jueves, 23 de julio de 2009

Orgullo




Soy tan insignificante que ni me mira. Ella no solo es hermosa, sabe que es hermosa. Se aprovecha de eso para despreciar a todo el mundo. Me pregunto qué haría si amaneciera siendo fea, pero muy fea.
En realidad dentro de este tren todos desprecian a los demás, nadie se mira, solo se mueven con el vaivén.
Ese pelo rubio tan lacio, es precioso. Pero aunque fuera pelada sería preciosa igual. Debe estar estudiando , tal vez el último año. Debe ser hija de alguien con mucha plata. No necesita trabajar, ni para ganar su dinero ni para nada. Con esa presencia logra todo de favor.
Qué haría si un día se despierta y es pobre, muy pobre, sin su ropa de marca sin sus perfumes cremas y shampoos?
Igual sería hermosa, pero tal vez no lo noten tanto y debería ser menos despectiva con los demás.
¿Me está mirando?
No, debe ser al de atrás. O se habrá dado cuenta que la miro desde subió al tren.
¿Le hago una sonrisa? No, seguro que me va a dar vuelta la cara y eso es lo que quiere, despreciarme y dejarme caliente.
Ella puede salir con un modelo, no me va a dar bola a mi. Seguramente es de las que disfrutan sabiendo que estamos todos muertos por ella y ni nos saluda.
Lo mejor que puedo hacer es no mirarla más, despreciarla como hace ella.
Ese perfume, es... seguramente es de ella. Aunque hay mas de 20 mujeres dentro de este coche destaca el de ella. Debe ser de ella, es seguro.
Me hizo una sonrisa. No puede ser, se debe estar riendo de mi.
Uy, tengo que bajar.
-Permiso, permiso. Dije mientras me apuraba por llegar a la puerta entre la gente.
-Disculpame. Dijo ella con la voz más angelical que escuché en mi vida.
¿Ésta es la estación Malaver?
-Si. Dije yo cortante y tratando de encontrar en mi cabeza la razón por la que ella me preguntaba eso a mi, habiendo tantos dentro del tren.
-Yo tengo que bajarme acá, voy a la casa de una amiga pero no conozco nada por acá.¿Me podés explicar como llego a la calle...?
-No, la interrumpí en seco. No soy de acá.
Y me fui caminando más rápido que de costumbre, hinchando el pecho. Seguramente quería dejarme babeando por ella. Una mina tan preciosa no me va a dar bola a mi.

domingo, 19 de julio de 2009

Esto no es posible



Acá dejo más enlaces


y más

viernes, 10 de julio de 2009

Expedición Atlantis


Alfredo Barragán quiso demostrar que hace mas de 3500 años, se podría haber cruzado el Atlántico desde África, sin más que balsas hechas con los materiales que tenían a su alcance en su tierra.
Esto demostraría que los pueblos nativos de América que encontró y Colón y que casi diezmó, podrían haber llegado por mar desembarcando en algún punto cercano al ecuador y no por puentes de hielo por el norte como dicen algunas teorías.
Planeaba construir una balsa con materiales naturales que existieran en esa época, troncos, sogas vegetales y una única vela de fibras vegetales también. Confiaba en que las corrientes los llevaran sin instrumentos de navegación directamente hasta tierras americanas.
El equipo quedó formado por:
Alfredo Barragán, abogado; Jorge Manuel lriberri, también abogado; Oscar Horacio Giaccaglia, comerciante; Félix Arrieta, camarógrafo de AIG; y Daniel Sánchez Magariños, recién recibido de ingeniero agrónomo). Juntos, se lanzaron al océano en la embarcación marina más antigua y precaria que haya usado el hombre: una balsa de troncos, sin motor ni timón. Desafiaron al mar, a la historia y al escepticismo general. Y así, tras cuatro años de lucha y 52 días de increíble travesía (todos ellos surcaron 5.5000 kilómetros de mar) , concretaron una de las más bellas hazañas de todos los tiempos. "Atlantis" constituye un aporte a la ciencia pero, sobre todo, es una invitación al hombre a creer en sí mismo.
Al arribar a América, el capitán de la balsa resumió todo en una frase

"QUE EL HOMBRE SEPA QUE EL HOMBRE PUEDE.".

Algunos escuchamos alguna vez de esto y seguramente muchos jóvenes no tienen idea que esta hazaña existió y menos aún, que fuesen argentinos.
Más datos en ésta página
O en esta
Acá otro interesante blog
De esta travesía se realizó una película que resultó ser el documental más visto del cine argentino.
Los que quieran verlo les dejo una página de donde descargarlo.
Pueden ver la película online en este enlace (Gracias Horacio Federico)
María me dejó estos enlaces:
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=209991
http://www.champaqui.com.ar/visilu.htm
http://todosignifica.wordpress.com/2007/04/24/alfredo-barragan-un-par-de-ideas-para-inspirar-la-accion/
http://www.rionegro.com.ar/arch200302/s07j22.html
En ellos se ve que este grupo de soñadores siguió dando que hablar.

lunes, 6 de julio de 2009

Mondongo cósmico


Me los imagino tratando de dilucidar de qué se tratará este título bizarro.
En realidad, recién mientras leía las entradas de mis favoritos, fue ese el primer título que leí.
Eso al menos interpretó mi castigado cerebro, porque lo que decía era "Monólogo cómico".
Si, es así, no sé si se trata de exceso de imaginación, el hecho de leer muy rápido, la presbicia que me recuerda todos los días que me falta poco para los 40 o el alzheimer.
Esto me hace pensar que debería releer todo lo que leí en mi vida pero más despacio y prestando mucha atención. Tal vez esté mal interpretando todo.
Ahora me quedé con la duda de cómo sería un mondongo cósmico.

sábado, 4 de julio de 2009

Nadie lo ve


No siempre salgo a caminar. Mejor dicho. Casi nunca salgo a caminar, pero ayer salí sin apuro y mientras recorría las cuadras que faltaban para llegar al trabajo, me dediqué a hacer crujir las hojas con las que el otoño tapiza las veredas.
Desde chico una montaña de hojas secas es una tentación. Es casi imposible caminar esquivándola, algo interno obliga a pisarla, patearla y liberar ese ruido contenido en su interior que espera que alguien lo libere.
También sucede en esta época, que cambia la cara de la ciudad al entrar luz donde antes la copa de los árboles no lo permitía.
Y así caminaba disfrutando del nuevo paisaje, hasta que vi algo raro entre las hojas y me incliné a mirar. Era algo muy raro, nunca había visto algo así, pero sin duda era un agujero.
No era una perforación en alguna otra cosa. Era un agujero limpio, completo.
Como todo agujero que se precie, tenía una entrada . Y como no estaba en ningún otro cuerpo, todo alrededor no tenía nada. Y por supuesto, no tenía color.
Tan sorprendido estaba que decidí no ir a trabajar, tenía en mis manos algo que tal vez nadie más tenía. Y me lo llevé a casa, tan nervioso como si necesitara estar en la intimidad de mi casa para poder examinarlo.
Tiene un lugar privilegiado en mi repisa de curiosodades y hasta Pedro, mi loro, lo mira constantemente sin quitarle la vista de encima.
Pedro es de pocas palabras, no es como cualquier loro. El pobre perdió las patas en un accidente, y si bien aprendió a colgarse de su rama con el pico, aprender nuevas palabras siempre le costaba una caída. Él sabe mejor que nadie que hablar puede ser peligroso.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...