viernes, 29 de enero de 2010

Masacre


Todos muertos.
Restos por todas partes y soy el único culpable.
Familias destrozadas, descendientes desamparados.
Casi olvido que son partes de seres vivos y no me importa haber terminado con sus vidas, tan solo me molestan las manchas que dejan sus partes vitales.
Cientos, tal vez, miles perdieron sus vidas en mis manos.
Debería sentirme muy mal, pero solo me interesa sacar los restos de esos bichos de mi parabrisas.

martes, 19 de enero de 2010

Dotes ocultas


El fin de semana pasado me fui a la playa. La suerte está conmigo porque fue el récord de temperatura y se podía estar en el agua hasta la noche. Impagable.
Además, pasé la semana llamando a hoteles hospedajes, cabañas y todo estaba ocupado. Igualmente viajé y en el primer hotel que me crucé, paré a averiguar y tenían justo una habitación y para la cantidad exacta de personas.
Me dí cuenta también que tengo dotes ocultas. Alguna vez vi en tv que usan detectores de metales en la playa y así encuentran relojes y alhajas perdidos entre la arena.
Yo no necesito detectores de metales ya que mi cuerpo tiene uno y no lo sabía.
Es infalible y se encuentra ubicado en el dedo meñique del pie derecho. Al menos una vez al día este detector de metales incorporado encuentra una estaca de carpa o de sombrilla.
Por supuesto que una luz que se encienda sería menos doloroso, pero todo no se puede.
Analizando el accionar del dedo superdotado se puede notar que el dolor no es como el de clavarse algo. No es inmediato. Al principio se siente el obstáculo pero no duele, pero a los 15 a 18 milisegundos, aproximadamente, comienza a aparecer un dolor agudo que se va incrementando hasta convertirse en una avalancha de excitación de los nociceptores que logra sacar a relucir la lista de insultos más inaceptables.
Por supuesto ayuda mucho que la dueña de la estaca me pregunte...
-¿Te lastimaste?
Mi respuesta se divide en dos partes. Una es la que sale a la luz y que dice simplemente "No, no es nada" y trata de ocultar con una sonrisa la lágrima que surge por el lagrimal del ojo izquierdo y que da lugar a la respuesta interna que es mucho mas obscena.
Esas cosas me pasan solo en público y creo que la variedad de cosas que hay en la playa para ver ayudan.
También descubrí que puedo hacer body painting. Mi mujer me pidió que le pase protector solar, porque somos los dos de piel muy sensible. Durante el día todo bien, pero a la noche aparecieron extraños dibujos en su espalda de color rojo fosforescente. Al parecer quedaron lugares donde el protector no cubrió y el sol hizo el resto.
Logré ocultarlo varias horas, porque intuía que no se alegraría de mi obra de arte epidérmica, hasta que la pareja amiga que viajó con nosotros se lo hizo notar.
Hay gente que paga para hacerse horribles tatuajes y ella tiene un Gamar auténtico en la espalda y quiere ahorcarme.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...