kg y me llevó mucho tiempo recuperarme de una anorexia nerviosa.
Tal vez, si esa tarde me hubieses dejado contarte lo que me pasaba y charlar un rato lo podría haber tomado de otra manera.
¿No te dabas cuenta que eras todo para mi?
¿Te diste cuenta que te llevaste mi inocencia?
Pasé de amarte con todo mi ser a odiarte. Mis amigas me hicieron ver que me usaste todo ese tiempo. Hiciste conmigo lo que quisiste, me usaste y me dejaste..."

Después de casi una hora de monólogo el quedó tirado en la cama, ahogado por la angustia de no poder explicarle a ella que las cosas no eran así, que él nunca había intentado usarla y que siempre había sido honesto con ella.
Aunque intentó llamarla por teléfono, ese número dejó de ser un usuario en servicio y era la única forma de contacto que le quedaba. Su nombre jamás apareció en la red.
La tierra se la tragó llevándose con ella la oportunidad de él de explicarle y quitarse el puñal de la culpa.


Gracias Marina por la ayuda en la corrección

miércoles, 17 de febrero de 2010

Hola ¿como estás?





-Hola ¿como estás?
-Hola, bien, muy bien creo. Me sorprendió tu visita.
-Sí, estaba en la ciudad y se me dio por pasar a saludarte, ver que era de tu vida.
-La verdad es que no esperaba eso, ya no.
-Hace mucho que quiero saber de vos y no me animaba a pasar, pero esta vez hice coraje y pasé. Me atendió tu mamá, me contó que estabas bien y me fui feliz. En realidad no sabía si esperar que me llamaras.
-Te confieso que me costó mucho decidirme. Desde que mi mamá me contó estás en mi cabeza. yo también tenía ganas de saber de vos, mucho más de lo que te imaginás.
-Que bien. Entre todas las posibilidades, que después de diez años quieras saber de mí era una posibilidad menor.
Escuchame, ¿por qué no nos vemos en algún bar y charlamos?
-Sí...claro, me encantaría.
-Lástima que viajo esta noche, pero en unos días vuelvo y nos ponemos de acuerdo. ¿Te parece?
-Sí, sí, me encantaría.

Después de un largo tiempo de estar muy deprimido, esa posibilidad de reencontrarse con una novia de la adolescencia le alegró el día. El viaje de regreso, que solía ser tedioso fue como deslizarse en una nube de buenos recuerdos, porque la memoria tiende a recordar selectivamente lo bueno o al menos a él le pasaba.
La realidad no es algo concreto sino que depende de cada uno.Dos personas viviendo la misma escena no viven la misma realidad.


Él la conoció cuando tenía 18 años y ella tenía la misma edad.
En un boliche donde eran muy selectivos con quién entraba y quién no. Mientras él estaba con un amigo en la barra tomando, ella bailaba sola con unas amigas.
Pelo largo , ondulado, rubio, ojos celestes impresionantes, muy buen cuerpo, dibujaban a una mujer muy por encima de lo que él esperaba que pudiese lograr.
Seguramente envalentado por lo que fuera que estaba tomando cruzó la pista, la tomó de la mano y le preguntó si podía bailar con ella.
Para su sorpresa dijo que si y bailaron, charlaron y se rieron toda la noche.
Quedaron en encontrarse al otro día, pero vivía ella tan lejos que tenía que tomarse dos colectivos en un viaje de más de una ahora.
Otra opción era tomarse un colectivo hasta la estación y luego ir en tren. En tren significaba menos tiempo de viaje pero él nunca había viajado en tren. Es más, muy pocas veces había salido de la capital.
Acordaron que el domingo a las cuatro de la tarde, ella lo esperaría en la estación Ballester. Para él era como ir a otro país, pero por esa hermosa mujer estaba dispuesto a ir a cualquier lado.
Durante todo el viaje en el tren se preguntaba si ella estaría esperándolo. En realidad, durante todo el viaje se repetía que ella no iba a estar en esa estación. Estaba seguro que lo de la noche en ese boliche había sido una suerte para él, pero que no podía ser real. Ella seguramente estaría arrepentida de heberle dado lugar y ya se habría olvidado.
Para su sorpresa, cuando el tren paró en la estación Ballester, ella estaba en el andén y a la luz del sol parecía más bella que la noche anterior.
Así fue como se conocieron y salieron por casi un año, pero algo no andaba bien.
Ella estaba muy enamorada y cualquier cosa que él decidiera estaba bien, tanto que a él le aburría estar con ella. Él la quería, pero no estaba enamorado. Los últimos meses se sentía incómodo, porque no quería lastimarla, pero un día decidió decirle la verdad.
Ella lo entendió y no hizo ninguna escena, simplemente dejó bien claro que ella sí estaba enamorada y que si él cambiaba de opinión lo estaría esperando.
El viaje de regreso hasta su casa transcurrió entre una mezcla de alivio y tristeza. Su vida siguió y cada tanto ella lo llamaba para saludar, sin intención de ser molesta, solamente quería saber como estaba.
Después de casi un año ella lo llamó para su cumpleaños, charlaron un buen rato y le propuso que se encontraran para darle un regalo.


Se encontraron en un bar, él la vió más linda que antes, mucho más linda y la charla se dio muy amena, no tan monótona como las últimas que habían tenido.
Ella era el ideal de belleza que él tenía, además ahora tenía auto para evitar esos incómodos viajes y parecía verla más madura, más interesante. A partir de ese día volvieron a ser novios y ella le contó que había pasado todo ese tiempo pensando en él, que no había salido con nadie más y que al volver a tenerlo era enormemente feliz.
Él había tenido algunas relaciones casuales, pero nada serio y le parecía que no podía dejar a esa mujer que estaba tan enamorada de él y además era una belleza.
Pero había algo que no había cambiado y por más que lo charlaba con amigos y amigas, no entendía qué era. Ella lo tenía todo, pero no había química.
Así fue que las cosas se fueron volviendo a enfriar, la misma charla, los mismos resultados.
A partir de ahí él se sentía más culpable que antes porque la apreciaba y quería lo mejor para ella, pero él no se lo podía dar.
La suerte quiso que al poco tiempo él conociera otra chica y fue un flechazo como nunca antes. Tan intenso que a los 6 meses estaba casado.
Una tarde suena el teléfono y era ella.

Continuará.

lunes, 8 de febrero de 2010

Ahorro de ideas


Hace algunos años, se me ocurrió una idea.
Eso nunca más volvió a ocurrir. Por lo tanto necesito hacer el ejercicio de mutarla para que parezcan otras, tarea nada sencilla les voy a decir, que suele llevarme al autoplagio.
Pero como si esa tarea fuese poco ardua, debo sumarle a esto, que mi memoria es, además de selectiva, extremadamente frágil.
Sucede que suelo no recordar la idea y en ocasiones celebro haber tenido una idea nueva, para recordar luego que tan solo la había olvidado, pero era la misma de siempre.
En fin, ya se me ocurrirá algo.

BRUSS

Después de meses desaparecido por acá, vuelvo para hacer un pedido.

Algunos sabrán, a otros les cuento, que uno de los motivos por los que aparezco poco escribiendo relatos acá es porque ahora paso el tiempo componiendo música y haciendo ruido por ahí con una banda.
Acá les dejo La página de la banda
Y el pedido concreto es que estamos en un certamen y necesitamos gente que entre y nos de su voto. Se puede votar una vez por día y es hasta el 15 de febrero, por lo tanto, el que pueda y quiera ayudarnos podría votar hasta ese día, también podría invitar a sus amigos a que vote por BRUSS y sus amigos invitar a otros haciéndonos ganar el concurso, lo que nos permitiría tocar en el mayor festival de rock de Argentina, el "Cosquín Rock".

Entrar acá para votar  La canción se llama "A veces pasa"

Con esta banda hace menos de un año que tocamos, aunque por separado todos ya veníamos tocando, por lo que es una nueva banda de viejos músicos, salvo la cantante que tiene 16 años.
El video que concursa es un tema propio, muy nuevo y que seguimos arreglando filmado de forma casera hace una semana en un festival. Por lo tanto, no es de muy buena calidad de video ni de audio.
Muchas gracias a todos los que colaboren y cuando terminemos de grabar subiré el nuevo disco.

Hasta este momento tenemos 224 votos, a ver si los amigos bloggeros ayudan a llegar a unos 2000 o 3000.
Saludos a todos y gracias de nuevo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...